29 de enero de 2015

Alemanización

No lo podemos evitar, el hombre es un animal de costumbres y cuando nos sacan de nuestra rutina nos cuesta adaptarnos a la nueva situación. Por suerte algunos lo llevan mejor que otros y acaban por aceptar como propias estas nuevas costumbres.

Donde fueres haz lo que vieres, siempre se ha dicho. Y si vivimos en Alemania tenemos que adaptarnos a los alemanes, sus hábitos y manías.

Al principio todo cuesta un poco, algunas cosas te chocan mucho, otras nada y otras demasiado. Descalzarse al entrar a una casa, no hacer ruido más allá de las 10 de la noche, bares donde escuchas al de enfrente sin necesidad de gritar, perros en Zara, el cierre de las tiendas a las 6 de la tarde, la poca casi nula iluminación de las calles y un muy largo etcétera.

Vives aquí, lo ves todos los días y no te das cuenta, pero poco a poco todo esto comienza a ser asimilado por tu cerebro y al final termina por hasta parecerte normal.
Con todo lo que está lloviendo, claro que me quito los zapatos al entrar a tu casa, no quiero dejarte el suelo lleno de barro, faltaría más.
Es un gusto estar en casa leyendo un libro antes de irte a la cama sin tener que escuchar a los vecinos de arriba. Que a tí te parece muy bien que la madre esté enfadada porque el padre no le ayuda nada en las tareas de casa, pero como nadie te ha dado vela en el entierro y no vas a poder opinar, preferirías ahorrarte todo el drama.
No acabar medio afónica tras los fines de semana es también algo bastante apreciado.
Poder disfrutar de la compañía de tu perro hasta cuando vas a comprar ropa es algo que solo valoras cuando puedes hacerlo. ¿Por qué no voy a poder entrar a la tienda con él? No se va a hacer pis en ningún montón de ropa tirado por los suelos ni se va a comer los calcetines.
Nunca podrás encontrarle el lado bueno al hecho de que las tiendas cierren pronto hasta que no trabajes en una de ellas.
Es cierto que hay tan pocas farolas que por las noches no ves nada, y a veces el atinar a abrir la puerta es un gran reto. Pero mirándolo por el lado positivo, vives en una gran ciudad y ayer viste una estrella fugaz desde el balcón, ¿cuántas veces habéis visto un cielo estrellado en las grandes ciudades españolas?

Todo es muy justificable y todo tiene mucho sentido. ¿Cómo vas a tirar una botella de plástico a la basura? ¡Que tiene pfand hombre!

Y es aquí, cuando llega este momento, no os queda más remedio, queráis o no queráis, debéis de aceptarlo, os estáis alemanizando. ¿Esto es bueno? ¿Malo? Quien sabe, yo prefiero llamarlo supervivencia. Siempre será más sencillo y saludable adaptarse al entorno que ir a contracorriente.

Cenar pronto tiene sus ventajas y no importa que comas mucho, antes de irte a dormir ya habrás hecho la digestión, así que se acabaron las pesadillas. Lo de comer a las 12 de la mañana lo llevas un poco peor, pero eso sí, los fines de semana son sagrados y no piensas meterte ni una miga de pan en la boca hasta las 2 de la tarde.
Y al fin y al cabo los semáforos están para algo y el rojo no es un verde camuflado, por mucho que algunos quieran verlo así.

Luego llega ese momento de vuelta a casa, por vacaciones o para siempre y aunque parezca mentira, nos toca hacer todo el proceso de nuevo, pero a la inversa.
A las siete de la tarde llega tu madre y te dice que os vais de compras, ¿a las siete? ¡Si ya está todo cerrado! Pero no...
Cuando estáis allí y vas a pagar se te queda cara de boba cuando la dependienta te pide el DNI, hacía ya tanto que nadie te lo pedía... Lo habrás metido en la cartera ¿no?
Enumeremos los sanitarios que tenemos en nuestro baño alemán, ducha, lavabo e inodoro, tres en total, o cuatro si también tiene bañera. Pero ¿el bidé? Nunca veréis uno en Alemania. Al principio os molestará la falta del mismo, luego os acostumbraréis y cuando vayáis a España ni lo utilizaréis. Será un chisme más ahí puesto, sin ninguna función aparente. Es lo que tiene el hombre y sus costumbres...
Las ventanas alemanas suelen ser bastante grandes, con la poca luz que hay, siempre intentan aprovecharla al máximo. Pero lo más curioso es que son ventanas muy simples, sin muchas cosas añadidas, un visillo a lo sumo. Pocas cortinas y ninguna reja, sin importar que vivas en un bajo , y que alguien por la calle pueda verte perfectamente desde fuera y si dejas la ventana abierta se te cuela por ella. Y hay otra cosa que nunca encontrarás en una ventana alemana, las mosquiteras. A pesar de lo prácticas que son jamás he visto una y esto es algo que creo los alemanes si que utilizarían, pues en verano les encanta tener las ventanas medio abiertas y claro, al final la casa termina llena de todo tipo de voladores, avispas incluidas, por supuesto.

Eso sí, una cosa queda completa y absolutamente prohibida. Sin importar el tiempo que llevemos en Alemania nunca jamás, ni aunque os paguen destrocéis vuestra imagen, glamour y principios con las chanclas y los calcetines. Eso nunca sería perdonado, ¡nunca!



