28 de diciembre de 2016

Aprender alemán - Futuro

En alemán existen dos maneras de expresar el futuro, estas se denominan Futur I y Futur II. Las dos se realizan utilizando el verbo "werden", que es la partícula encargada de indicar que la frase está en futuro.

Futur I

Este es el equivalente a nuestro futuro simple, se utiliza cuando queremos indicar diferentes situaciones;
  • Algo en el futuro.
  • Para expresar una intención.
  • Cuando hacemos una suposición.
  • Un deseo.
  • Para dar una orden.
Para realizar el Futur I utilizaremos dos verbos, en primer lugar "werden" conjugado, para indicar que es futuro, y al final el verbo de la oración en su forma infinitiva.

Sujeto + werden conjugado + predicado con el verbo en infinitivo al final del todo.

Ich werde dieses Buch kaufen. - Compraré ese libro.
Du wirst arbeiten. - Trabajarás.
Er wird den Film mit seiner Mama sehen. - Él verá la película con su madre.
Wir werden unseres Haus sauber halten. - Mantendremos nuestra casa limpia.
Ihr werdet euere Hausaufgabe machen. - Haréis vuestra tarea.
Sie werden für die schwierige Prüfung studieren. - Estudiaran para el complicado examen.

Como bien se aprecia, da igual lo larga que sea la oración, el verbo que indica la acción siempre va situado al final.

"Werden" siempre se tiene que conjugar y se hace de la siguiente manera.


Una anotación con la pronunciación.

Las "r" están entre paréntesis pues se pronuncian muy suaves, para nosotros, hispanohablantes, diríamos claramente la "r", rolando bien el sonido, rrrr, werrrden. Pero en alemán es un sonido mucho más suave.
Y atención a las consonantes finales, es wird y wirst, la "d" y la "t" también se pronuncian, no vale decir "vir" y "wirs" ahí faltan consonantes. Así que tened cuidado, que todos sabemos lo aficionados que somos a ahorrarnos sonidos al final de las palabras.

Algunos ejemplos según los diferentes usos de este tiempo verbal:

- Una situación que se encuentra en el futuro.
Es wird regnen - Lloverá.

- Para expresar una intención.
Ich werde einen Kuchen kaufen - Compraré una tarta.

Aunque si estamos completamente seguros del hecho en cuestión se suele decir en presente, y utilizaremos un adverbio de tiempo para indicar que la situación se encuentra en el futuro.
Morgen kaufe ich einen Kuchen - Mañana compraré una tarta.

- Cuando expresamos una suposición.
Das wird er bestimmt an einem Tag schaffen - Lo conseguirá en un día.

- Para expresar algo que queremos que ocurra.
Alles wird gut gehen - Todo irá bien.

- Cuando damos una orden.
Du wirst jetzt zurück kommen - Vendrás ahora.


Futur II

El Futur II es el equivalente alemán a nuestro futuro compuesto. Se utiliza para expresar la suposición de que determinada acción estará terminada en un momento concreto en el futuro.

Es un poco más lioso de formular que el Futur I, se realiza con el verbo werden conjugado y luego, al final de la frase se añaden el verbo que indica la acción del verbo en su forma de Partizip II (la que se utiliza para el pasado) y luego se añade el verbo "sein" o "haben", según con lo que vaya ese verbo.

Sujeto + werden conjugado + predicado + verbo en Partizip II + sein/haben.

Ich werde gegangen sein.
Du wirst das Buch gelesen haben.
Er wird das Fahrrad repariert haben.
Wir werden mit dem Hund spazieren gegangen sein.
Ihr werdet der Film gesehen haben.
Sie werden angekommen sein.

Para poder realizar oraciones en este tiempo verbal es muy importante que sepamos cómo funciona el Partizip II, pues no todos los verbos se conjugan de la misma manera. (Aún no expliqué este tiempo verbal, Partizip II, pero lo haré en breve).

Esto sería todo sobre el Futuro en alemán, espero que os haya servido de ayuda.
________

Todos aquellos que no hemos aprendido el alemán desde pequeños sabemos lo difícil que puede resultar este aprendizaje, pero no es imposible, eso te lo aseguro. Pincha aquí para ver todas las lecciones que ya hemos visto.

¡No desistas! Al final lo conseguirás.

Un saludo!!


21 de diciembre de 2016

Kiel


Kiel es la capital del estado federado de Schleswig-Holstein. Se encuentra situada a orillas del mar del báltico (Ostsee), dentro del estuario que lleva su nombre, el Kieler Förde. Aquí se encuentra uno de los extremos del Canal de Kiel (Nord-Ostsee-Kanal NOK), un canal artificial de 98km que comunica el mar Báltico con el mal del Norte, lo que significa que los barcos pueden atravesar toda la península de Jutlandia en lugar de tener que bordearla, lo que supone un ahorro de 250 millas, lo que equivalen a unos 460km.

La frontera con Dinamarca se encuentra a 90km, Hamburgo a casi 100km y Berlín a unos 360km de distancia.

Tiene una población de unos 250 mil habitantes, y se encuentra dentro de las 30 ciudades más pobladas del país. También es la ciudad más poblada del estado, muy seguida de Lübeck.

El prefijo telefónico de la ciudad es el 431 y los coches matriculados en Kiel llevan las letras KI.

El nombre de la ciudad ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Al principio se la denominaba Holstenstadt tom Kyle, que en alemán actual vendría a ser die Holstenstadt an der Förde. En español sería algo así como la ciudad de Holsten del estuario. Holsten es la región en la que se encuentra esta ciudad, que abarca una parte de la península de Jutlandia y el territorio entre los ríos Elba y Eider.
Luego se acortó a tom Kyle y más tarde evolucionó hasta el nombre que conocemos actualmente, Kiel.

