25 de mayo de 2015

Servilletas y alemanes

No se sabe la razón por la cual la guerra que lidiaron los alemanes y las servilletas no ha sido recogida en la historia. En ningún lado queda documentada, pero os aseguro que esa batalla existió. Debió de ser muy sangrienta, con muchas bajas y con un gran odio acumulado, pues a día de hoy, cuando ya han pasado no se sabe cuanto tiempo, los alemanes aún les tienen rencor. No me extrañaría mucho que algún día tomasen venganza...

Y es que a no ser que sea algo estrictamente necesario, una cuestión de vida o muerte, un alemán jamás utilizará una servilleta mientras come.
Si os invitan a una comida en una casa alemana es altamente probable que las servilletas falten en la mesa, es más, es posible que por no haber, no haya ni una sola en toda la casa.
A no ser que vayan a comer algo especialmente pringoso, en plan comer con las manos o rozando ese extremo, nunca utilizan las servilletas.

¿Cómo se limpian? Porque ya os aseguro yo que al igual que todo mortal, los teutones se ensucian la boca cuando comen spaguetis con tomate. La técnica alemana de limpieza sin servilleta ha sido depurada con los años, generación tras generación. Consiste en realizar un sencillo gesto. Pasarse lo más disimuladamente posible un dedo por la boca, en un gesto suave y seguir comiendo como si no te acabases de limpiar el chorretón con la mano.


Cuando llevamos poco tiempo en el país es posible que no nos demos cuenta de este hecho, pero conforme van pasando las semanas y vamos conociendo autóctonos terminamos sociabilizando con ellos, lo que en muchos casos implica comer con ellos. No en todos los restaurantes podemos ver las secuelas de aquella terrible batalla, pues curiosamente en estos lugares las servilletas siempre están en las mesas. Pero cuando vamos a un local en el que nos servimos nosotros mismos, donde los cubiertos y demás no están en la mesa, es aquí cuando vislumbraremos este hecho.

Imaginaos que somos los últimos en llegar a la mesa y cuando lo hacéis veis que se os han olvidado las servilletas, os vais a levantar y preguntáis si alguien más quiere una. Casi pregunta retórica, cuestión de educación, todo el mundo va a querer una servilleta, obvio, ¿no? Pues no. Para nuestra mayúscula sorpresa muchos de ellos nos van a decir que no, danke, que no hace falta... Y luego los veis poniendo en práctica la técnica perfeccionada de limpiado de boca con la mano...
Si por algún casual lleváis servilletas para todos y las repartís, es improbable que no os la vayan a aceptar, pero muy posiblemente alguien os mire con cara rara, en plan, "¿para que diablos me traes esto? Solo me voy a comer un filetaco con patatas."

Es algo que siempre me ha llamado la atención, los he visto hasta comer spaguetis con tomate sin usar las servilletas... No sé que problema tendrán con eso, pero creo que es algo que realmente deberían hacerse mirar... Queda horroroso... Una chica super mona, con su maquillaje bien puesto y su ropa elegante limpiándose la boca con la mano... Le quita todo el glamour.


No sé si soy yo la única que ha vivido esto, por mi propia salud mental espero no serlo. Por favor, decidme que no solo a mi me ha pasado esto, que vosotros también lo habéis visto, que no me estoy volviendo loca...


Pero esto no es todo, hay muchísimas cosas más, situaciones curiosas que solo hacen los alemanes, Alemanadas.

Un saludo!!


11 comentarios:

  1. Yo se lo he preguntado a muchos y su argumento es que es un gasto inutil, para qué gastar servilletas pudiéndote no manchar? Además son antiecológicas: las servilletas de papel van a la basura y contaminan, las de tela hay que lavarlas y el jabón es malo para el medio ambiente. No es que comparta su opinión, sólo repito lo que me han contado ellos. La otra curiosa costumbre de no usar manteles tiene el mismo origen. Enhorabuena por tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Toni. La verdad es que a mi nunca se me ocurrió preguntar, pero es un buen argumento, al menos lo del medio ambiente. Lo de no mancharse... ¿y si te pasa? No tienes nada con lo que limpiarte.
      En fin... otra diferencia cultural, diría yo.
      Un saludo!!

      Eliminar
  2. Una pregunta un poco tonta. Depende que comas de ensucias. ¿Cómo se limpian?
    Sobre poner un mantel en la mesa (en casa) no cuesta ponerlo de plástico, cuando acabas de comer se limpia perfectamente y la mesa queda intacta.

    Creo que estos alemanas son exagerados tampoco hay que llegar a ese extremo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas!! Si te ensucias te limpias con el dedo, disimuladamente. Solo cuando no hay más remedio cogen las servilletas.
      Aunque por lo que parece ser esto va un poco por zonas, y parece que a mi me ha tocado vivir en la que no las usan.
      Un saludo!!

      Eliminar
    2. Mi duda es, ¿como se limpian el dedo? ¿se lo chupan? ¿se limpian en la espalda del de al lado? ¿lo restriegan debajo de la mesa?

      Eliminar
    3. Buenas!! Pues esa es una muy buena pregunta... Me fijaré a ver donde terminan los dedos sucios.
      Un saludo!

      Eliminar
  3. Este post me pilló estando de vacaciones y lo acabo de descubrir. ¡¡¡Me he reído muchísimo!!! Sq es imposible plasmar mejor las fases por las q uno pasa con este tema...jajajajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Roseta. Tú también lo has vivido, ¿verdad? A mi aún me sigue sorprendiendo la maestría con la que lo hacen.
      Un saludo!!

      Eliminar
  4. ¿Y no acaban alguna vez limpiándose en la manga?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas!
      Pues la verdad es que nunca les he visto llegar a tal extremo, pero quien sabe...
      Un saludo!!

      Eliminar
  5. Yo trabajo en un restaurante y vi que sólo ponían una servilleta y que casi nunca nadie la utilizaba, sinceramente me parece de tacaños y de guardo, que lo son y muuuuucho,porque me regañaban si opinaba de porque no utilizan el método que he visto en España. Si... Te regalan por.preguntar e incluso opinar, muy... Ya, me entendéis.

    ResponderEliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...