Muchas diferencias sacadas a relucir, algunas parecen sin importancia, pero al principio todo esto puede hacerse un poco cuesta arriba. Paciencia y mente abierta. Está claro que uno no tiene que tomar todo por válido, la crítica también es útil y porque los alemanes siempre hagan algo no significa que nosotros también debamos de hacerlo, somos españoles y algunas veces está bien marcara esa diferencia. Pero si nunca intentamos adaptarnos, la experiencia en este país va a ser muy dura. A los alemanes no les gusta la gente que no se adapta, mucho menos la que ni lo intenta y ya sabemos que los teutones pueden ser muy fríos.
Además, eso de volver a España y ver el país desde otra perspectiva, con otros ojos, readaptarnos, eso también es muy importante y hay que saber valorarlo. Que los españoles siempre hagan algo no significa que nosotros también debamos hacer lo mismo, hemos vivido otras experiencias, hemos adquirido otras costumbres y está bien que esto nos haga diferentes al resto de españoles.

Así que no tengáis miedo e ignorar a esa gente que os come la cabeza, alemanizarse no es algo malo, no os vais a convertir en teutones ni vais a ser menos españoles. Pero es muy posible que vuestra vida mejore, y el vaso comience a estar medio lleno...


Seguro que muchos de vosotros habéis pasado o estáis pasando por este proceso de adaptación ¿cómo lo estáis llevando? ¿se os ocurren más diferencias?
Yo siempre hablo y comparo España con Alemania, que es lo que conozco, pero la gente que provenga de América Latina es posible que tenga que adaptarse a otras cosas, otras diferencias entre su país y Alemania ¿nos contáis?

________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!





26 de enero de 2015

Coblenza


La ciudad de Koblenz, Coblenza en español, se encuentra en el estado federado de Renania-Platinado.
Los ríos Rin y Mosela pasan por la ciudad y es aquí, en el Deutsches Eck, donde se unen.
Con una población de alrededor de 106.000 habitantes, Koblenz es la tercera ciudad más grande del estado.
Se encuentra situada a unos 100 km de la capital del Bundesland, Mainz. Berlín está a algo más de 600 km y la frontera con Bélgica se encuentra a 120 km.

Fue fundada en el 30 a.C. por el emperador Tiberio con el nombre de Castrum apud Confluentes (ya que como ya hemos visto dos ríos importantes confluyen aquí) y con el  paso de los siglos este nombre fue cambiando hasta el actual, Koblenz. No es la única ciudad alemana fundada por los romanos con un nombre en latín que ha llegado a nuestros días con un nombre derivado del antiguo original.

Durante los siglos XII y XVIII perteneció a los arzobispos de Tréveris (Trier) y en el año 1690 la hicieron capital de su principado.
En la Segunda Guerra Mundial sufrió muchísimos daños y tuvo que ser prácticamente reconstruida desde la nada.

La estación central se encuentra relativamente cerca de los puntos de interés turístico, el paseo por sus calles y el casco antiguo es muy agradable.


La esquina alemana - Deutsches Eck


Se encuentra justo en el extremo de la península que separa la confluencia de los ríos Mosela y Rin.
En 1216 el arzobispo Dietrich II. von Wied les otorgó a los caballeros de la Orden Teutónica (Deutscher Orden) una parte de los terrenos de la iglesia de St. Kastor, donde se encontraba el hospital de San Nicolás. Se presupone que lo hizo para que así la orden se encargase de la protección de dicho hospital ante posibles ataques.
Los Caballeros Teutónicos fijaron su casa en estos terrenos, Deutschherrenhaus. En la actualidad este edificio es el Museo de Ludwig, situado justo detrás de la iglesia de St. Kastor.

Deutschherrenhaus. Foto sacada de google.

El nombre de este lugar fue derivando con el tiempo, primero a Deutscher Ordt y posteriormente a Deutsches Eck, con lo que lo conocemos en la actualidad. Aunque si nos regimos por el nombre original, la traducción debería ser la esquina de los teutones.

En uno de los vértices de esta esquina encontramos la estatua ecuestre conmemorativa del Emperador Guillermo I de Alemania, Kaiser Wilhelm I. Esta fue construida a finales del siglo XIX. Durante la II Guerra Mundial quedó absolutamente destruida.



Monumento del Kaiser Wilhelm I tras la Segunda Guerra Mundial.


En la actualidad la estatua está completamente reconstruida y en la parte trasera se han colocado los escudos de los 16 Bundesland que componen el país. Es posible subir a la parte de arriba del pedestal donde se tienen unas muy buenas vistas de la confluencia de los dos ríos. Además es posible apreciar claramente el punto exacto donde se juntan el Rin y el Mosela, pues los colores del agua son un poco diferentes.



En la península que separa el Rin y el Mosela están las banderas de los 16 estados federados alemanes, así como la bandera del país. Como símbolo al nombre que lleva, la esquina alemana, un país unificado.


St. Kastor


Es la iglesia principal de Koblenz. Su construcción comenzó en la segunda mitad del siglo XI, y finalizó a principios del siglo XIII. Es de estilo románico renano.