También posee un nombre en latín, Chilonium, pronunciado como Kielonium.

La ciudad como tal fue fundada a principios del siglo XIII por el conde Adolfo IV. En 1283 entró a formar parte de la Liga Hanseática, pero no participó en prácticamente ninguna de las actividades que se realizaban a través de esta asociación, ni tampoco se benefició demasiado de las oportunidades que proporcionaba ser miembro de esta Liga. En 1554 se acusó a la ciudad de alojar piratas y fue expulsada de la Liga Hanseática.
Pero esta expulsión no supuso un gran palo para la economía de Kiel, ya que gran parte del dinero entraba durante la Kieler Umschlag, una fiesta popular que duraba una semana en la que la ciudad se engalanaba para recibir a comerciantes y nobles de todo el país.

Durante los años 1550 y 1676 al menos 25 personas fueron ejecutadas por brujería.

En los años en los que duró el Sacro Imperio Romano Germánico, Kiel fue el puerto más al norte del territorio y en 1865, tras la unión con Prusia, fue el puerto de Marina de Guerra.

Tras la unión con Prusia comenzó la época de oro de la ciudad, la población aumentó con rapidez y se construyeron importantes astilleros.

Durante la Segunda Guerra Mundial sufrió múltiples bombardeos que destruyeron prácticamente toda la ciudad. La reconstrucción no fue fiel a la antigua Kiel, y en la actualidad no destaca por su valor arquitectónico.

La estación central se encuentra cerca del centro de la ciudad, fácilmente de llegar andando, se tarda como unos 15 minutos.


15 de diciembre de 2016

Happy Family


Título: Happy Family
Título en español: Una familia feliz
Autor: David Safier
Género: Comedia
Año de publicación: 2011


Los Wünschmann (que tienen un nombre de lo más curioso, el hombre deseo) son una familia como otra cualquiera con unos cuantos problemas. El padre, Frank, vive para el trabajo y pasa poco tiempo en casa. Emma, la madre, es la dueña de una pequeña librería que no pasa por sus mejores momentos. Y los niños Fee y Max están en plena pubertad, con todo lo que eso implica.

Un día asisten a una fiesta de disfraces vestidos de diferentes criaturas fantásticas y una bruja los maldice con un hechizo que les hace convertirse en esos monstruos en los que estaban disfrazados, Frankenstein, un vampiro, una momia y un hombrelobo.

Para intentar recuperar sus cuerpos y sus vidas los Wünschmann se ven envueltos en todo tipo de aventuras a cada cual más surrealista.


Es un libro sencillo de leer, divertido y bastante ameno. Incluso si lo leemos en alemán, como yo lo hice, el vocabulario no es demasiado complicado y se puede entender bastante bien.

Eso de que se convirtiesen en criaturas fantásticas me llamó mucho la atención y conforme leyendo me fui enganchando cada vez más, pues los personajes, todos muy bien desarrollados, acaban metiéndose en situaciones de los más bizarras. Aunque para mi gusto el final no le hace justicia al resto del libro, decayó bastante.

Me gusta el estilo de escribir del autor, es muy fresco, aunque después de haberme leído ya Mieses Karma me resultó un tanto repetitivo. Pero aun así lo recomiendo sin duda. Es una lectura divertida.

Por lo que he podido leer el libro también está disponible en España, aunque curiosamente el apellido de la familia cambia completamente, lo traducen como Van Kieren, que más que alemán, parece holandés. Ni idea de por qué este cambio, quizás por algún juego de palabras, aunque no recuerdo que hubiese ninguno con el nombre de la familia.

________

Si quieres leer más reseñas de libros alemanes pincha en este enlace: Biblioteca.

Un saludo!!


12 de diciembre de 2016

Zimtsterne


Durante la Navidad en Alemania hay muchísimos dulces típicos que se preparan para comer en estos días de fiesta. Todos ellos hacen que sus sabores queden asociados a esta época del año y no hay buena mesa que no los tenga.

Mucha gente los compran en los supermercados o en las pastelerías, pero otros tantos prefieren lo casero y por supuesto, como todo buen plato tradicional, cada familia le da su toque personal característico que los hace únicos.

No se sabe cómo, quien ni cuando comenzó la tradición de hornear estas galletas por Navidad, pero ahora que llega la época, os dejo una receta por si alguien se anima a dar el paso a lo casero y quiere hacerlas en casa.

Zimtsterne



Ingredientes:

100gr de avellanas picadas
2 claras de huevo
1 cucharada de zumo de limón
125gr de azúcar
1 sobre de aroma de vainilla
1 cucharada de canela
125gr de almendras picadas
Azúcar
Canela
Un molde de estrella para hacer la forma


Preparación:

En una sartén sin aceite echamos las avellanas y las freímos un poco. Luego las dejamos enfriar aparte.

En un bol echamos las claras de huevo, el zumo de limón y un poco de sal. Lo batimos todo bien. Luego añadimos el azúcar y volvemos a mezclar hasta que se quede líquido. De esa masa reservamos tres cucharadas grandes y al resto le añadimos el sobre de vainilla, la cucharada de canela y las almendras. Lo tapamos y lo metemos en el frigorífico durante 2 horas.

Espolvoreamos azúcar sobre una superficie plana y limpia y esparcimos la mesa, que debe de tener como 4cm de grosor. Luego utilizamos el molde de la estrella para ir cortándolas y a continuación las vamos poniendo en una bandeja de horno con papel de hornear.

A las tres cucharadas de masa que anteriormente habíamos apartado les añadimos un poco de agua y luego lo untamos encima de las estrellas.

Las metemos en la última bandeja del horno, previamente calentado, a una temperatura de 150°C durante 15 - 18 minutos.

