10 de febrero de 2016

Los pueblos germánicos

A diferencia de lo que muchos puedan pensar los pueblos germánicos o germanos, no eran ningún tipo de civilización unificada que tuviese un jefe, rey o mandamás, que los dirigiese a todos.

El término de pueblo germánico se debe aplicar en el ámbito de la etnolingüística, es decir, la ciencia que estudia la evolución de las lenguas y su relación con la cultura, ya que estos pueblos eran un numeroso grupo de tribus que hablaban idiomas con una base en común, el protogermano, una de las muchas evoluciones que tuvo el indoeuropeo.

Esta lengua, el protogermano, fue a su vez diversificándose en los diferentes dialectos que se supone que hablaban estos pueblos. En algunos casos es posible que las diferencias entre unos dialectos y otros fuesen mínimas, pero quien sabe si otros eran tan diferentes que hacían la comunicación imposible.

No nos ha quedado ningún texto de la autobiografía de ningún germano o de cómo era la vida diaria de estos pueblos. Eran tribus guerreras y aunque poseían un alfabeto rúnico solo lo utilizaban para fines religiosos.

Todo lo que sabemos sobre estos pueblos nos ha llegado a través de dos vías, por los restos arqueológicos que se han ido encontrando a lo largo de los años, y por los libros de cronistas romanos que vivieron en aquella época.

Cornelio Tácito, Cornelius Tacitus en latín, que vivió entre los años 55 a.C. y el 120 a.C. nos dejó un
gran legado sobre estas tribus del norte en su libro De origine et situ Germanorum («Sobre el origen y territorio de los germanos»), conocido también como Germania. Este libro es una obra bastante objetiva donde a través de las experiencias de gente que había tenido contacto con los germanos nos describe como eran ellos, su aspecto, carácter y jerarquía ,así como su país, Germania.

Tácito sentía un profundo respeto por este pueblo, y en muchas ocasiones los comparaba con la antigua Roma y los valores que habían creado el gran Imperio romano, dignidad y valorar militar, valores, que según Tácito, habían dejado de ser importantes para muchos romanos. Aunque también se había percatado de la gran afición a la bebida que tenían estas tribus.

A pesar de todo Tácito era consciente del peligro que estos pueblos suponían para Roma, pues a fin de cuentas eran un pueblo guerrero y aunque habían perdido alguna batalla no habían sido del todo derrotados, los califica de «pueblo pequeño, pero enorme por su gloria».


¿Quiénes fueron los primeros germanos? ¿De dónde provenían? ¿Cuáles eran sus asentamientos?

Gracias a los restos arqueológicos que se han ido encontrando podemos deducir que los pueblos germánicos tienen su origen en Escandinavia. No se sabe la razón, quizás el frío o tierras más fértiles hicieron que la gente que habitaba esta septentrional región comenzara un largo y lento proceso emigratorio hacia el sur. Expandiéndose hasta ocupar una parte de lo que es hoy en día Europa central.


Eran tribus de pastores y agricultores seminomadas que tenían una gran predilección por la batalla. El jefe era elegido por el resto de guerreros de la tribu pero aunque tuviese la potestad de administrar justicia y pactar o declarar la guerra era uno más de la tribu. Al menos así era en los primeros siglos, con el tiempo las costumbres romanas fueron profundizando en la cultura de los germanos y la estratificación social se fue acentuando.

En sus obras Tácito describe a los guerreros germanos como gente muy alta, fuerte, barbudos y con extraños peinados. No nos ha llegado ninguna imagen que demuestre la veracidad de estas palabras, pero curiosamente hace unos años se encontró el cuerpo de uno de estos guerreros dentro de una ciénaga. A pesar de los siglos que han pasado el cuerpo se ha conservado en muy buen estado y de él se ha confirmado el físico de estos pueblos, en comparación con los romanos eran gente muy alta y corpulenta.

El peinado que este guerrero era muy peculiar, tenía el pelo recogido a un lado de la cabeza con una especie de nudo. No se sabe la razón por la cual se peinaban de esta manera, aunque se presupone que eso los hacía parecer más grandes y fieros.


Y curiosamente este guerrero no llevaba barba...


El idioma que hablaban difería de unas tribus a otras, pero la religión era algo que todos estos pueblos compartían. Era una religión politeísta muy similar a la mitología nórdica. Los tres dioses más importantes eran Wodan o Wotan, que sería el equivalente a Odín, el dios principal. Donar, que es el homónimo de Thor. Y Zio, el cual se corresponde con Tyr, el dios de la guerra.

Esta gente creían en el Valhalla, es una majestuosa sala bajo los dominios de Odín en la ciudad de Asgard y cuando un guerrero moría en combate las valquirias lo conducían hasta allí.

Thor era el hijo de Odín y se encontraba justo debajo de su padre en la jerarquía de los dioses. Su mayor característica y por lo que es conocido, es por su enorme mazo que utilizaba como un bumeran, pues siempre volvía a él.

Los dioses eran honrados y venerados, y se les ofrecían sacrificios para ganarse la buenaventura. Estos sacrificios solían ser animales, alimentos o las armas de los enemigos vencidos, y aunque no era algo muy común, los sacrificios humanos también se realizaban.

No tenían templos ni esculturas de sus dioses bellamente talladas. Para los germanos era inadmisible encerrar a sus dioses entre cuatro paredes, sus lugares sagrados siempre se encontraban al aire libre.

