16 de octubre de 2015

Descalzos

Hace ya un tiempo hablamos de esa tradición que tienen los alemanes por descalzarse en las casas. La verdad es que para mí ya es algo que se ha convertido en normal. Siempre que voy a casa de alguien pregunto si tengo que quitarme los zapatos, y si tengo que hacerlo no me molesta para nada (para evitar situaciones bochornosas he tirado todos los calcetines con agujero, por si acaso).

Yo pensaba que este gusto por el descalce se hacía en las casas, para evitar ensuciar el suelo. En invierno y otoño, primavera y muchas veces hasta en verano, tenemos lluvia, así que los zapatos suelen estar casi siempre mojados. Y a nadie le gusta que le dejen la marca de las suelas por todo el parqué o que le manchen la moqueta.

Pero curiosamente en este verano hemos tenido días de muchísimo calor en los que no ha caído ni una sola gota de agua, pero aún así los alemanes se descalzaban, más aún si cabe.

Trabajo en una clínica de fisioterapia y cuando tuvimos aquellos días de calor extremo todos mis compañeros trabajaban descalzos, incluso algunos pacientes se quitaban los zapatos nada más entrar en la clínica.

Hace unas semanas terminé de hacer un curso relacionado con mi profesión, rodeada de alemanes. Durante este curso nos tocó vivir una pequeña ola de calor y todos mis compañeros iban descalzos por las instalaciones. Era automático, entraban y dejaban los zapatos olvidados en una esquina. Pero no es que solo que se quitasen los zapatos, los calcetines iban siempre detrás y así se pasaban el día, hasta iban al baño descalzos, cosa que me parece un tanto antihigiénico.

¿Qué gracia tendrá ir descalzo por la vida?


Al final tuve que probarlo, y la verdad es que llegué a entenderlo. De alguna manera con los pinrreles aireados el calor se soporta mucho mejor y te sientes más cómodo. Pero lo más sorprendente es que la situación en la que te encuentras se vuelve más distendida. Era muy curioso, pues en el curso cuando íbamos descalzos la atmósfera era mucho más agradable, todo se volvía más familiar.
Y cuando voy descalza en la clínica la primera impresión de los pacientes no es de extrañeza, es incluso al contrario, los noto mucho más relajados, es como si confiasen más en mi.

Siempre se ha dicho que andar descalzo es bueno para el cuerpo, el pie no está hecho para estar aprisionado con tan solo un mínimo de movilidad. De hecho técnicamente podríamos hacer lo mismo con los pies que con las manos, pues prácticamente tenemos los mismos músculos en los dos lados.
Y andar descalzo por la playa es uno de los mayores placeres que existen.

Pero eso es algo que nosotros mismos experimentamos, somos nosotros los que lo vivimos. Entonces ¿cómo puede ser que alguien descalzo nos tranquilice? ¿Qué ocurrirá en las cabezas?
Solo puedo hacer elucubraciones.
Si la persona que tenemos en frente se encuentra a gusto, está tranquila, de alguna manera esa energía pasará a nosotros.

En España nunca había vivido estas cosas, allí lo de descalzarse no es algo que se haga demasiado a menudo, en cambio en Alemania es muy común. Y quitando lo de ir al baño sin zapatos, es una costumbre teutona que me encanta y practico con gusto.

¿Alguna habéis vivido alguna situación de estas?

________

¿Curioso? ¿Interesante? ¿Descabellado? Los alemanes nunca van a dejar de sorprendernos, siempre habrá algo nuevo que descubrir. Si quieres conocer más "alemanadas", esas costumbres de los alemanes que nos resultan curiosas, échale un vistazo a esta página.


Un saludo!!





10 comentarios:

  1. Hola Ireneee!
    jajajja como siempre sacando a relucir cualquier aspecto curioso de la vida en Deutschland!! Y la verdad es que con eso hasta yo me he quedado con las patas vueltas más de una vez: sobre todo en verano con el calor... los he visto por las calles descalzos!! Y no una vez, en plan... esa o aquel lleva los zapatos en la mano, será que le molestan. No! Hasta de ir sin ellos encima o en la bici descalzo!! Jóvenes, ancianos, grupos de amigos mixtos (calzados y sin calzar)...
    Todo muy raro, porque entiendo que sea muy natural, pero muchas veces las aceras de una ciudad no están lo que se dice muy limpias. Supongo que lo harán convencidos... hasta que pisen algo puntiagudo y se hagan una avería.
    Bueno, me alegro de que sigas acordándote de compartir esos pequenos detalles que nos asaltan de vez en cuando y te dejan intrigado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas!
      Lo de ir por la calle descalzo lo he visto alguna vez, pero muy pocas y siempre eran jóvenes con pintas un tanto extrañas... Pero sí, hay que echarle valor para salir a la ciudad sin llevar zapatos, por muy natural que uno quiera ser.
      Un saludo y buen finde!

      Eliminar
  2. Holaaaa,

    Yo lo he vivido así también y desde el primer dia...vaya diferencia con España, eh? Digo lo del primer día, porque al llegar a Alemania con mis maletas, staba ya en la calle de mi primera WG pero no podía encontrar mi portal (estaba un poco escondido), así que, para no tener que dar más vueltas tan cargada, llamé al móvil a mi compi de piso para que saliera a buscarme a la calle y... SALIO A LA CALLE DESCALZO A POR MI!!! Patitiesa me quedé! jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas Roseta!
      Tu cara en aquel momento tuvo que ser muy buena. Empezaste con las alemanadas desde bien pronto.
      Que pases un buen finde.
      Un saludo!!

      Eliminar
  3. Este verano me toco ver a una criatura caminando descalzo por el Einkaufzentrum, la verdad es que no lo encontré higiénico eso de dejar caminar a un bebe sin zapatos por donde todos pisan. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Carolina.
      Pues no, no es nada higiénico, sobretodo porque los bebes luego se llevan los pies a la boca...
      Un saludo!!

      Eliminar
  4. Extracto de una invitacion a una fiesta:·

    Party hard!!! (Aber bitte saubere Socken...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio? Que bueno, les faltó poner que tampoco tuviesen agujeros. Imagino que no le echaste una foto...
      Un saludo!!

      Eliminar
  5. Un par de dias después de leer esta entrada veo a dos peregrinas ( por la acera de mi calle pasa el camino de Santiago) en un banco descalzas con las botas y calcetines aireandose. Estábamos a unos 4 grados. Me acordé de lo que contaste y al ir a pasar por su lado agucé el oido y si, eran alemanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas Gloria! Si es que se delatan a si mismos... 4 grados son muy pocos para airearse los pies, más que airear diría congelar.
      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...