Cuando estén echas les añadimos más canela a nuestro gusto y las dejamos enfriar.



Me encantan estas galletas, y creo que esta Navidad voy a animarme a hacerlas yo misma, a ver como sale...
¿Alguna vez habéis hecho Zimtsterne caseras? ¿Qué tal os salieron?

________

La gastronomía alemana es muy variada, siempre queda algo nuevo que probar y saborear. ¿Te vienes a descubrir nuevos platos?

Un saludo!!




8 de diciembre de 2016

Bleigießen

En Alemania hay unas cuantas tradiciones relacionadas con la Navidad y el final del año, una de las más conocidas y practicadas es Bleigießen, que nos revela nuestra suerte en el año entrante.

Conforme se acerca el último día del año en los supermercados se pueden comprar packs para poder disfrutar de esta típica tradición.

Se realiza en algún momento de la Nochevieja, antes o después de la medianoche y todos los participantes se reúnen para conocer su futuro.

El proceso es muy sencillo, tan solo tenemos que poner uno de los trozos de Blei, es decir, plomo, sobre la cuchara que vendrá en el mismo pack, calentarlo al calor de una vela y esperar a que se derrita. Cuando esté líquido lo vertemos en un recipiente con agua fría y en ese momento el plomo tomará una forma, y ahí, con mucha imaginación, tendremos que intentar averiguar que es esa figura. Luego tan solo tenemos que mirar que significa y ese será nuestro futuro.

El resultado será extraño, algo parecido a esto:


Y esa será nuestra forma de la suerte.

¿A qué se parece? Pues... esa es la parte divertida de esta tradición, intentar encontrarle a esa forma amorfa una silueta reconocible.

Os dejo una página donde podéis conocer el significado de las formas:

Bleigießen significado.

Pero esta tradición no está exenta de peligro, tened en cuenta que hay que fundir plomo, eso significa que la temperatura de ese material será muy alta 327,5 °C, por lo que ¡NUNCA LO PRACTICÁIS CON NIÑOS PEQUEÑOS!

El Bleigießen también tiene unos cuantos detractores, pues los gases que se desprenden en el proceso son un tanto tóxicos, por lo que en algunas ocasiones se elige Zint, que no es tan tóxico y además se funde a menos temperatura 231,9 °C.


No se sabe de dónde procede esta tradición, aunque se supone que ya en la Edad Antigua los celtas, griegos y romanos utilizaban plomo para conocer la buenaventura. Al igual que en la actualidad fundían este material y luego lo enfriaban rápidamente y de la forma que se formaba los "expertos" en el tema podían predecir el futuro.

El nombre de esta tradición, Bleigießen, se compone de dos palabras, Blei, que como ya hemos dicho antes es plomo y gießen, que significa regar. Y más o menos eso es lo que realizamos, regamos con plomo.

Nunca he pasado una Nochevieja en Alemania, así que hasta el año pasado no descubrí esta tradición, pero parece ser que es muy popular. Ya me he hecho con mi pack de Bleigießen, y aunque este año también vaya a estar en España lo probaré.

¿Vosotros conocíais esta tradición? ¿Alguna vez la habéis hecho? ¿Qué os salió?

________

Vivimos en un país diferente al nuestro, y eso en algunas ocasiones implica también una nueva cultura con tradiciones que al principio nos pueden resultar extrañas. Pero no hay nada como saber de que se tratan para poder entender. ¿Te vienes a descubrirlas con nosotros?.

Un saludo!!


5 de diciembre de 2016

11 curiosidades sobre Colonia

No suelo escribir listas sobre cosas o ciudades pero Marta, autora del blog La libreta roja me contactó, quería una lista de curiosidades sobre Colonia, así que hice una excepción y me puse manos a la obra.

No fue demasiado difícil encontrar cosas que hacen de Köln una ciudad especial. Ya llevo cuatro años aquí y casi desde el principio me sentí muy bien, como en casa. Es una ciudad de mente abierta, si es que una ciudad puede tener de eso, siempre hay fiesta por la calle y la gente es muy alegre, no en vano, muchos dicen que Colonia es la ciudad italiana más al norte.

La gente de Colonia tienen la fiesta en las venas. No hay nada más colonés que el Carnaval y todo el jolgorio que se monta a su alrededor. Sin duda es algo a recomendar. Una vez en la vida hay que vivir un Carnaval en esta ciudad.

Me ha gustado mucho la oportunidad que Marta me ha brindado de pensar en mis curiosidades sobre Colonia, y me he dado cuenta de que la mayoría de las cosas son intangibles, pero que todas ellas juntas hacen que Kölle sea, sin duda, un lugar muy especial.

Os dejo un enlace a su entrada, espero que os resulte interesante y que os animéis a hacer turismo por aquí, pues aunque no es una ciudad espectacular, tiene algo que la hace única.

11 curiosidades sobre Colonia.

¿Por qué 11? Por lo general las listas se hacen de 5 cosas, 10, 20. Pero si se hace una lista de Colonia el número 11 es obligatorio y no puede ser otro diferente. Como no podía ser de otra manera, la razón está en el Carnaval.

Seguro que hay alguien por ahí que vive en Colonia, ¿algo que añadir? ¿Qué es lo que más os gusta de Köln?

Y extendiendo la pregunta al resto, ¿os animáis a hacer una lista de curiosidades de vuestra ciudad de residencia? No importa que sea España, Alemania o algún otro país, todas serán bienvenidas.

Un saludo!!

30 de noviembre de 2016

Colmar


Colmar es una ciudad francesa ubicada muy cerca de la frontera con Alemania, en la región de Gran Este, lo que son las antiguas Alsacia, Lorena y Champaña-Ardenas.
Se encuentra a 25km de Alemania, a casi 500km de París. La capital de la región, Estrasburgo está a unos 70km. La población de Colmar asciende a unos 68.000 habitantes.

