28 de diciembre de 2016

Aprender alemán - Futuro

En alemán existen dos maneras de expresar el futuro, estas se denominan Futur I y Futur II. Las dos se realizan utilizando el verbo "werden", que es la partícula encargada de indicar que la frase está en futuro.

Futur I

Este es el equivalente a nuestro futuro simple, se utiliza cuando queremos indicar diferentes situaciones;
  • Algo en el futuro.
  • Para expresar una intención.
  • Cuando hacemos una suposición.
  • Un deseo.
  • Para dar una orden.
Para realizar el Futur I utilizaremos dos verbos, en primer lugar "werden" conjugado, para indicar que es futuro, y al final el verbo de la oración en su forma infinitiva.

Sujeto + werden conjugado + predicado con el verbo en infinitivo al final del todo.

Ich werde dieses Buch kaufen. - Compraré ese libro.
Du wirst arbeiten. - Trabajarás.
Er wird den Film mit seiner Mama sehen. - Él verá la película con su madre.
Wir werden unseres Haus sauber halten. - Mantendremos nuestra casa limpia.
Ihr werdet euere Hausaufgabe machen. - Haréis vuestra tarea.
Sie werden für die schwierige Prüfung studieren. - Estudiaran para el complicado examen.

Como bien se aprecia, da igual lo larga que sea la oración, el verbo que indica la acción siempre va situado al final.

"Werden" siempre se tiene que conjugar y se hace de la siguiente manera.


Una anotación con la pronunciación.

Las "r" están entre paréntesis pues se pronuncian muy suaves, para nosotros, hispanohablantes, diríamos claramente la "r", rolando bien el sonido, rrrr, werrrden. Pero en alemán es un sonido mucho más suave.
Y atención a las consonantes finales, es wird y wirst, la "d" y la "t" también se pronuncian, no vale decir "vir" y "wirs" ahí faltan consonantes. Así que tened cuidado, que todos sabemos lo aficionados que somos a ahorrarnos sonidos al final de las palabras.

Algunos ejemplos según los diferentes usos de este tiempo verbal:

- Una situación que se encuentra en el futuro.
Es wird regnen - Lloverá.

- Para expresar una intención.
Ich werde einen Kuchen kaufen - Compraré una tarta.

Aunque si estamos completamente seguros del hecho en cuestión se suele decir en presente, y utilizaremos un adverbio de tiempo para indicar que la situación se encuentra en el futuro.
Morgen kaufe ich einen Kuchen - Mañana compraré una tarta.

- Cuando expresamos una suposición.
Das wird er bestimmt an einem Tag schaffen - Lo conseguirá en un día.

- Para expresar algo que queremos que ocurra.
Alles wird gut gehen - Todo irá bien.

- Cuando damos una orden.
Du wirst jetzt zurück kommen - Vendrás ahora.


Futur II

El Futur II es el equivalente alemán a nuestro futuro compuesto. Se utiliza para expresar la suposición de que determinada acción estará terminada en un momento concreto en el futuro.

Es un poco más lioso de formular que el Futur I, se realiza con el verbo werden conjugado y luego, al final de la frase se añaden el verbo que indica la acción del verbo en su forma de Partizip II (la que se utiliza para el pasado) y luego se añade el verbo "sein" o "haben", según con lo que vaya ese verbo.

Sujeto + werden conjugado + predicado + verbo en Partizip II + sein/haben.

Ich werde gegangen sein.
Du wirst das Buch gelesen haben.
Er wird das Fahrrad repariert haben.
Wir werden mit dem Hund spazieren gegangen sein.
Ihr werdet der Film gesehen haben.
Sie werden angekommen sein.

Para poder realizar oraciones en este tiempo verbal es muy importante que sepamos cómo funciona el Partizip II, pues no todos los verbos se conjugan de la misma manera. (Aún no expliqué este tiempo verbal, Partizip II, pero lo haré en breve).

Esto sería todo sobre el Futuro en alemán, espero que os haya servido de ayuda.
________

Todos aquellos que no hemos aprendido el alemán desde pequeños sabemos lo difícil que puede resultar este aprendizaje, pero no es imposible, eso te lo aseguro. Pincha aquí para ver todas las lecciones que ya hemos visto.

¡No desistas! Al final lo conseguirás.