La Fortaleza de Ehrenbreitstein - Festung Ehrenbreitstein

Es una fortaleza ubicada en la orilla del río Rin, justo en la confluencia de este con el Mosela. Se encuentra a una altura de 118 metros.
Fue construida en el siglo XVI a partir de los cimientos de un antiguo castillo del año 1000.
Durante un corto periodo de tiempo fue la residencia de los principes electores de Tréveris. Los franceses desmantelaron esta fortaleza en 1801. El ejercito prusiano lo utilizó como puesto defensivo hasta el 1918.

Foto sacada de google
En la actualidad pertenece al estado federado de Renania - Platinado. Es utilizado como museo, albergue juvenil y como dependencias administrativas.
En 2002 ingresó en la UNESCO como patrimonio del Valle Superior del Medio Rin.

Desde el otro lado del río es posible subir hasta este edificio a través de un teleférico que conecta las dos orillas. Los tickets se compran detrás de la iglesia de St. Kastor, desde allí también se realiza la salida y llegada del teleférico.
Las vistas que se tienen del paisaje desde aquí son impresionantes.

Foto sacada de google.
Ida y vuelta cuesta 9€, niños 4€.
También podemos comprar la entrada incluida a la fortaleza, cuesta 11,80€ los niños pagan 5,60€.



Florinskirche

Foto sacada de google.
Esta iglesia evangélica fue construida en el siglo XII.


El palacio - Das Kurfürstliche Schloss

Fue construido  entre los años 1777 y 1793 para ser la residencia del último arzobispo príncipe elector, Clemente de Sajonia. El emperador Guillermo I de Alemania también residió aquí durante una corta temporada.


Durante la Segunda Guerra Mundial este palacio fue completamente destruido y no fue hasta los años 50 cuando se inició su restauración.
En el 2002 fue reconocido por la UNESCO como patrimonio del Valle Superior del Medio Rin.


Iglesia de Nuestra Señora - Liebfrauenkirche


Iglesia románica de finales del siglo XII.


Plaza de los Jesuitas - Jesuitenplatz

Foto sacada de google.
Esta plaza es en realidad el patio de un antiguo colegio jesuita que fue construido a finales del siglo XVI.

La columna de la historia - Historiensäule

Colocada en el año 2000, es una fuente en la que se encuentra una columna de 10,59 metros de altura donde en forma de pequeñas esculturas divididas en 10 escalones, se cuenta la historia de la ciudad de Coblenza.


De arriba a abajo las esculturas representan:

Actualidad - Una ciudad orientada hacia el futuro.
Segunda Guerra Mundial - Destrucción en 1944.
Siglos XIX y XX - Imperio prusiano.
Alrededor de 1800 - Revolución francesa.
Siglos XVII y XVIII - Guerra de los Treinta años y la caza de brujas.
Siglos del XIII al XVI - Creciente y buena prosperidad de la ciudad.
Siglos XII y XIII - Las Cruzadas y la venta de esclavos.
Siglos del X al XII - Pasó de ser una parte de Francia a perteneces al Electorado de Tréveris.
Siglos del VI al IX - Tierras de la corona y lugar de conferencias.
Siglos del  I al V - Llegada y fundación de los romanos.


Antiguamente, hasta la destrucción de la ciudad en la II Guerra Mundial, en esta ubicación se encontraba una estatua conmemorativa a August Karl von Göben, un general de infantería prusiano al que le fue concedida la Cruz de Hierro por su servicio en la guerra franco-prusiana.


Edifico del gobierno prusiano - Das preußische Regierungsgebäude

Como su nombre indica, aquí se encontraba el gobierno de Prusia en la región de Coblenza.
Construido en 1725 fue uno de los pocos edificios que salieron casi indemnes en la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad uno de sus muchos sectores es utilizado como Oberlandesgericht, que vendría a ser algo así como el tribunal de la región de Koblenz.


En 2002 la UNESCO reconoció este edificio como patrimonio del Valle Superior del Medio Rin.  


Opinión personal: A mí me gustó bastante. Es una ciudad pequeñita y tranquila. El paseo por la orilla de los ríos, así como por las calles de la ciudad es muy agradable. Merece la pena venir y perderse por sus callecitas.



El río Mosela y la ciudad de Koblenz desde el Deutsches Eck.


¿Habéis estado alguna vez en esta ciudad? ¿Qué os pareció?

Disculpad que haya muchas fotos que no son hechas por mi, cuando vine de visita hasta aquí no tenía en mente este apartado del blog e hice fotos más personales.

________

Alemania es un país lleno de lugares con encanto que esperan ser descubiertas; grandes urbes, pequeñas ciudades y pueblos que parecen estancados en el tiempo. ¿Te animas a descubrirlas con nosotros? 


Un saludo!!



22 de enero de 2015

Los siete cuervos - Die sieben Raben

Érase una vez un hombre que tenía siete hijos pero ninguna hijita como siempre había deseado. Después de muchos intentos finalmente su mujer volvió a quedar en estado de buena esperanza y trajo al mundo a la tan deseada niña.
La alegría con la que la recibieron fue inmensa, todos estaban muy felices. Pero desgraciadamente el bebé era muy débil y pequeño. No sabían si iba a conseguir sobrevivir, así que decidieron bautizarla lo más pronto posible.
El padre mandó a uno de los hijos al pozo a recoger un poco de agua para poder realizar el bautizo. Los otros seis hermanos también querían ayudar y como todos pretendían ser los primeros en recoger el agua, los cubos acabaron cayendo al fondo del pozo. Este era tan profundo que les fue imposible alcanzarlos. Ninguno sabía que hacer y nadie se atrevía a volver a casa sin el agua para el bautizo.