Al sur oeste de la ciudad fluye en río Lauch que no muy lejos de la ciudad acaba desembocando en el río Ill, que es a su vez un afluente del Rin.

Gracias a los restos arqueológicos que se han encontrado por los alrededores de la ciudad podemos saber que la zona fue ocupada por los humanos desde la prehistoria y tanto los romanos como los germanos estuvieron durante siglos disputándose este emplazamiento. Hasta que al final fueron los francos los que acabaron asentándose aquí.

Pero la época de Oro de Colmar comenzó en la Edad Media con la dinastía carolingia, y a mediados del siglo XIII obtuvo el título de Ciudad Imperial.

En 1342 el Rey Carlos IV creó la región de Alsacia, y unos años más tarde Colmar pasó a formar parte de la misma.Toda la región fue un feudo cristiano, pero durante la Edad Moderna el luteranismo proveniente de Alemania fue ganando terreno, hasta que a finales del siglo XVI Colmar fue declarada ciudad luterana.

Las contiendas bélicas no pasaron de largo, y la ciudad vivió la Guerra de los Treinta Años, la Guerra Holandesa y la Guerra Franco- Prusiana, la que provocó la destrucción de la mayor parte del patrimonio de la ciudad. Tras esta guerra, en 1871, los franceses firmaron con los alemanes el Tratado de Frankfurt, en el que se declaraba la zona de Alsacia bajo control alemán. Pero tras la Primera Guerra Mundial Francia volvió a recuperar esta región y aunque en la Segunda Guerra Mundial Alsacia fue invadida por los nazis, esta nunca dejó de estar dentro del territorio francés.

La estación central se encuentra a poco más de 10 minutos andando, y el paseo es bastante agradable.


Colmar está llena de callecitas con mucho encanto, el casco antiguo de la ciudad fue construido en un estilo gótico alemán y a pesar de los años y las guerras ha mantenido esa imagen de cuento de hadas.


28 de noviembre de 2016

Dr. Oetker


La firma alemana Dr. Oetker es mundialmente famosa, aunque no son muchos los que conocen la historia de esta empresa, en algunas etapas un tanto lúgubre.

Todo comenzó en 1981 en la localidad de Bielefeld, donde August Oetker adquirió una de las pocas farmacias de la ciudad y comenzó a experimentar con diferentes productos. Tenía muchas ideas en la cabeza, pero sin duda la que más éxito le proporcionó fue una levadura que no alteraba el sabor de la receta.

La fabricación de este producto le suponía una inversión bastante baja, por lo que su precio tampoco tenía que ser demasiado alto y aún así le resultaba rentable.

Unos años más tarde comenzó una importante campaña de publicidad para su levadura bajo el nombre de la recién fundada empresa Dr. Oetker y en 1900 fundó en Bielefeld la fábrica que hoy día sigue siendo la sede principal de la firma.


Con esta fábrica ya en funcionamiento siguió expandiendo su producto inicial y ampliando la variedad de artículos que comercializaba.

Tanto como sus dos hermanos como su único hijo, Rudolf Oetker, trabajaron en la empresa familiar, aunque fue su hijo el que debería de heredar el cargo de director a la muerte de August. Pero la Primera Guerra llegó y Rudolf murió en 1916 durante una batalla por lo que la empresa se quedó sin un sucesor directo capacitado para llevar las riendas.

Rudolf tenía dos hijos, un niño y una niña, pero cuando murió estos eran demasiado pequeños. Se dice que August no pudo superar la muerte de su único hijo y que eso le quitó las ganas de vivir y seguir desarrollando nuevas ideas. En su testamento dejó escrito que uno de sus empleados más allegados Fritz Behringer sería el encargado de la dirección de la empresa hasta que su nieto tuviese la edad suficiente como para dirigirla por el mismo.

Augusto murió en 1918 cuando su nieto tan solo contaba con dos años.

Durante la Primera Guerra Mundial la empresa consiguió mantenerse como una de las firmas más productivas de Alemania. Sus productos de pastelería se hicieron rápidamente hueco en las cocinas de las amas de casa alemanes, que además se mantuvieron fieles al producto nacional, en detrimento de los productos de origen extranjero.

Pero en 1920 la firma sufrió una caída de hasta el 75% de sus pedidos, lo que supuso la imposibilidad de hacer frente a las facturas. Uno de los proveedores intentó comprar la empresa para que esta pudiese saldar sus deudas, pero esto supondría el final de Dr. Oetker como tal.

A principios del año siguiente, antes de que se llevase a cabo cualquier trato, Fritz Behringer murió y el mando de la empresa quedó en manos Rudolf-August Oetker, aunque como aún era menor de edad no podía ejercer como director, por lo que fue aconsejado por Louis Oetker, uno de los hermanos de August y Richard Kaselowsky, el nuevo marido de Ida Oetker, la mujer de Rudolf Oetker.

Rudolf-August Oetker decidió que la empresa no sería vendida y que las deudas se pagarían. Y aunque fue una decisión arriesgada la época de altibajos económicos que vivía Alemania en aquellos años ayudó a que la deuda fuese saldada de manera rápida y sin tener que pagar demasiado por ello.

Y así, en un par de años la empresa Dr. Oetker volvió a estar bien situada y en manos de la familia Oetker.

En 1923 la firma comenzó de nuevo a expandirse, se construyeron nuevas fábricas en diferentes ciudades, como Hamburgo y se desarrollaron más productos que fueron muy bien recibidos por los compradores.

Pero la gran depresión de 1929 también afecto a la empresa familiar y tuvieron que despedir a bastante personal para poder salir lo más indemnes posibles.

