1 de junio de 2015

Diferencias España y Alemania

Ahora que llegan a Alemania las lluvias torrenciales sin previo aviso me he dado cuenta de algo que me falta en este país.
En España la gran mayoría de los edificios tienen en la fachada un desnivel, por lo general a partir del primero la pared suele sobresalir un poco, lo suficiente como para dejar un pequeño tejado en la calle, un muy apreciado pasillo de salvación para protegernos del sol o la lluvia, cuando el paraguas se ha quedado en casa descansando...
Pues en Alemania ese tejado salvador no existe, son muy pocos los edificios que tienen fachadas desniveladas. Así que lo de irse refugiando de la lluvia saltando de tejado a tejado, y tiro porque me toca, no vale. Como se ponga a llover y no llevemos algo con lo que protegernos vamos a llegar calados a nuestro destino, pues hay muy pocos lugares en la calle donde poder resguardarse.


Al igual que las tormentas aparecen de pronto, también lo puede hacer el sol. Sin que nadie lo haya esperando, aunque no por eso menos deseado, con mucho esfuerzo, el sol consigue abrirse  un hueco a través del manto de nubes que con amor y mucho mimo cubren siempre Alemania.
Este acontecimiento puede pillarte en cualquier lugar y por mucho que quieras, por mucho que lo hayas deseado, aunque no tengas nada que hacer y solo te apetezca disfrutar de esos rayos de sol, va a ser muy complicado que lo hagas. Si estás cerca de un parque no importa mucho, el césped siempre nos acoge, pero si estamos por la calle... No vamos a encontrar ni un solo banco en el cual podamos disfrutar de tal milagro.
En Alemania los bancos para sentarse están contados. Tengo la teoría que hay uno por cada millón de habitantes. Por aquí hay pequeñas avenidas con jardines enel medio, con árboles, flores y césped, todo muy bonito y cuidado, pero no vislumbraremos ni un solo banco por los alrededores...
Vale que lo que les gusta a los alemanes es sentarse en la hierba, pero hay algunas veces en las que la ropa lo impide o la salud. Nunca verás un grupito de señoras mayores en la calle, tomando el sol y cotilleando. ¿Será por la inexistencia de estos objetos? Probablemente. Porque quien os diga que los alemanes no cotillean os está mintiendo descaradamente, si hasta tienen una expresión para eso. Klatsch und Trasch.
La falta de estos bancos hace que los alemanes deban de utilizar la imaginación y al final acabamos viendo escenas como estas.


En España todas las ciudades tienen un mercado, de los de verdad. Un edifico cerrado, con paredes y techo. Con puestos fijos y asignados.
En Alemania esto es algo casi imposible de encontrar. Por aquí se compra en los supermercados. También podemos encontrar algunas tiendas pequeñas, fruterías en su mayoría, que curiosamente suelen estar regentadas por turcos.
Algunos días de la semana ponen mercadillos en la plaza del mercado, para hacer honor a su nombre, pero mercado como tal solo vi uno en Berlín y lo que más predominaba era la carnicería.

Y otra diferencia curiosidad que me ha llamado la atención ha sido la forma en la que tienen de vender los huevos.
Podemos comprar el típico pack de seis unidades, e incluso en algunos supermercados es posible seleccionar tu mismo los huevos y llevarte el número que quieras.
También disponemos de otra posibilidad con más cantidad. Doce, pensaréis. La docena de huevos. Pues no, curiosamente en Alemania no existe esto. Aquí son o bien 6 huevos o 10. ¿A razón de...? Ni idea. Tampoco es algo importante, pero siempre me pareció curioso esto.
¿Y en el resto de países? ¿De cuantos son los paquetes de huevos?


¿Habéis notado estas diferencias de España y Alemania? ¿Es también distinto en otros países del mundo?

Os dejo una entrada que escribí hace tiempo con otras cuantas diferencias, pero en este caso de cosas que no tenemos o hacemos en España. Encuentra las diferencias.

Un saludo!!