Un saludo!!


21 de diciembre de 2016

Kiel


Kiel es la capital del estado federado de Schleswig-Holstein. Se encuentra situada a orillas del mar del báltico (Ostsee), dentro del estuario que lleva su nombre, el Kieler Förde. Aquí se encuentra uno de los extremos del Canal de Kiel (Nord-Ostsee-Kanal NOK), un canal artificial de 98km que comunica el mar Báltico con el mal del Norte, lo que significa que los barcos pueden atravesar toda la península de Jutlandia en lugar de tener que bordearla, lo que supone un ahorro de 250 millas, lo que equivalen a unos 460km.

La frontera con Dinamarca se encuentra a 90km, Hamburgo a casi 100km y Berlín a unos 360km de distancia.

Tiene una población de unos 250 mil habitantes, y se encuentra dentro de las 30 ciudades más pobladas del país. También es la ciudad más poblada del estado, muy seguida de Lübeck.

El prefijo telefónico de la ciudad es el 431 y los coches matriculados en Kiel llevan las letras KI.

El nombre de la ciudad ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Al principio se la denominaba Holstenstadt tom Kyle, que en alemán actual vendría a ser die Holstenstadt an der Förde. En español sería algo así como la ciudad de Holsten del estuario. Holsten es la región en la que se encuentra esta ciudad, que abarca una parte de la península de Jutlandia y el territorio entre los ríos Elba y Eider.
Luego se acortó a tom Kyle y más tarde evolucionó hasta el nombre que conocemos actualmente, Kiel.

También posee un nombre en latín, Chilonium, pronunciado como Kielonium.

La ciudad como tal fue fundada a principios del siglo XIII por el conde Adolfo IV. En 1283 entró a formar parte de la Liga Hanseática, pero no participó en prácticamente ninguna de las actividades que se realizaban a través de esta asociación, ni tampoco se benefició demasiado de las oportunidades que proporcionaba ser miembro de esta Liga. En 1554 se acusó a la ciudad de alojar piratas y fue expulsada de la Liga Hanseática.
Pero esta expulsión no supuso un gran palo para la economía de Kiel, ya que gran parte del dinero entraba durante la Kieler Umschlag, una fiesta popular que duraba una semana en la que la ciudad se engalanaba para recibir a comerciantes y nobles de todo el país.

Durante los años 1550 y 1676 al menos 25 personas fueron ejecutadas por brujería.

En los años en los que duró el Sacro Imperio Romano Germánico, Kiel fue el puerto más al norte del territorio y en 1865, tras la unión con Prusia, fue el puerto de Marina de Guerra.

Tras la unión con Prusia comenzó la época de oro de la ciudad, la población aumentó con rapidez y se construyeron importantes astilleros.

Durante la Segunda Guerra Mundial sufrió múltiples bombardeos que destruyeron prácticamente toda la ciudad. La reconstrucción no fue fiel a la antigua Kiel, y en la actualidad no destaca por su valor arquitectónico.

La estación central se encuentra cerca del centro de la ciudad, fácilmente de llegar andando, se tarda como unos 15 minutos.


15 de diciembre de 2016

Happy Family


Título: Happy Family
Título en español: Una familia feliz
Autor: David Safier
Género: Comedia
Año de publicación: 2011


Los Wünschmann (que tienen un nombre de lo más curioso, el hombre deseo) son una familia como otra cualquiera con unos cuantos problemas. El padre, Frank, vive para el trabajo y pasa poco tiempo en casa. Emma, la madre, es la dueña de una pequeña librería que no pasa por sus mejores momentos. Y los niños Fee y Max están en plena pubertad, con todo lo que eso implica.

Un día asisten a una fiesta de disfraces vestidos de diferentes criaturas fantásticas y una bruja los maldice con un hechizo que les hace convertirse en esos monstruos en los que estaban disfrazados, Frankenstein, un vampiro, una momia y un hombrelobo.

Para intentar recuperar sus cuerpos y sus vidas los Wünschmann se ven envueltos en todo tipo de aventuras a cada cual más surrealista.


Es un libro sencillo de leer, divertido y bastante ameno. Incluso si lo leemos en alemán, como yo lo hice, el vocabulario no es demasiado complicado y se puede entender bastante bien.