En 1933 el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, popularmente conocido como Partido Nazi, llegó al poder en Alemania y Richard Kaselowsky el por aquel entonces único director de Dr. Oetker se hizo miembro del mismo e hizo cuantiosas donaciones al partido.

Durante esta época la firma vivió un gran momento, tenía el favor del gobierno y en 1933 comenzaron una activa cooperación con la SS.

Richard Kaselowsky murió durante un bombardeo a la ciudad de Bielefeld en 1944 y fue en ese momento cuando el nieto de August, Rudolf-August Oetker, tomó la dirección de la empresa y fue exhimido en su deber de combatir por el país.


A principios de los años 30 Rudolf-August había entrado a formar parte de uno de los escuadrones de la SS, la Reiter-SS, pero en 1944 se cambio de bando, e ingresó en el frente soviético. Al acabar la guerra fue confinado en una especie de campo de concentración. Todo afiliado de las SS tenía un tatuaje que le identificaba como miembro y cuando se lo descubrieron fue sometido a brutales palizas, de cuyas secuelas tardó años en recuperarse.

A pesar de todo la empresa Dr. Oetker sobrevivió bastante bien a la guerra aunque alrededor del 40% de los edificios y las fábricas quedaron destruidos. Cuando la estabilidad económica fue regresando al país, los pedidos fueron aumentando. Y la empresa comenzó a hacerse fuerte, gracias también a las campañas de publicidad.

En 1947 Rudolf-August Oetker fue liberado del campo de internamiento y tomó las riendas de la empresa. Unos años más tarde la firma se encontraba entre las empresas más productivas de Alemania.

Aunque la firma Dr. Oetker no se dedica tan solo a la producción de levadura y demás productos de pastelería, en la actualidad posee más de 400 empresas y da trabajo a más de 24.000 personas.


El hijo mayor de Rudolf-August Oetker, Richard Oetker, debería de haber dirigido la empresa tras su padre, pero en 1976 fue raptado por Dieter Zlof, el cual pidió un rescate de 21 millones de marcos. Estuvo encerrado en una caja minúscula durante casi 2 días y en este tiempo fue torturado en varias ocasiones con descargas eléctricas y sufrió múltiples fracturas de las que tuvo que ser operado durante varios años.

El secuestrador fue encarcelado durante 15 años, y al ser puesto en libertad viajó a Inglaterra con la intención de cambiar los billetes que había enterrado. Aunque casi la mitad del rescate estaba tan mohoso que no era utilizable.

Tanto dinero en tan malas condiciones llamó la atención de la policía y Dieter Zlof volvió a ser encarcelado por dos años. Fue condenado a devolver todo el dinero del secuestro y por lo que parece, actualmente trabaja en un puesto callejero en Múnich.

En el año 2001 se realizó una película sobre este secuestro, se llama "Der Tanz mit dem Teufel", "Bailando con el diablo".

Está protagonizada por Sebastian Koch, actor que también aparece en la famosa película "Das Leben der Anderen", "La vida de los otros". Christoph Waltz "Malditos Bastardos" y Tobias Moretti "Rex, un policía diferente".

Desde el 2010 el director de la empresa familiar es Richard Oetker.


Alguna vez había escuchado el pasado Nazi de esta empresa, pero lo del secuestro no lo sabía. Que de historia tiene esta familia.

Seguro que todos los que vivís en Alemania conocíais esta marca, ¿alguna vez habéis comprado algo? A mí me encantan las pizzas, no son demasiado baratas, pero con diferencia, son las pizzas congeladas más buenas.

Un saludo!!


23 de noviembre de 2016

Frases hechas: Animales II

Hace ya tiempo que comenzamos a ver aprender frases hechas en las que los animales fuesen el tema principal, aquí os dejo otra pequeña recopilación.


Mäuschen spielen.
Jugar a ratoncitos.

Los ratones son animales pequeños y los ratoncitos lo son más aún.

En alemán utilizan esta expresión cuando alguien quiere hacer muy, muy pequeño, tan pequeño como un ratoncito, esconderse en una esquina, que nadie lo vea, y así poder ver lo que otra persona hace.


Es lo que suelen decir los padres, que les gustaría esconderse en una esquina de la clase de su hijo y ver que es lo que hace sin que este lo vea.

En español no me suena que tengamos alguna frase para esta situación, pero quizás a alguien se le ocurra algo.

Die Flöhe husten hören.
Escuchar como las pulgas tosen.

Hay que tener un oído muy, muy fino para poder escuchar ese sonido, si es que llega a existir.

Esta expresión se utiliza cuando alguien hace de la nada un problema. No hay ningún inconveniente, todo está perfecto, pero alguien crea un problema imaginario.

En español no se me ocurre ningún sinónimo, aunque tengo la sensación de que existe.


Perlen vor die Säue werfen.
Tirarle perlas a las cerdas.

Por muy sexo femenino que sean, las cerdas no aprecian el valor de las perlas. Y de este modo es como se utiliza esta expresión, cuando alguien tiene algo de valor pero no sabe apreciarlo.



En español me vienen dos expresiones con el mismo significado, "Dios le da pan al que no tiene dientes" y otro de cerdas, "echarle margaritas a los cerdos".


Fuchs und Hase sagen sich gute Nacht.
Zorro y liebre se dicen buenas noches.

Esta expresión se utiliza cuando un lugar está vacío. Cuando en un pueblo no hay nadie por la calle. Un pueblo fantasma.

En alemán existe también otra expresión un tanto siniestra, con el mismo significado: Hundbegraben, perro enterrado.

Una ciudad fantasma.

Aus einer Mücke einen Elefanten machen.
De un mosquito hacer un elefante.