El tiempo pasó y como ninguno de los hijos regresaba el padre comenzó a perder la paciencia.
- Seguro que esos holgazanes que han quedado jugando y se han olvidado de su tarea.

El padre tenía miedo de que su hija muriese sin haber sido bautizada y abrió en su cólera.
- ¡Ojalá los muchachos se convirtiesen en cuervos!

Nada más terminar de decirlo escuchó un zumbido sobre su cabeza y al mirar hacia arriba vio siete cuervos negros como el carbón que volaban sobre la casa.

Los padres quedaron muy entristecidos por la pérdida de sus siete hijos, ya que por más que lo intentaron nunca pudieron deshacer la maldición. Por eso se volcaron en el cuidado de la hijita que les quedaba y esta poco a poco fue creciendo sana y fuerte.

La niña nunca supo de la existencia de sus siete hermanos, pues sus padres nunca se atrevieronva contárselo. Hasta que un día la pequeña escuchó a alguien hablar sobre ellos y se sintió muy culpable por lo que le había pasado.

Muy enfadada fue hasta sus padres y les preguntó que si realmente había tenido hermanos. Los padres no pudieron ocultarle más tiempo la verdad y le contaron todo lo que había sucedido.

La niña pensaba día tras día en lo ocurrido pues sentía que era su obligación devolver a sus hermanos a su forma original. Pensaba y pensaba y no se quedó tranquila ni pudo descansar hasta que tomó la decisión de emprender el viaje busca de sus hermanos y deshacer la maldición, costase lo que costase.
No llevaba nada consigo, más allá de un anillito de sus padres como recuerdo, una rebanada de pan para el hambre, una pequeña botella de agua para la sed y una sillita para el cansancio.

Y así anduvo y anduvo hasta que llegó al final del mundo. Llegó hasta el Sol, pero este era demasiado caluroso y terrible. Y además devoraba niños pequeños. La niña salió de allí lo más deprisa que pudo y llegó hasta la Luna. Pero esta era demasiado fría y espantosa, además de mala. Cuando la Luna se dio cuenta de la presencia de la niña comenzó a hablar.
- Huelo, huelo carne humana.
La niña huyó despavorida de allí y llegó hasta las estrellas. Por suerte estas eran simpáticas y agradables. Además todas estaban sentadas en sus propias sillitas.
Cuando la niña llegó hasta ellas el lucero del Alba se levantó de su silla y se arrodilló delante de ella.
- Si no tienes el huesecillo no podrás abrir la Montaña de Cristal. Allí es donde están tus hermanos.

La niña cogió el huesecillo que la estrella le dio, lo envolvió en un pequeño trozo de tela y se puso de nuevo en marcha. Y así anduvo y anduvo hasta llegar a la montaña.
Cuando llegó la puerta estaba cerrada, así que sacó el paño para coger la llave, pero desgraciadamente esta no estaba allí. La niña había perdido el regalo que la buena estrella le había dado. ¿Qué haría ahora? Quería rescatar a sus hermanos, pero no tenía la llave que abría la puerta de la Montaña de Cristal. Así que la buena hermana cogió un cuchillo, se cortó uno de sus deditos y lo introdujo en la cerradura. Milagrosamente al girar el dedo la puerta se abrió



Al entrar se encontró con un pequeño enanito.
- Pequeña ¿qué es lo que estás buscando?
- Estoy buscando a mis hermanos, los siete cuervos.
- Los señores cuervos no están ahora mismo en casa – dijo el enanito – Pero si quieres puedes quedarte y esperar hasta que regresen.
Después el enanito puso la mesa para los señores cuervos. Con siete platitos y siete vasitos. La hermana cogió de cada platito un trocito de pan. Y de cada vasito tomó un traguito. Pero en el último vasito se le calló el anillito que llevaba consigo.

De pronto un gran estruendo resonó en toda la sala.
- Los señores cuervos están en casa – dijo el enanito.

Cuando llegaron quisieron comer y beber, así que se dirigieron a sus platitos y vasitos.
- ¿Quién ha comido de mi platito?  ¿Quién ha bebido de mi vasito? – dijeron uno tras otro – Esta es una boca humana.
Y cuando el último llegó hasta el fondo de su vaso y vio el anillito lo sacó emocionado e inmediatamente reconoció el anillo de su padre y de su madre.
- Dios santo, nuestra hermanita podría estar aquí. Si es así la maldición acabaría.
La niña estaba escondida detrás de la puerta y cuando escuchó las palabras de su hermano salió de allí. Justo en ese momento los cuervos volvieron a tomar su forma original. Todos se besaron y abrazaron y juntos emprendieron el camino de regreso a casa.




Este cuento no me suena de nada, creo que nunca lo había leído. ¿Qué os ha parecido? A mi la parte de la amputación de dedo para abrir la puerta me resulta un tanto macabra... pero ya estaban tardando mucho los hermanos Grimm en poner algo así en el cuento.
¿Moraleja? ¿Ten cuidado con lo que deseas por si se cumple? ¿Qué pensáis vosotros?

