21 de mayo de 2016

Checo

Hacía tiempo que no tenía grandes problemas para comunicarme con alguien, ya había olvidado lo que era intentar decir algo y que nadie entendiese absolutamente nada de lo que estaba diciendo, pero hay una palabra que es la horma de mi zapato.

Hacerle decir a cualquier ser humano, sin importar el idioma materno que tenga, la palabra alemana para definir a alguien de la República Checa, checo, es la mayor tortura jamás inventada:

Tschechisch.



Está claro que decirla podemos decirla, pero que de nuestra boca salga algo entendible... eso ya es algo totalmente diferente.

Pues bien, hace un par de semanas nos encontramos con esta inocente palabra.

Estaba en casa de una amiga española de cervecitas y su compi de piso, alemana, nos dijo que si se nos acababa la cerveza podíamos coger de las suyas y al final terminamos aceptando el ofrecimiento.

Nos bebimos las pocas que tenía y fuimos al quiosco de la esquina para reponérselas. No teníamos ni idea de la procedencia de las cervezas, pero por las letras parecía checa. El local era enorme, así que en lugar de morir en la búsqueda decidimos preguntarle al dependiente, primero fue mi amiga:

Que queremos cervezas Tschechischer.

El hombre se quedó con cara de póker, was?

Así que lo intenté yo, puse en uso todos los conocimientos obtenidos en el logopeda, y se lo repetí.

Tschechisch Bier.

Pero nada. Voy a tener que hablar con el logopeda...

Y allí estuvimos las dos durante unos 10 minutos, intentando pronunciar con nulo éxito Tschechisch.

El dependiente ya había dejado de mirarnos raro para pasar a morderse los labios y así poder aguantarse la risa. En su defensa debo decir que desde fuera debíamos de ser un gran espectáculo de sábado noche.
Al final, tras millones de infructuosos intentos compramos una cerveza cualquiera y subimos al piso.

Cuando le contamos a la compañera lo que nos había pasado no fue tan disimulada como el dependiente, ella si que se rió de nuestros fallidos intentos.

Y luego nos soltó la bomba.

La cerveza era polaca.


Yo ya conocía de la dificultad para pronunciar checo alemán, aunque hay algo más peor aún, cajita de cerillas checa: Tschechisches Streichholzschächtelchen.

Simplemente impronunciable, se lo he hecho decir a algunos alemanes y más de uno se ha trabado con la lengua.



Para terminar os dejo un trabalenguas de verdad, ¿sois capaces de pronunciarlo?

Sechs sächsische Säufer zahlen zehn tschechische Zechen.
Seis borrachos de sachsen cuentan diez borracheras checas.

________

El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos, pero para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace: Peculiaridades del alemán.

Un saludo!!













2 comentarios:

  1. Después de ver el vídeo de la chica esta...el alemán no está hecho para mí ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas C. Es que esa palabra solo la pueden decir los alemanes. Y ¿quién usa a día de hoy cerillas? Pides fuego y listo.
      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...