Esto lo dicen cuando alguien crea de un problema pequeño algo muchísimo más grande.
Vendría a ser nuestro "hacer una montaña de un grano de arena".


¿Qué os parecen? ¿Las habíais escuchado antes? ¿Alguna vez habéis utilizado alguna de estas expresiones?

Yo he escuchado alguna de ellas, pero nunca las he utilizado por mi misma.

¿Conocéis más frases hechas con animales?



PD: Hoy toca que se decida quien se llevará a casa el libro de Mieses Karma de David Safier que sorteaba por el cuarto aniversario del blog.
Y el elegido es...
Queda raro por ser un nombre tan corto, pero el comentario elegido ha sido el de C!!
Así que si puedes mandarme por el correo electrónico del blog tus datos, te mandaré el libro lo antes posible: alemaniaentrebastidores@gmail.com

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y buenos deseos, espero que sigáis aquí conmigo unos cuantos años más, tenemos "alemanadas" para rato.

________


El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos, pero para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace:Peculiaridades del alemán.

Un saludo!!


17 de noviembre de 2016

Hannover


Hannover es la capital del estado federado de Niedersachsen, Baja Sajonia en español. Está ubicada
en el centro norte del país, a unos 200km de distancia de la frontera con Holanda y a casi 300km de Berlín.
Tiene algo más de 500 mil habitantes y se encuentra dentro de las 15 ciudades con mayor población del país.
El río Leine pasa por la ciudad y la letra de las matrículas de los coches inscritos en Hannover es la H.

Por los restos que se han encontrado en la ciudad, podemos suponer que la actual Hannover proviene de un asentamiento medieval cerca de unos muros de contención para las inundaciones del río Leine. No se sabe con exactitud de donde proviene el nombre de esta ciudad, aunque muchos aseguran que deriva de Honovere, que vendría a ser algo así como Hohes Ufer, orilla elevada. Nombre que tendría sentido si ese asentamiento realmente existió.

Aunque los datos sobre este asentamiento se remontan tan solo a la Edad Media, los restos arqueológicos encontrados en los alrededores de la ciudad nos indican que toda la zona fue habitada por el hombre desde la Prehistoria, pues se han encontrado diferentes herramientas que nuestros antepasados usaban ya en la Edad de Piedra.

Hannover nunca fue una ciudad de tremenda importancia, pero durante sus años dorados fue un punto cultural a tener importante. De la corte de esta ciudad, la casa de Hannover, hay que destacar la figura de Georg Ludwig, que gracias a un minucioso y bien elaborado plan de su madre, Sofía de Wittelsbach, el 1 de agosto de 1714 fue nombrado Jorge I de Gran Bretaña, Rey de Gran Bretaña y Escocia, además de seguir siendo el príncipe Elector de Hannover.

Tras finalizar la Guerras Napoleónicas, la ciudad pasó a formar parte de la Confederación de Rin.

Durante el mandato de Hitler, Hannover fue un importante centro de transporte y se construyeron innumerables fábricas de armamento. Por eso fue uno de los puntos claves en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Prácticamente el 90% de la ciudad quedó destruida y casi 7000 personas murieron en este periodo.

Acabado el conflicto bélico, Hannover quedó en la zona de ocupación británica y un año más tarde, en 1946 comenzaron las tareas de reconstrucción de la ciudad. Tanto Der Spiegel y Stern, dos de las revistas semanales más famosas del país, fueron fundadas en Hannover durante estos años.

La estación central está en el centro de la ciudad, por lo que la llegada en este medio de transporte es sumamente sencilla.

14 de noviembre de 2016

Ich will nur, dass du weißt - SDP y Adel Tawil


Título: Ich will nur, dass du weißt
Grupo: SDP y Adel Tawil
Álbum: Zurück in die Zukunst
Año: 2015

A lo largo del año pasado esta canción se podía escuchar muy a menudo en la radio alemana, y aunque actualmente no la ponen tanto aún se sigue oyendo.



Hace poco estuve en España y me llevé una sorpresa al escucharla pero en español, interpretada por Juan Magán, y bueno... sinceramente me quedo con la versión original en alemán.


Ich will nur, dass du weißt

Alle meine Freunde sagen: "Lass die Finger von Ihr",
denn ich bin kaum noch zu ertragen.
Ich red immer von dir, denn du bist online
doch du schreibst nicht und ich schlage auf den Schreibtisch.
Frag mich, ob du gerade alleine bist oder fühlst du grad das Gleiche?
Denn immer wenn du mir gegenüber sitzt
und du mich berührst habe ich das Gefühl, dass es so wie früher ist.

Ich will nur, dass du weißt...
Wie oft ich Briefe an dich schreib...
Und sie wieder zerreiß...
Und dass ich dich liebe und so'n Scheiß...
Ich will nur dass du weißt...
Wie oft ich Lieder für dich schreib...
Und sie niemandem zeig...
Weil ich will dass niemand davon weiß...

Und ich schreib SMS, doch ich schick sie nicht weg.
Ob du Online bist hab ich so oft gechecked.
Ich war an deiner Tür, nur geklopft hab ich nicht.
Ich wollte nur sehen ob da wer bei dir ist.

Alle meine Freunde raten, dich mir aus dem Kopf zu schlagen.
Die wissen gar nicht was sie sagen, dich zu vergessen dauert Jahre.
Und ich geh kaum noch auf die Straße, denn ich seh überall nur Paare.
Und trägt ne andere deinen Namen, ja dann raubt's mir fast den Atem.
Jedesmal wenn eine Frau dein Parfüm an sich trägt.
Bilde ich mir einen Moment ein, dass du mir direkt gegenüber stehst.