Los siete cuervos - Die sieben Raben, es el cuento número 25 del libro "Cuentos de la infancia y del hogar" escrito por los hermanos Grimm.
________

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado... pero aún quedan muchos más cuentos que leer, muchas historias por recordar y otras tantas por descubrir. ¿Te vienes? Cuentos de los hermanos Grimm.

Un saludo!!



19 de enero de 2015

Extremismo religioso y político

Después del trágico suceso del 7 de enero con el atentado en el Charlie Hebdo en París parece que los grupos extremistas islámicos están en pleno movimiento. En el punto de mira del mundo. Pero en Alemania llevábamos ya unos meses con disturbios y manifestaciones de grupos extremistas pro y contra el islam.

En Alemania hay muchísimos inmigrantes y la gran mayoría provienen de Turquía. A principios de los años 60 hubo una grave falta de mano de obra en Alemania, así que el ministro de trabajo promovió la contratación de trabajadores provenientes del extranjero. Seguro que todo esto os suena a más de uno pues de aquí salió el original Vente a Alemania Pepe. La gran mayoría de esos españoles que emigraron a Alemania regresaron a España, a diferencia de los turcos. Ellos se quedaron en el país y echaron raíces, tuvieron aquí a sus hijos y a sus nietos. Estamos hablando de inmigrantes de tercera generación. Gente que ha nacido aquí, que hasta sus padres han nacido aquí, pero aún así muchos los consideran como inmigrantes.



Y esto supone en algunas ocasiones un gran problema para el país.

A finales de octubre de 2014 hubo una manifestación en Colonia de un grupo que se denominan a si mismos "Hooligans contra salafistas". Hinchas violentos de la extrema derecha que profesan un odio exacerbado y desmedido contra los salafistas, se supone, pero al final, llevando su extremismo hasta el extremo, acaban metiendo a todos los musulmanes en el mismo saco.

En esta manifestación se mostraron como un grupo ultra violento con unas ideas de extrema derecha muy duras.



A parte de ellos tenemos un movimiento político que se opone a la islamización, son los Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente, en alemán Patriotische Europäer gegen die Islamisierung des Abendlandes, PEGIDA es el nombre con el que se les conoce.

Este grupo no utiliza abiertamente eslóganes racistas, sino que intentan ser siempre lo más políticamente correctos utilizando frases del tipo "Para la preservación de nuestra cultura", "Contra el fanatismo religioso" y "Contra las guerras religiosas en suelo alemán". Aunque también están los que dicen que los alemanes tienen paro porque los extranjeros les quitan a ellos los puestos de trabajo. Y al final terminan manifestándose contra todos los inmigrantes.

En día 5 de enero hubo manifestaciones en toda Alemania en contra de la xenofobia. Tres de los monumentos más importantes del país, la puerta de Brandeburgo, la catedral de Colonia y la ópera de Dresden, apagaron las luces en señal de protesta y desacuerdo con este grupo.

El 6 de enero el diario Bild publicó artículo con el titular No Pegida con las declaraciones de cincuenta personalidades alemanas en contra de este grupo.



Después tenemos los grupos opuestos. Salafistas. ¿Qué son?

El salafismo es un movimiento extremista del islam sunní, que reivindica el retorno a los orígenes del islam. Aquel que se predicaba en un principio, el islam de Mahoma, del Corán y la Sunna sin ningún tipo de modificación e interpretaciones posteriores a la llegada del Profeta.

Dentro del salafismo tenemos dos corrientes:

El salafismo de predicación, aquel que se opone a la violencia para conseguir sus objetivos.

El salafismo yihadista. Ellos justifican el combate armado con el fin de conseguir la liberación de los países musulmanes de toda ocupación occidental. Aunque también luchan contra aquellos musulmanes que no interpreten el islam de la misma forma que ellos lo hacen. Y el fin siempre justificará los medios.

En la ciudad de Wuppertal a principios de septiembre salió a la luz un grupo de policías, los llamados "policías salafístas". Este grupo recorría las calles de la ciudad con un chaleco naranja donde llevaban escrito "Policia de la Sharia" y amonestaban públicamente, no siempre de forma pacífica, a aquellos musulmanes que no cumpliesen debidamente las normas del islam. Mujeres que no fuesen debidamente tapadas, hombres bebiendo cerveza o jugando en casinos.



Son los musulmanes de este último grupo los que copan las portadas de los diarios.

Son muchos, tienen recursos para llevar a cabo sus operaciones y no tienen problemas en hacer lo que sea necesario para que su ley sea cumplida, ya sea contra occidente o contra otros musulmanes.



Los extremos y el fanatismo, sin importar como sean, siempre son muy peligrosos, pues nunca se sabe hasta donde puede llegar esa persona con tal de defender una idea, que según él, es la correcta.

Pero igual de peligroso es el generalizar. Dejadme aclarar un par de conceptos.

Árabe es aquella persona proveniente de un país en el cual se habla árabe. Lo que se denomina como arabófono. Y no tiene nada que ver con la religión, tan solo cuenta el idioma. Por lo que un turco o un iraní no son árabes.



Musulmán es un creyente de la religión de Mahoma. Por lo que es posible ser musulmán sin ser árabe. Al igual que es posible ser árabe y no ser musulmán, como lo son los coptos de Egipto, que de hecho son cristianos y árabes, pues el copto es una rama del cristianismo.