Los dioses eran representados con palos clavados en el suelo, algunos mejor tratados que otros donde el cuerpo femenino y masculino era diferenciable, pero ninguno poseía rostro.


También tenían sacerdotisas, estas eran las personas que se comunicaban con los dioses y eran capaces de leer sus deseos que luego trasmitían a la tribu. Además tenían buenos conocimientos sobre las plantas medicinales. Los pueblos germanos las tenían muy en cuenta y no se empezaba una batalla sin haberlas consultado antes.

Hace ya muchos años que la gente dejó de adorar a estos dioses, pero a pesar de eso los alemanes les deben algunos de sus días de la semana, "dienstag" que viene de "ciestag" por el dios Zio. Y "donnerstag" en honor a Donar.


No estamos hablando de un pueblo único sino de un sin fin de tribus que habitaron durante muchos siglos en Europa. Estuvieron presentes desde finales de la Prehistoria, y el inicio de la Historia, sobrevivieron toda la Edad Antigua hasta llegar a la Edad Media.

Fueron unos de los mayores enemigos del Imperio Romano y colaboraron en la caída de Roma. Los ríos Rin y Danubio hacían de frontera entre estas dos culturas tan diferentes, aunque eso no evitó que a lo largo de los años se produjesen muchos encuentros entre ellos, algunos muy productivos y otros algo más violentos.

No se sabe con exactitud de donde procede el nombre de "germanos" o que es lo que significa. Algunos dicen que fue Julio Cesar el que denominó a esas tribus bárbaras que habitan al otro lado del Rin con este nombre.

Otros dicen que los germanos son una tribu celta que cruzó el Rin y se asentaron en esas tierras y poco a poco fueron expandiéndose.

Ya no queda nadie con vida que nos pueda desvelar el misterio, y a no ser que se encuentre algún documento perdido donde lo expliquen, diría que nunca sabremos el origen de este nombre.

Los nombres de germanos y Germania, el lugar donde vivían, ha traspasado las fronteras del tiempo. Germano, german, Germany, todo ello para referirnos a los alemanes actuales, aunque Germania era mucho más que la Alemania actual, el territorio de estos pueblos comenzaba en los río Rin y Danubio y se extendía por el este del continente europeo, era una parte de los Países Bajos, Alemania, Dinamarca, Polonia, la República Checa y Eslovaquia.

Alemania y alemán provienen de una de estas tribus germánicas, los alamanes (Alemannen). Al igual que la palabra teutón deriva de la tribu de los teutones (Teutonen).


Durante su mandato, Hitler quiso hacer de Berlín la capital del mundo, quiso reconstruir la ciudad de tal manera que solo pudiese ser comparable con las antiguas capitales del mundo antiguo como Babilonia o Roma. Esta nueva Berlín se llamaría Welthauptstadt Germania (Capital Mundial Germania).


En el 1934 se puso en marcha este proyecto, y dos años más tarde se construyó el Estadio Olímpico de Berlín, donde ese mismo año se disputaron los Juegos Olímpicos de 1936. Este estadio es una tremenda obra de ingeniería, con capacidad para aforar hasta a 115 mil espectadores, algo muy difícilmente comparable, incluso hoy en día.

En este proyecto el centro de Berlín iba a ser lo más reconstruido. Entre otras muchas cosas Hitler quería levantar un Arco del Triunfo tan grande como para que el de París cupiese dentro del suyo.

De este tema, sobre la Germania de Hitler, se podía hablar largo y tendido, pero ahora no es el momento, en otra ocasión llegaremos aquí.

Por el momento diremos que el plan de Hitler fracasó y Germania no pudo ser construida. Con lo que habría vuelto a desvirtualizar una palabra más, como hicieron con los Arios , ya que Germania no fue tan solo Alemania.


Son muchas las tribus que se meten dentro de la palabra Germano, comenzando con los cimbrios hasta llegar a los francos, pasando por los alamanes, los suevos, los godos o los vándalos.

Hay muchos siglos de diferencia entre estas tribus y tenemos mucha historia que contar, así que poco a poco vamos a ir descubriendo más sobre estas interesantes tribus, como vivieron y cual su final. Pero eso ya será en la siguiente entrada.

________

Esto tan solo ha sido una pequeña parte de lo que es la historia de Alemania, aún queda mucho que contar y mucho que aprender. ¿Te vienes con nosotros de viaje al pasado?

Un saludo!!


4 comentarios:

  1. Muy interesante el post, te leo desde hace tiempo , pero nunca comento, y aprovecho hoy para comentarte que ayer empezó una serie en Antena 3, Buscando el Norte, que relata las desventuras y problemática, en plan tópica de varios emigrantes españoles en Berlín, no tiene desperdicio, ya ha tocado muchos temas de los que sueles hablar en tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Inma, la película de "Perdiendo el norte" me pareció horrorosa... a ver si con esta se resarcen un poco. Le echaré un vistazo por curiosidad.
      Un saludo!!

      Eliminar
  2. veremos como se desarrolla, de momento una de las protas va y suelta que se apellida Ruiz "Muller" (pongase en el apellido alemán el que dijeran que no lo recuerdo). Que yo sepa los alemanes sólo usan un apellido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Gloria, si que hay alemanes con dos apellidos, aunque más bien es uno compuesto, lo separan con un guión.
      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...