Ich will nur, dass du weißt...
Wie oft ich Briefe an dich schreib...
Und sie wieder zerreiß...
Und dass ich dich liebe und so'n Scheiß...
Ich will nur dass du weißt...
Wie oft ich Lieder für dich schreib...
Und sie niemandem zeig...
Weil ich will dass niemand davon weiß...

Und ich schreib SMS, doch ich schick sie nicht weg.
Ob du Online bist hab ich so oft gechecked.
Ich war an deiner Tür, nur geklopft hab ich nicht.
Ich wollte nur sehen ob da wer bei dir ist.

Ich will nur, dass du weißt...
Wie oft ich Briefe an dich schreib...
Und sie wieder zerreiß...
Und dass ich dich liebe und so'n Scheiß...
Ich will nur dass du weißt...
Wie oft ich Lieder für dich schreib...
Und sie niemandem zeig...
Weil ich will dass niemand davon weiß...

Und ich schreib SMS, doch ich schick sie nicht weg.
Ob du Online bist hab ich so oft gechecked.
Ich war an deiner Tür, nur geklopft hab ich nicht.
Ich wollte nur sehen ob da wer bei dir ist.


Solo quiero que sepas

Todos mis amigos dicen: Déjala ir.
Ya que soy poco soportable.
Siempre hablo de ella, porque estás conectada.
Y no escribes, pego un golpe en la mesa.
Me pregunto y ahora estarás sola o sientes lo mismo que yo.
Siempre que estás sentada enfrente de mi.
Y me tocas siento ese sentimiento, que es como fue antes.

Solo quiero que sepas.
Cuantas veces te escribo cartas.
Y las vuelvo a romper.
Y que te quiero y todas esas mierdas.
Solo quiero que sepas.
Cuantas veces te escribo canciones.
Y a nadie se las enseño.
Porque no quiero que nadie sepa de ellas.

Y escribo mensajes, pero no los envío.
Si estás conectada lo he comprobado muchísimas veces.
Estuve en tu puerta, pero no llamé.
Solo quería ver quien estaba contigo.

Todos mis amigos me aconsejan que te saque de mi cabeza.
No tienen ni idea de lo que dicen, olvidarte dura años.
Y casi no salgo a la calle, pues solo veo parejas.
Y si una se llama como tú, eso me quita el aliento.
Cada vez que una mujer lleva puesto tu perfume,
Me imagino que estás delante de mí.

Solo quiero que sepas.
Cuantas veces te escribo cartas.
Y las vuelvo a romper.
Y que te quiero y todas esas mierdas.
Solo quiero que sepas.
Cuantas veces te escribo canciones.
Y a nadie se las enseño.
Porque no quiero que nadie sepa de ellas.

Y escribo mensajes, pero no los envío.
Si estás conectada lo he comprobado muchísimas veces.
Estuve en tu puerta, pero no llamé.
Solo quería ver quien estaba contigo.

Solo quiero que sepas.
Cuantas veces te escribo cartas.
Y las vuelvo a romper.
Y que te quiero y todas esas mierdas.
Solo quiero que sepas.
Cuantas veces te escribo canciones.
Y a nadie se las enseño.
Porque no quiero que nadie sepa de ellas.

Y escribo mensajes, pero no los envío.
Si estás conectada lo he comprobado muchísimas veces.
Estuve en tu puerta, pero no llamé.
Solo quería ver quien estaba contigo.


¿Qué os ha parecido? Seguro que si vivís en Alemania la habías escuchado antes.
La letra no es demasiado complicada, casi siempre repiten lo mismo, pero hay una parte que me llegó:
"Cada vez que una mujer lleva puesto tu perfume,
Me imagino que estás delante de mí."

No sé porque, pero para mí los olores son lo que más recuerdos me traen, y en la situación que describen (quitando la parte obsesiva acosadora) traen recuerdos poco agradables...

Os dejo también un enlace al video de la versión de Juan Magán.

¿Qué versión os gusta más?

________

Si quieres escuchar y conocer más música alemana pásate por esta página: Canciones en alemán.

Un saludo!!



9 de noviembre de 2016

Lo que no hemos vivido en España

Cuando la estancia en un país comienza a alargarse llega un momento en el que surgen situaciones nuevas que nunca habías vivido en tu lugar de origen.

En mi caso, yo nunca trabajé en España, no sé cómo funcionan las entrevistas de trabajo allí y no tengo ni idea de que hay que hacer para darse de alta en el INEM, en cambio, puedo contar con exactitud cualquiera de esas situaciones en Alemania.

Si me quedo en este país mi vida continuará y habrá nuevas situaciones de las que solo tendré la experiencia española. Llegará un momento en el que esas nuevas situaciones en mi país de acogida me parecerán completamente normales pues nunca las viví de otra manera. Y será en ese momento cuando la palabra adaptación dejará de tener sentido, pues ¿cómo voy a adaptarme a algo que nunca he experimentado con anterioridad?

La vida del emigrante es curiosa, y más si esta se asienta de manera prolongada en un mismo país.


Al principio todo son choques culturales, mucho nuevo que aprender y asimilar. Pero poco a poco vamos descubriendo esas pequeñas manías y tradiciones de nuestro país de acogida. Y de forma inexorable acabamos aceptando todo eso que al principio nos resultó tan extraño. Algunas cosas incluso las haremos nosotros mismos, tiene sentido, vale. Otras las daremos por buenas pero para vosotros.

En algún momento llegaremos a pensar que los habitantes de este país nunca podrán volver a sorprendernos. Conoces su cultura, su idioma, manías y tradiciones, pero a pesar de todo siempre habrá algo que hará que la ignorancia vuelva a llamar a nuestra puerta para recordarnos que no, que aún no hemos pasado aquí el tiempo suficiente, aún somos sorprendibles.