Islamismo es con lo que nos referimos a todo lo que tiene que ver con el Islam, ya sea religión, arquitectura, cultura o literatura.

Islamista es algo relacionado con los movimientos islámicos radicales. Los extremistas.

Si queréis saber más detalles del tema, en este blog lo amplían todo bastante bien.


Un salafista yihadista es islamista, pero el vecino de abajo puede ser simplemente musulmán y no tener nada que ver con las ideas de esta gente.

En occidente hemos llegado hasta un punto en el que nos hemos desapegado muchísimo de la religión, pero aún así no podemos olvidar que en nuestro continente también se promulgó el fanatismo religioso hasta llegar a matar en nombre de Dios, la Inquisición es un hecho y las Cruzadas tampoco se quedaron atrás.

Siempre se ha dicho que si no quieres discutir con alguien, nunca hables de política, religión o fútbol. Son tres temas que siempre generan extremos y cuando nos encontramos con alguien extremista que además es violento, eso es pelea segura. Esta gente, tanto los Hooligans, como los salafistas y demás grupos, se deja llevar por sus ideas y creencias, su verdad es la verdad y el resto está equivocado. ¿Qué hacéis vosotros cuando os encontráis con alguien así? Yo personalmente la ignoro. Dos no discuten si uno no quiere y yo no voy a intentar convencer a alguien que no quiere ser convencida. Simplemente me parece una pérdida de tiempo.

No se necesita mucha gente para crear el caos, unos pocos extremistas que se cruzan entre sí pueden provocar algo muy grande. Espero que tanto los grupos salafistas alemanes, como los hooligans o los miembros de la Pegida nunca lleguen a encontrarse.

Un saludo!!


15 de enero de 2015

Almas gemelas

Hace ya un tiempo vimos unas cuantas frases hechas sobre el tema del corazón, y ahora en esta ocasión vamos a seguir con ese tema.

En español tenemos una expresión muy conocida que seguro todo el mundo ha escuchado alguna vez. La media naranja.
Pero ¿de dónde viene esa frase? ¿Por qué una naranja?

Todo proviene de un mito griego. En su libro El banquete Platón narra el mito de Aristófanes, el cual dice que al principio de los tiempos la raza humana era originalmente perfecta. Éramos seres esféricos con dos caras opuestas sobre una misma cabeza. Teníamos cuatro brazos y cuatro piernas y con ellas nos desplazábamos rodando.
Había tres clases de seres, los que se componían de hombre + hombre. Los que eran mujer + mujer y los andróginos, hombre + mujer.
Estos seres eran extremadamente fuertes y vigorosos, pero también eran muy arrogantes. Y pensaron que su fortaleza era suficiente como para poder enfrentarse a los dioses.
Así que como castigo por tal arrogancia Zeus decidió darles una lección y los partió en dos mitades.
Y así estos seres empezaron a vagar tristes por el mundo buscando su otra mitad.
Al final cuando conseguían encontrarse se fundían en un fuerte abrazo intentando volver a unirse.


Y desde entonces el ser humano busca a esa otra parte, a esa mitad a la que ya estuvo unida. Por eso cuando la encuentras tienes la sensación de de que esa persona es alguien conocido, alguien que conoces desde hace mucho tiempo. Y según este mito realmente es así.


A pesar de este antiguo y bonito origen, a medias, obviando el hecho de la arrogancia y castigo divino, y que no se me quita de la cabeza la historia de la torre de Babel, los alemanes no conocen esta expresión. Además es que eso de compararnos con naranjas les suena a chiste. Me resulto muy curioso y chocante que esta idea no fuese universal, nunca me lo llegué a plantear siquiera, pues siempre supuse que en todos los idiomas se diría de la misma forma.

Pero no, para los alemanes no significa nada. Los teutones tienen una frase mucho más acorde con ellos, mucho más pasional y romántica.
Zu jedem Topf gibt es auch den passenden Deckel.
Lo que en español vendría a ser algo así como que toda olla tiene su tapa… Una frase que sin duda desprende ternura y delicadeza por doquier.

¿Significado? Me parece que queda bastante claro. Toda persona tiene alguien que la complementa. La otra mitad que completa el juego. Hay alguien por ahí que tiene la tapa de tu olla… Y sí, da mucho pie a hacer la rima… Pero bueno, nadie dice “¡Ohh! Eres la tapa de mi olla”. El dicho es más bien utilizado para animar a esos solteros que no encuentran a su otra mitad. "No te preocupes, toda olla tiene su tapa, ya llegará".

¿De dónde se han sacado esto los alemanes? No sé deciros con exactitud, parece ser que no es un dato conocido, pero por lo que he podido encontrar es posible que este dicho ya se utilizase en la Edad Media.
Erasmo de Rotterdam escribió en su libro Adagios, una recopilación de frases hechas y proverbios grecolatinos. Y en dicho libro aparecía esta frase: Nacta est suum patella operculum. Mi latín deja muy mucho que desear, pero vendría a ser algo así como que toda olla encontrará su tapa.
Así que es muy posible que esta frase haya sido traducida al alemán y ese sea su origen, lamentablemente no he conseguido averiguar por qué en aquel entonces se decía eso, si es que realmente proviene de aquí…



Pero bueno, venga de donde venga, y estéis donde estéis, espero que encontréis la tapa de vuestra olla… y también una buena media naranja.

