25 de abril de 2017

Ventanas abiertas

No sé si esto será tan solo cosa de este país o en otros lugares también existe, imagino que sí, porque hay gente para todo en todos lados.

Os hablo de aquellas personas que aunque fuera haya 4 grados, es entrar en la habitación que sea y ya los ves poner una mueca de disgusto, arrugan la nariz y se dirigen al instante hacia la ventana más cercana. “Schlechte Luft” te dicen, como si eso fuese un eximente irrevocable para poder abrir las ventanas de par en par, dejando entrar al interior de la habitación un frío polar ártico que te congela hasta cualquier posible queja que pudieses tener.


Durante el invierno tienes una excusa perfecta, la calefacción está encendida, no podemos abrir la ventana pues sería un gasto de energía inútil, pero ahora ya no hay nada que les impida hacerlo. Las calefacciones ya se han apagado y tu único argumento se va al traste.

Yo no digo que no sea cierto que hay un “schlechte Luft”, al entrar tú también has notado que el ambiente estaba cargado y por supuesto que no te opones a abrir la ventana unos minutillos para que la habitación se ventile. Aunque haya 5 grados fuera no vas a morir.

Pero es que hay gente que lo de los minutillos no lo entiende y alarga la ventilación horas, jornadas de trabajo enteras, y al final te acabas preguntando si es que no será que se ha roto la ventana y ya no se puede cerrar.

No quieres ser grosero, pero tú estás justo al lado de la ventana y el frío te está entrando de lleno, pero claro como el otro está en el otro lado de la habitación no le llega nada y te mira como diciendo “españoles, no pueden soportar ni un poquito de frío”.

Y así se pasan los días, desde que se apagan las calefacciones hasta que las temperaturas empiezan a subir de verdad te encuentras en una lucha diaria para no morir de congelación en el trabajo.

Reconozco que soy bastante friolera, pero de verdad que algunas veces me puede la manía de abrir la ventana nada más poner el pie en el lugar, algunas veces creo que lo hacen porque sí, como un ritual, no huele mal, pero por si acaso.

¿Os ha pasado esto alguna vez? Espero no ser yo la única que lucha diariamente con ello…

________ 

¿Curioso? ¿Interesante? ¿Descabellado? Los alemanes nunca van a dejar de sorprendernos, siempre habrá algo nuevo que descubrir. Si quieres conocer más "alemanadas", esas costumbres de los alemanes que nos resultan curiosas, échale un vistazo a esta página.

Un saludo!!



4 de abril de 2017

Osterkranz


En España es típico de esta época del año hacer arroz con leche, natillas y torrijas (Arme Ritter en alemán), pero en Alemania la tradición dicta otro dulce, los llamados Osterkranz.
No hay una receta única para prepararlos, en cada casa los hacen de una manera diferente y cada madre le pondrá su ingrediente secreto que hace de sus Osterkranz los mejores, pero de todas formas os dejo una receta que he encontrado en internet y que tiene muy buenos comentarios.

Osterkranz



Ingredientes:

500gr de harina
1 sobre de levadura
250ml de leche
2 huevos
60gr de mantequilla
60gr de azúcar
1 cucharada grande de ron
1 cucharada pequeña de sal
5 huevos de pascua (los venden en todos los supermercados y panaderías, pero no es más que huevo cocido).
Cáscara de limón
Azúcar en polvo


Preparación:

Si la leche está fría la calentaremos un poco hasta que esté tibia y luego le añadimos la levadura, la harina y un poco de azúcar, después lo mezclamos todo y lo dejamos reposar unos minutos.
Luego añadimos el resto de la azúcar, la mantequilla, los huevos, el ron y la sal, lo amasamos bien y dejamos de nuevo la masa reposar.
Antes de comenzar a hacer la forma de las Osterkranz volvemos a amasar la masa y luego separamos la masa en 2 churros para hacer la típica forma trenzada de las Osterkranz. Esto puede ser lo más complicado de hacer y puede que necesitemos algunos intentos para que nos salga bien.


Una vez que hemos conseguido una buena forma hacemos 5 rollos pequeños de papel de aluminio y los colocamos de manera equidistante encima de la masa, ahí será donde posteriormente vayan los huevos de pascua.

Dejamos reposar unos minutos y precalentamos el horno. A continuación metemos la masa en el horno a 170°C durante 35-40 minutos.
Por último espolvoreamos por encima el azúcar en polvo y añadimos los huevos de pascua.
Dejamos enfriar y ¡listo!

A la masa se le pueden añadir millones de cosas, pasas, almendras, virutas de chocolate y un sinfín de variedades a gusto del consumidor.

Aquí dejo la página en alemán de donde he tomado la receta: Osterkranz.

Nunca he hecho un Osterkranz yo misma, pero alguna vez he comprado alguno en las panaderías y el sabor me resulta familiar, sé que hay algo en España que sabe parecido, pero como siempre, no sabría decir que es.
¿Habéis probado alguna vez este dulce? ¿Os gusta? ¿Alguna vez lo habéis hecho vosotros mismos? ¿Cómo os salió?
Que yo sepa, quitando este dulce y los huevos de pascua, no hay ninguna otra comida típica de la época en Alemania ¿conocéis alguna? ¿Y en vuestros países que se come?

________

La gastronomía alemana es muy variada, siempre queda algo nuevo que probar y saborear. ¿Te vienes a descubrir nuevos platos?
Un saludo!!








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...