Eso de que se convirtiesen en criaturas fantásticas me llamó mucho la atención y conforme leyendo me fui enganchando cada vez más, pues los personajes, todos muy bien desarrollados, acaban metiéndose en situaciones de los más bizarras. Aunque para mi gusto el final no le hace justicia al resto del libro, decayó bastante.

Me gusta el estilo de escribir del autor, es muy fresco, aunque después de haberme leído ya Mieses Karma me resultó un tanto repetitivo. Pero aun así lo recomiendo sin duda. Es una lectura divertida.

Por lo que he podido leer el libro también está disponible en España, aunque curiosamente el apellido de la familia cambia completamente, lo traducen como Van Kieren, que más que alemán, parece holandés. Ni idea de por qué este cambio, quizás por algún juego de palabras, aunque no recuerdo que hubiese ninguno con el nombre de la familia.

________

Si quieres leer más reseñas de libros alemanes pincha en este enlace: Biblioteca.

Un saludo!!


12 de diciembre de 2016

Zimtsterne


Durante la Navidad en Alemania hay muchísimos dulces típicos que se preparan para comer en estos días de fiesta. Todos ellos hacen que sus sabores queden asociados a esta época del año y no hay buena mesa que no los tenga.

Mucha gente los compran en los supermercados o en las pastelerías, pero otros tantos prefieren lo casero y por supuesto, como todo buen plato tradicional, cada familia le da su toque personal característico que los hace únicos.

No se sabe cómo, quien ni cuando comenzó la tradición de hornear estas galletas por Navidad, pero ahora que llega la época, os dejo una receta por si alguien se anima a dar el paso a lo casero y quiere hacerlas en casa.

Zimtsterne



Ingredientes:

100gr de avellanas picadas
2 claras de huevo
1 cucharada de zumo de limón
125gr de azúcar
1 sobre de aroma de vainilla
1 cucharada de canela
125gr de almendras picadas
Azúcar
Canela
Un molde de estrella para hacer la forma


Preparación:

En una sartén sin aceite echamos las avellanas y las freímos un poco. Luego las dejamos enfriar aparte.

En un bol echamos las claras de huevo, el zumo de limón y un poco de sal. Lo batimos todo bien. Luego añadimos el azúcar y volvemos a mezclar hasta que se quede líquido. De esa masa reservamos tres cucharadas grandes y al resto le añadimos el sobre de vainilla, la cucharada de canela y las almendras. Lo tapamos y lo metemos en el frigorífico durante 2 horas.

Espolvoreamos azúcar sobre una superficie plana y limpia y esparcimos la mesa, que debe de tener como 4cm de grosor. Luego utilizamos el molde de la estrella para ir cortándolas y a continuación las vamos poniendo en una bandeja de horno con papel de hornear.

A las tres cucharadas de masa que anteriormente habíamos apartado les añadimos un poco de agua y luego lo untamos encima de las estrellas.

Las metemos en la última bandeja del horno, previamente calentado, a una temperatura de 150°C durante 15 - 18 minutos.

Cuando estén echas les añadimos más canela a nuestro gusto y las dejamos enfriar.



Me encantan estas galletas, y creo que esta Navidad voy a animarme a hacerlas yo misma, a ver como sale...
¿Alguna vez habéis hecho Zimtsterne caseras? ¿Qué tal os salieron?

________

La gastronomía alemana es muy variada, siempre queda algo nuevo que probar y saborear. ¿Te vienes a descubrir nuevos platos?

Un saludo!!




8 de diciembre de 2016

Bleigießen

En Alemania hay unas cuantas tradiciones relacionadas con la Navidad y el final del año, una de las más conocidas y practicadas es Bleigießen, que nos revela nuestra suerte en el año entrante.

Conforme se acerca el último día del año en los supermercados se pueden comprar packs para poder disfrutar de esta típica tradición.

Se realiza en algún momento de la Nochevieja, antes o después de la medianoche y todos los participantes se reúnen para conocer su futuro.

El proceso es muy sencillo, tan solo tenemos que poner uno de los trozos de Blei, es decir, plomo, sobre la cuchara que vendrá en el mismo pack, calentarlo al calor de una vela y esperar a que se derrita. Cuando esté líquido lo vertemos en un recipiente con agua fría y en ese momento el plomo tomará una forma, y ahí, con mucha imaginación, tendremos que intentar averiguar que es esa figura. Luego tan solo tenemos que mirar que significa y ese será nuestro futuro.