Y en el ámbito de la amistad, sin ningún tipo de derechos a roces, hay una frase archiconocida. Son uña y carne. Los alemanes en este caso si que nos ganan y su dicho es más bonito. Ein Herz und eine Seele. Un corazón y un alma. Y sí, aunque parezca mentira no tiene porque tener tintes románticos.


¿Conocíais estas frases en alemán? ¿Sabíais el origen de la media naranja? Quizás alguien sepa como se dicen estas expresiones en otros idiomas, ¿se parece en algo a lo que hemos visto ahora?

________

El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos, pero para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace: Peculiaridadesdel alemán.

Un saludo!!





12 de enero de 2015

Algo de bicis

A pesar del amor que le profesan los alemanes a los automóviles hay otro vehículo que sin duda supone un arduo rival y ocupa un lugar privilegiado en sus corazones. Las bicis.

Ya os hablé hace un tiempo sobre ellas, sobre su superioridad y supremacía ante cualquier vehículo que circule por la carretera.
Y además, con lo que cuesta mantener un coche en Alemania, mucho más que en España, y que el transporte público tampoco es precisamente barato, para esos que lo paguen, claro está. Al final si uno quiere moverse por la ciudad las bicis son sin ninguna duda el método más económico.

Así que la pregunta más importante es ¿dónde consigo una bici?

Las tiendas de bicis existen, y por supuesto que uno puede comprar una allí, pero ¿merece la pena? A pesar de lo que puedan decir los rumores, en Alemania se roban bicis y muchas. Así que gastarse un dineral en una bici nueva es un tanto arriesgado. Si no tienes un lugar seguro donde guardarla por las noches es muy posible que una mañana vayas a cogerla y misteriosamente haya desaparecido.
En algunas tiendas también venden bicis de segunda mano, pero aún así no son muy económicas.

Lo que al final todos hacen, alemanes incluidos, es ir a los mercadillos de bicis, Fahrrad Markt. Aunque en cualquier Flohmarkt es posible que también encontremos unas cuantas de ellas.
En cada ciudad se hace en un sitio diferente y a una hora distinta, para saber donde se celebran,  Google es vuestro amigo.


Aunque hay algunas cosas que tenéis que saber de estos sitios.

Cuanto más pronto vayáis más posibilidades tenéis de encontrar una bici buena y barata, pues esas son las que antes vuelan.
Nunca jamás compréis una bici sin haberla probado primero. Dad una vuelta por los alrededores, comprobad los frenos y que todo vaya bien.
Sí, os van a dejar montar en la bici, aunque en muchas ocasiones el vendedor os pedirá que le dejéis un carnet de identificación como "rehén". Más de uno aprovechó la vuelta de prueba para desaparecer con la bici.
Sobre los frenos, hay tres tipos de bicis. Las normales que todos conocemos, las que tienen dos frenos en el manillar, uno para la rueda delantera y otro para la trasera. Las holandesas, estas solo tienen un freno en el manillar, para la rueda delantera y otro en el pedal para la trasera. ¿Cómo funciona esto? Es muy sencillo, al pedalear hacia atrás el freno se activa y bloquea la rueda. Para seguir solo tienes que volver a pedalear hacia delante. Y luego están las que tienen tres frenos, los dos de los manillares y el del pedal.
Si os decidís por una bici con freno en el pedal tened un poco de cuidado al principio, si en algún momento os equivocáis y le dais al pedal para atrás la bici se frenará en seco y podéis caeros...

Es obligatorio que las bicis lleven dos luces, una delante y otra detrás, y obviamente deben de funcionar. Así que miradlo también, porque si no van tendréis que comprarlas vosotros aparte. 
Además, cada rueda debe de tener dos reflectantes. Y un timbre también es obligatorio.

Mirad como es el sillín, si se puede quitar con facilidad o se necesita una llave. Si es fácil de quitar tened cuidado, puede ser que en algún momento os encontréis con que ha desaparecido.

Y otra cosa importante, un candado u otro sistema para atar la bici. En muchos Fahrrad Markt hay algún puestecillo donde venden. ¿Cuál comprar? Está claro que si alguien quiere robar vuestra bici lo va a conseguir. Pero si lo ponemos complicado mejor.
El candado no tiene que ser súper caro, tampoco vamos a gastarnos más dinero en el que en la bici en si, pero un mínimo de 10-15€ estaría bien.

Dejad las bicis siempre atadas a algo metálico que no sea fácil de romper. Por lo general hay aparcamientos para bicis, pero si no, las señales o los pivotes suelen ser útiles, pero por favor, que no se pueda sacar la cadena por la parte de arriba, eso y nada es lo mismo... y ya lo he visto en alguna ocasión... Bicis atadas en pivotes de metal de medio metro de altura sin nada en la parte de arriba...

Y otra cosa, lo ideal sería tener dos candados, uno para cada rueda. Uno de los candados ata una rueda al cuadro de la bici y el otro coge el cuadro, la otra rueda y con esta atamos la bici a algo.
Por lo general nadie tiene dos candados, solo los que tienen bicis buenas. Con uno suele basta. De hecho yo he visto muchas bicis atadas a si mismas, tan solo con el candado enganchado a una rueda y al cuadro. No suele pasar nada, pero es más seguro si no hacéis esto, sobre todo por la noche.
Y si os vais unos días subid la bici a casa, metedla en el sótano o algo, pero no la dejéis en la calle.