10 comentarios:

  1. Saludos, Irene! Lo de los huevos te diré que en mi país natal se podían comprar la cantidad que escogieras. Cuando llegué a México, me llamó mucho la atención de que muchas cosas se vendieran por docena - ves, para mí es inexplicable por qué la docena es un número tan importante? La cantidad de 10 la veo muy práctica: puedes calcular en cuánto te sale un huevo (o una flor, o cualquier cosa), pero con la docena tienes que hacer cálculos más complicados... Y, en cuanto a los mercados, en Leipzig sí se conserva la tradición y casi todos los días de la semana hay mercados en ruedas en diferentes partes de la ciudad - frutas, verduras, comidas preparadas, bebidas, etc. A mí me parece una bonita tradición... Lo de la lluvia me llama la atención de que, en realidad, a los alemanes no les molesta en absoluto... Se pasean como si fuera un día soleado, sin prisa, tranquilos, hacen todo lo que tienen planeado hacer, es como si no notaran que todo está mojado, muchos ni llevan paraguas... Hoy, por ejemplo, estuvo lloviendo todo el día, pero el zoológico estaba bastante lleno de visitantes que con toda la calma del mundo se quedaban contemplando a los animales y paseaban... Nosotros nos alemanizamos también :-) Una experiencia disfrutable... Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Diana.No tengo ni idea de porque el 12. Hay bastantes cosas que se compran de a 6, como los huevos y los yogures, así que sería el doble, por hacer el precio más sencillo. Pero quien sabe.
      Los mercados en las plazas los he visto en muchísimas ciudades alemanas, pero los que son en un edificio no.
      Lluvia y alemanes es una relación complicada, a nosotros nos molesta, pero si creces con ello te tienes que acabar acostumbrando, sino no saldrás a la calle casi nunca...
      Un saludo!!

      Eliminar
  2. En Viena hay bancos, muchos bancos. En todos los parques de la ciudad y en muchas calles también. Y les dan buen uso. También hay muchos mercados, son al aire libre, alternan puestos fijos con otros que montan y desmontan en el día, y bastantes de ellos están de lunes a sábado.

    En lo que sí que están de acuerdo con los teutones del norte es en los huevos. De 6 en 6 o de 10 en 10. ¿Por qué? ¡Misterio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas!! Afortunados vosotros con los bancos, disfrutalos en los días de sol por nosotros.
      Los mercados al aire libre también existen aquí, hay muchísimos, pero los que están dentro de un edificio son los que me faltan. ¿Hay de esos allí?
      Un saludo!!

      Eliminar
    2. No, techados no hay. Y es curioso, porque Budapest está a tiro de piedra y allí tienen varios. Así que no somos los españoles los únicos raros :D.

      Eliminar
    3. Si que es curioso, estaría curioso saber si existen en otros países del mundo, a ver quienes son realmente los raros.
      Un saludo!!

      Eliminar
  3. Buenas! Una cosa que recientemente me ha llamado mucho la atención son las colas para esperar el autobús. Llevo aquí desde octubre, pero finalmente el pasado día 18 de mayo pude empezar el integrationskurse en Holzminden (Niedersachsen), soy doblemente afortunado ya que tengo subvencionados tanto el curso como el transporte (que por cierto, aquí es escandalosamente caro, con un bonobús C2 que cuesta 99 euros y se puede ir por toda la comunidad de madrid, mientras aquí el bonobus para ir dos pueblos más allá cuesta casi 150 euros). A lo que iba, todos los días cojo el autobús para ir y volver. Y como siempre hago, espero religiosamente detrás del último, pero veo para mi sorpresa que cuando viene el autobús la gente pasa olímpicamente de toda cola que haya! jóvenes, adultos o mayores, se ponen al principio del todo sin pudor y nadie dice nada! He estado hablando con conocidos alemanes y a todos les parece lo más normal del mundo, incuso una se reía de lo estrictos que somos los españoles haciendo la cola para el autobús, y yo pensando que esperar en la cola era un mínimo de educación. En mil cosas aquí son más educados y cívicos, pero oye, que se pasen la cola de espera por el arco del triunfo es algo que todavía me choca jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Stefan.
      Los precios del tren en Alemania son tremendamente altos, a mi también me sorprendió cuando llegué.
      Las colas en Alemania... son un tanto raras, en el supermercado, panaderías y demás tiendas las hacen estupendamente, pero cuando son para entrar a algún lugar... no saben hacer cola. Esto puede dar para una entrada, algo para estudiar.
      ¿Cómo va la adaptación al país?
      Un saludo!!

      Eliminar
  4. Buenas! No es muy difícil la adaptación ya que soy medio alemán y estoy mas o menos familiarizado con la cultura alemana, aunque siempre descubro cosas nuevas. Gracias a mi condición de medio alemán (mi madre es de Hannover) obtuve la nacionalidad alemana en menos de un mes, pero es un poco humillante ser un alemán que sólo chapurrea alemán jaja, aunque bueno, el curso termina en febrero y para entonces se supone que tendré un B1, algo es algo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas!! Uy, eso del idioma tiene que ser un poco extraño, pero bueno, todo se consigue.
      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...