El resultado será extraño, algo parecido a esto:


Y esa será nuestra forma de la suerte.

¿A qué se parece? Pues... esa es la parte divertida de esta tradición, intentar encontrarle a esa forma amorfa una silueta reconocible.

Os dejo una página donde podéis conocer el significado de las formas:

Bleigießen significado.

Pero esta tradición no está exenta de peligro, tened en cuenta que hay que fundir plomo, eso significa que la temperatura de ese material será muy alta 327,5 °C, por lo que ¡NUNCA LO PRACTICÁIS CON NIÑOS PEQUEÑOS!

El Bleigießen también tiene unos cuantos detractores, pues los gases que se desprenden en el proceso son un tanto tóxicos, por lo que en algunas ocasiones se elige Zint, que no es tan tóxico y además se funde a menos temperatura 231,9 °C.


No se sabe de dónde procede esta tradición, aunque se supone que ya en la Edad Antigua los celtas, griegos y romanos utilizaban plomo para conocer la buenaventura. Al igual que en la actualidad fundían este material y luego lo enfriaban rápidamente y de la forma que se formaba los "expertos" en el tema podían predecir el futuro.

El nombre de esta tradición, Bleigießen, se compone de dos palabras, Blei, que como ya hemos dicho antes es plomo y gießen, que significa regar. Y más o menos eso es lo que realizamos, regamos con plomo.

Nunca he pasado una Nochevieja en Alemania, así que hasta el año pasado no descubrí esta tradición, pero parece ser que es muy popular. Ya me he hecho con mi pack de Bleigießen, y aunque este año también vaya a estar en España lo probaré.

¿Vosotros conocíais esta tradición? ¿Alguna vez la habéis hecho? ¿Qué os salió?

________

Vivimos en un país diferente al nuestro, y eso en algunas ocasiones implica también una nueva cultura con tradiciones que al principio nos pueden resultar extrañas. Pero no hay nada como saber de que se tratan para poder entender. ¿Te vienes a descubrirlas con nosotros?.

Un saludo!!


5 de diciembre de 2016

11 curiosidades sobre Colonia

No suelo escribir listas sobre cosas o ciudades pero Marta, autora del blog La libreta roja me contactó, quería una lista de curiosidades sobre Colonia, así que hice una excepción y me puse manos a la obra.

No fue demasiado difícil encontrar cosas que hacen de Köln una ciudad especial. Ya llevo cuatro años aquí y casi desde el principio me sentí muy bien, como en casa. Es una ciudad de mente abierta, si es que una ciudad puede tener de eso, siempre hay fiesta por la calle y la gente es muy alegre, no en vano, muchos dicen que Colonia es la ciudad italiana más al norte.

La gente de Colonia tienen la fiesta en las venas. No hay nada más colonés que el Carnaval y todo el jolgorio que se monta a su alrededor. Sin duda es algo a recomendar. Una vez en la vida hay que vivir un Carnaval en esta ciudad.

Me ha gustado mucho la oportunidad que Marta me ha brindado de pensar en mis curiosidades sobre Colonia, y me he dado cuenta de que la mayoría de las cosas son intangibles, pero que todas ellas juntas hacen que Kölle sea, sin duda, un lugar muy especial.

Os dejo un enlace a su entrada, espero que os resulte interesante y que os animéis a hacer turismo por aquí, pues aunque no es una ciudad espectacular, tiene algo que la hace única.

11 curiosidades sobre Colonia.

¿Por qué 11? Por lo general las listas se hacen de 5 cosas, 10, 20. Pero si se hace una lista de Colonia el número 11 es obligatorio y no puede ser otro diferente. Como no podía ser de otra manera, la razón está en el Carnaval.

Seguro que hay alguien por ahí que vive en Colonia, ¿algo que añadir? ¿Qué es lo que más os gusta de Köln?

Y extendiendo la pregunta al resto, ¿os animáis a hacer una lista de curiosidades de vuestra ciudad de residencia? No importa que sea España, Alemania o algún otro país, todas serán bienvenidas.

Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...