28 de marzo de 2017

Michael Ende


Michael Andreas Helmut Ende, conocido como Michael Ende nació el 12 de noviembre de 1929 en la ciudad de Garmisch-Partenkirchen ubicada en el estado de Baviera, Alemania.
Falleció el 28 de agosto de 1995 en Stuttgart, la capital del estado de Baden-Württemberg, en Alemania.
Fue un escritor alemán de literatura fantástica y de ficción para niños, considerado como uno de los autores alemanes más populares del siglo XX.

Michael Ende fue el hijo único de Luise Bartholomä y de Edgar Ende, un pintor de arte surrealista del cual aprendió desde bien pequeño a ver las cosas desde un punto de vista diferente al resto del mundo.
En 1931 toda la familia se mudó a Múnich y allí el padre de Michael consiguió vender bastante bien sus obras, al menos durante los primeros cuatro años.
En estos años Michael conoció a Fanti, un cuentacuentos que tenía a todos los niños del barrio hechizados. Michael Ende siempre habló con cariño de este hombre.

Su periodo académico no fue demasiado bueno, nunca fue un buen estudiante y siempre se refirió a estos años como una catástrofe. Con 15 años fue reclutado como soldado aunque su lealtad nunca estuvo con el gobierno de Hitler y tuvo contacto con un grupo denominado “Freiheitsaktion Bayern “, (Frente Libre Bávaro).
Al terminar la guerra se fue a Stuttgart donde terminó sus estudios y quedó fascinado con las carreras de literatura y arte. Es en estos años cuando escribió su primera obra, que es una obra de teatro "Denn die Stunde drängt" (Ya es la hora).

En 1952 conoció a  Ingeborg Hoffmann, con la que unos años más tarde, el 7 de agosto de 1964 se casaría en Roma.

La primera novela que escribió fue “Jim Knopf”, (Jim Botón). Esta comenzó siendo tan solo una frase “Das Land, in dem Lukas der Lokomotivführer lebte, war nur sehr Klein” (El país en el que Lukas el maquinista vivía era muy pequeño). Y a raíz de eso comenzó a desarrollar la historia dejándose sorprender por lo que iba ocurriendo a continuación y sin tener mucha idea de a dónde iba a parar todo aquello, simplemente dejó su imaginación volar.

Una vez terminado el manuscrito, que acabó siendo un libro bastante largo lo envió a muchas editoriales, pero todas le respondían lo mismo, no encajaba en un temático o que para ser un libro para niños era demasiado gordo. Cuando ya había perdido la esperanza e iba a tirar el manuscrito a la basura Ingeborg Hoffmann le puso en contacto con K.Thienemanns, que trabajaba en una editorial en Stuttgart y finalmente esa editorial le dio la esperada noticia, publicarían su libro.

Y así, en 1960 se publicó el tomo uno de la primera novela de Michael Ende, “Jim Knopf und Lukas der Lokomotivführer” (Jim Botón y Lucas el Maquinista), que para su sorpresa obtuvo el premio “Deutschen Jugendbuchpreis” con el que se consideraba dicha obra como el mejor libro alemán del año para público infantil.

Unos años más tarde, el 27 de diciembre de 1965 murió su padre de un infarto.

Durante estos años estuvo trabajando en una nueva obra de teatro “Die Spielverderber”, (Los aguafiestas) y en 1967 se estrenó con un resultado desastroso.
En 1970 él y su mujer se mudaron a una villa al sur de Roma y allí decidió terminar una antigua historia que había comenzado a escribir hace cinco años pero que nunca llegó a terminar y de aquí salió una de sus obras más famosas: Momo.
El 25 de junio de 1973 su madre falleció, unos meses antes de que Michael presentase al mundo la novela de Momo.

Después del éxito de esta obra siguió escribiendo pequeñas cosas de manera continua hasta que a principios de 1977 recibió en su casa de Italia la visita de Hansjörg Weitbrecht, de la editorial de Stuttgart con la que aún trabaja. Ya iba siendo hora de crear una nueva novela.
Todo comenzó con un pequeño resumen: "Ein Junge gerät beim Lesen einer Geschichte buchstäblich in die Geschichte hinein und findet nur schwer wieder heraus." (Un joven lee una historia y acaba siendo tan absorbido por esa historia escrita que le resulta difícil salir de ella). Su editor le da el visto bueno y Michael le promete que para Navidad tendrá el manuscrito terminado. Pero unos meses más tarde tiene que retractarse de sus palabras, la novela está tomando una dirección inesperada y va a tardar más de lo esperado en acabarla.
Al final se alarga tanto que no es hasta 1979 cuando se publica y sorprende con su otra obra magna, La historia Interminable.

Durante los siguientes meses realizó un largo viaje en el que recorrió toda Alemania leyendo sus obras. Pero eso, junto con la ingente cantidad de cartas que le llegaban de sus lectores le hicieron perder el ánimo.

En 1980 firmó un contrato para llevar la obra de “La historia de interminable” a la gran pantalla. Era consciente de que iba a ser complicado plasmar en imágenes lo que él tenía en mente, pero a pesar de eso acabó firmando un contrato con una productora.


Durante el proceso de creación el productor de la película cambia y la idea que tiene el nuevo productor no le gusta nada a Michael Ende e intenta por todos los medios detener la producción de la película. Al final, con abogados de por medio no consigue parar el proceso de grabación y esta acaba siendo estrenada, para su disgusto, en 1984. Tuvo el privilegio de ser el primero en ver la película acabada y su desilusión fue tan grande que decidió quitar su nombre de los créditos de la grabación e hizo público que no tuvo nada que ver con la producción de la película.
A pesar de esta decepción siguió escribiendo y en 1983 publica otra obra, “Der Spiegel im Spiegel” (El espejo en el espejo).