Y creo que es aquí donde nos encontramos muchos de nosotros, españoles jóvenes emigrantes que buscan un futuro en el extranjero. ¿Hace cuanto tiempo que salisteis de España? ¿7 años? ¿5? ¿3? Si me pongo a contar, yo ya llevo más de 6 años en Alemania y aunque mi estancia en este país está siendo muy buena, sí que me da pena perderme todas esas primeras veces.

Primer trabajo, primer sueldo, primer despido, primera renuncia (Kündigung, he tenido que buscarlo en el diccionario, pues solo me salía en alemán). Muchas primeras cosas que muchos de nosotros nos estamos perdiendo. Está claro que siempre seremos españoles, pero para los que nos fuimos jóvenes llegará un momento en el que hayamos acumulado más experiencia en el extranjero que en nuestro propio país y el comportamiento que tengamos ante determinadas situaciones será el propio de aquel lugar que nos acogió y nada tendrá que ver con España.

Y llegados a ese punto, ¿qué será de nosotros? ¿Comeremos motu propio a las 12? ¿Incluso los fines de semana? ¿Cena a las 6? ¿Llegaremos a pedir agua con gas en los restaurantes y untaremos el pan con mantequilla y paté?

Yo me vine a Alemania porque quise y nadie me obliga a quedarme aquí. Mi vida en este país me gusta, me siento cómoda y por ahora no veo que el momento de regresar a España esté cerca. Por eso es muy probable que mis experiencias germanas ganen dentro de poco a las españolas. Y algo lleva dando vueltas en mi cabeza desde hace unas semanas, ¿cómo seré capaz de ver una "alemanada" cuando eso sea lo único que conozca? ¿Terminaré escribiendo sobre el choque cultural al revés? ¿Serán las costumbres y manías españolas las que me hagan poner los ojos en blanco?

Diría que de momento estoy lejos de eso, pero el tiempo pasa muy deprisa...

Imagino que este sentimiento será compartido por muchos aquellos que llevan un tiempo lejos de su país, sin importar de donde procedan o donde se encuentren. O al menos eso espero. ¿Qué podéis decirme sobre el tema?

Un saludo!!




5 de noviembre de 2016

¡Cuarto Cumpleblog!


Parece mentira lo rápido que pasa el tiempo, tal día como hoy hace 4 años abrí el blog, así que ¡muchas felicidades por este cuarto cumpleaños!

En este especial día quiero agradeceros a todos los que me leéis y a los que os animáis a dejar algún comentario, tanto en el propio blog como en facebook, y en instagram, que por si no lo sabéis, el blog también está en esa plataforma y hasta en twitter.

Siempre me hace mucha ilusión cuando veo que la gente se anima a hacer algún comentario e interactuar conmigo dejando su opinión o experiencia sobre el tema en cuestión. Así parece que no solo me dedico a escribir para mí misma y para los que llegan al blog y hacen su pregunta ya mil veces repetida en la propia entrada o en los comentarios anteriores...

Si aún continuáis por aquí leyéndome semana tras semana (de nuevo, miles de gracias) será porque os gusta lo que leéis, así que me gustaría que en esta entrada me comentaseis que apartado es el que más os gusta, ¿las canciones, las recetas, los "trapos sucios" sobre los alemanes, las curiosidades sobre el alemán? Por poner algunos ejemplos, que son muchos más.

Aparte de eso, ¿hay algo sobre lo que no escribo que os parezca interesante? ¿Algo nuevo que podría incluir en el blog?

Y bueno, para agradeceros que aún sigáis ahí conmigo, y espero que lo estéis durante muchos años más, voy a hacer un pequeño sorteo.

El año pasado sorteé una pequeña puerta de Brandeburgo impresa en 3D por mi compañero de piso. La verdad es que quedó super chula, y la foto de Roseta, la ganadora, me encantó.


Este año he decidido tirar por el lado cultural. Uno de los nuevos apartados de este año han sido pequeñas sinopsis de los libros alemanes que me voy leyendo. Uno de ellos fue Mieses Karma de David Safier, tiene un estilo muy fresco y no me pareció complicado de leer, así que ese va a ser mi regalo: Mieses Karma de David Safier en tapa dura.

Para participar tan solo tenéis que dejar un comentario respondiendo a las dos preguntas que anteriormente expuse:

- El tema que más os gusta.
- Que añadiríais.

A parte de eso, escribid si queréis participar en el concurso. ¿Por qué necesito que pongáis esto? Pues porque si ya os habéis leído el libro o eso de la lectura no va con vosotros, no tiene mucho sentido que os lo envíe, prefiero que lo tenga alguien que realmente lo vaya a leer.

Si aún no sabéis mucho alemán pero estáis en ello no dudéis en participar, el mío lo tuve durante unos años en la estantería hasta que pude enfrentarme a él y salir victoriosa. Fue el primer libro que me leí en alemán que no me había leído anteriormente en español, y creo que por eso también le tengo un cariño especial.


De entre los (numerosos) comentarios que haya elegiré uno al azar y lo anunciaré en la entrada del 23 de noviembre. Así que para saber a quién me tengo que dirigir, tan solo podré escoger entre los que escriban identificándose, por lo que los Anónimos quedan descartados. Daré una semana de plazo para que la persona se ponga en contacto conmigo a través del correo del blog y si no lo hace elegiré a alguien más.

No quiero hacer menciones de agradecimiento específicas, pues seguro que me voy a dejar a alguien, pero ya son unos añitos con vosotros y aunque no tengo una relación estrecha con nadie, comentario tras comentario se va creando alguna especie de conexión con aquellos que de forma más o menos asidua me escribís.

De nuevo, gracias por vuestros comentarios y visitas, espero que sigamos descubriendo muchos más cosas sobre Alemania durante mucho tiempo.

Un saludo y que paséis un buen fin de semana!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...