El 27 de marzo de 1985  murió su mujer. El propio Micahel cuenta que su mujer fue dos días antes con unas vecinas al cine a ver la película de “La historia interminable” y cuando regresó se tumbó en la cama y no se levantó más. Dos días después murió de una embolia pulmonar.
Al morir su mujer decidió vender la casa en la que llevaban residiendo juntos 14 años y se mudó a Múnich.

Muchos años antes, allá por el año 1976 Michael Ende conoció a Mariko Sato, la que fue durante mucho tiempo la traductora de sus obras del alemán al japonés. Cuando Michael regresó a Múnich se volvieron a encontrar y pronto comenzaron a trabar una muy buen amistad. En septiembre de 1989 acaban casándose.

Contra todo pronóstico, en el año 1986 Michael firmó un contrato para llevar “Momo” al cine. En esta ocasión está mucho más inmerso en la producción de la película pero a pesar de todo el resultado no termina por gustarle y acaba nuevamente decepcionado.


Desde entonces hasta su muerte siguió escribiendo obras aunque ninguna de ellas llegó a tener el éxito que tuvieron “Momo” o “La historia interminable”. Realizó lecturas en diferentes locales de muniquenses y también se dedicó a escribir críticas literarias.
Falleció el 28 de agosto de 1995 en Stuttgart por un cáncer de estómago.

Si sabéis alemán y queréis leer una biografía mucho más extensa y detallada de este gran escritor, pasaos por este enlace: Michael Ende.

Quizás no sea una vida de lo más fascinante, pero como falleció hace relativamente pocos años aún quedan documentos de sus entrevistas. Y eso, como “escritora principiante” que soy me ha encantado. Ha sido gratificante saber que alguien como Michael Ende escribió una de sus obras más conocidas sin seguir ningún guión preestablecido, simplemente dejando volar la imaginación.

Imagino que todo el mundo habrá escuchado alguna vez su nombre y sus obras, pero ¿alguien las ha leído? Yo me leí hace ya muchos años “Momo” y “La historia Interminable” en español, y por ahora solo el primero en alemán, pero tengo unos cuantos libros de él en su lengua original y quiero leerlos en algún momento, aunque reconozco que algunas veces su estilo me resulta un tanto lento y tedioso. Pero aun así siempre disfruto de los lugares a los que nos traslada con sus palabras.
________

Si quieres conocer más famosos que nacieron en Alemania no dudes en pasarte por esta página: Celebridades alemanas.

Un saludo!!







14 de marzo de 2017

Domingos y días festivos

En alguna ocasión hemos hablando de las normas de ruido que hay en Alemania. A partir de las 10 de la noche no se puede hacer ningún tipo de ruido que moleste a los vecinos y los domingos son días de tranquilidad, “rühe Tag”. Pero los días de fiesta también están sujetos a diferentes normas.

Oficialmente ni los domingos ni los días de fiesta se pueden realizar mudanzas ni tirar los cristales en los contenedores de las calles. Hay algunas tiendas que no pueden abrir, como las lavanderías, las autoescuelas y los lavaderos de coches. Y desde las 6 de la mañana hasta las 11 están prohibidas las exposiciones privadas, deportivas o de entretenimiento.


Aunque estas restricciones no se aplican al día festivo del 3 de octubre,Tag der Deutschen Einheit - Día de la Unidad alemana, siempre y cuando este caiga en un día entre semana.

En el 1 de mayo los eventos sindicales quedan exentos y pueden celebrarse.

Hay días festivos especiales en los que no están permitidos hacer más cosas:

Gründonnerstag  - Jueves Santo. A partir de las 6 de la tarde no se puede bailar en público.

Karfreitag  - Viernes Santo. Durante todo este día hasta la 6 de la mañana del Sábado Santo no está permitido realizar ningún acto público, como puedan ser mercados callejeros, exposiciones comerciales, eventos deportivos como las carreras de caballos, circos, ferias, operas, musicales, obras de teatro, concierto, casinos, discotecas…
Solo quedan exentos de esta prohibición los eventos religiosos, las exposiciones de arte, el zoo, los gimnasios y los museos.

En Allerheiligen  - El día de todos los Santos, Totensonntag - El domingo de los muertos (es una fecha variable, se celebra el último domingo antes de que comience el Adviento) y Heiligabend – Día de Navidad desde las 5 de la mañana hasta las 6 de la tarde están prohibidos todo tipo de eventos.

Volkstrauertag – Día de luto del pueblo. Conmemora a las víctimas de la guerra y se celebra el segundo domingo antes del Adviento. En este día no están permitidos los mercados, las exposiciones comerciales, los eventos deportivos, las ferias, los casinos y cualquier tipo de apuesta.

Pueden existir excepciones puntuales en estos días que son reguladas por el gobierno de cada estado.
Se supone que la policía controla que esto se cumpla y la multa por realizar alguna de las actividades no permitidas asciende a 1000€.

Y esta es la razón por la cual Alemania está muerta los domingos y los días de fiesta, no se puede hacer prácticamente ninguna actividad, así que como no haga buen tiempo si sales a la calle te encontrarás una ciudad fantasma.

Aunque no sé como de estrictos son con estas prohibiciones, yo nunca he escuchado a nadie al que le hayan multado, pero tampoco sé de nadie que haya organizado alguna de estas actividades.


¿Alguna vez habéis tenido algún tipo de problema a raíz de estas normas? Soy toda oídos.

________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!


7 de marzo de 2017

Aprender alemán - La familia

Uno de los temas de vocabulario más importante en alemán es el tema de la familia, en esta ocasión vamos a echar un vistazo a los parentescos más comunes.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...