En estos mercadillos veréis que un hombre vende muchas bicis. Yo me hice una vez la pregunta, ¿de dónde sacan estas bicis? ¿Son robadas? Y este es el gran problema, nunca sabes de donde ha salido la bici.
Quizás algunos hayáis visto por la calle bicis con unas pegatinas amarillas pegadas en el cuadro. Esto es un aviso de la policía. La bici lleva aparcada mucho tiempo en el mismo sitio y si no la quitáis se la llevarán. Pero vamos, esto se hace sobre todo para bicis que han sido abandonadas... si, hay gente mala que hace eso...


No sé cuanto tiempo tiene que pasar, pero unas cuantas semanas, largas, mínimo.
Estas bicis por la general están en muy mal estado, pero aún así no se tiran, las almacenan todas y cada cierto tiempo abren el almacén. Ese día cualquiera puede ir y llevarse la bici. Así te aseguras que no ha sido robada. Y esto es lo que hacen muchos de los vendedores de los mercadillos, las cogen de estos almacenes, las reparan y las ponen a la venta.


Sobre la circulación con la bici por la ciudad. Sois un vehículo, así que debéis de respetar las señales de tráfico y a no ser que lo diga expresamente las calles en dirección contraria siguen siéndolo.
Hay muchos carriles bici, pero no son de dos sentidos, aquí también hay que seguir el sentido de la circulación. Si no hay carril bici nos tocará ir por la carretera.

Tened cuidado al cruzar las vías del tren, no seréis los primeros a los que se le mete la rueda por las vías... Y es que las muy malditas tienen el mismo grosor que la rueda...

Cuando no haya carril bici y tengáis que ir por la carretera intentad evitar las calles grandes, siempre serán más peligrosas que las pequeñitas. Cuando estas calles sean estrechas id por mitad de la carretera y no dejéis que los coches os adelanten, sois vehículos, que se esperen, tampoco va a ser un tramo tan largo. En estas calles un adelantamiento puede ser peligroso para vosotros.
Los chalecos reflectantes siempre son recomendables, sobre todo por la noche, al igual que el casco, aunque ninguno es obligatorio.

Lo que si que está prohibido es ir con la bici por la acera o las calles peatonales. En ese caso deberéis de bajaros e ir andando. He visto más de una multa por este motivo...

Tampoco está permitido hablar por teléfono mientras pedaleamos o llevar los cascos puestos. Es cierto que algunas veces las distancias que recorremos con la bici pueden llegar a ser largas y uno puede aburrirse un poco, pero es peligroso ir con los cascos escuchando música pues no oyes lo que tienes a tu alrededor. Tampoco seríais los primeros a los que multan por esto...


Y terminando, vuelvo a los mercados de bicis. En muchos casos el precio que hay puesto es "orientativo". Intentad regatear algo, si lo hacéis bien quizás podéis ahorraros unos euros, para comprar el candado, por ejemplo.

Creo que esto es todo lo que sé sobre las bicis y su circulación en ciudad. Espero que a alguien le haya servido de ayuda.
________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!


8 de enero de 2015

Marcas con renombre

En algunas ocasiones un producto queda tan asociado a una marca específica que al final todo el mundo lo conoce por el nombre de la empresa y no por el genérico.

En España tenemos algunos ejemplos:

Los Kleenex. ¿Tienes un Kleenex? Y realmente, ¿cuántos tenemos pañuelos de esta marca? ¿Os habéis fijado? Teniendo las marcas blancas de Mercadona  u otro supermercado que siempre son más baratas imagino que habrá poca gente que siga comprando el Kleenex "original".



El pan Bimbo. Es hasta posible que nunca hayas comprado pan Bimbo como tal, el de esta marca, pero todos sabemos a lo que nos referimos, al pan de molde.



Para este último os voy a dejar primero el nombre genérico del producto, cinta adhesiva. 
¿Y bien? ¿Sabéis a que me refiero? ¿Cuantos de vosotros habéis pedido alguna vez cinta adhesiva? Es posible que alguno tenga dudas y no sepa exactamente a que me estoy refiriendo. 
En España depende de las zonas lo llaman de una forma u otra. Algunos le dicen celo, que proviene de Cello-Tape, que fue la primera marca que lo comercializó. 


Pero en otras regiones del país también lo conocen como tesafilm o como fixo, las dos son los nombres de las marcas.




Pues bien, España no es el único país con estas costumbres, en Alemania me he encontrado con tres casos:

Los Kleenex curiosamente también entran en la lista, parece que la marca es famosa en todo el mundo mundial. Pero en este caso hay una pequeña diferencia. Para los teutones los Kleenex son los paquetes de pañuelos que vienen en cajas de cartón, no los de las bolsitas.



Tempo, este si que es nuestro homónimo para los pañuelos, los Kleenex.
Si alguna vez un alemán os ha preguntado que si tenéis un tempo y no habéis sabido que era, sabed que no sois los únicos. Y la cara de tonto que se te queda cuando te explican que es un tempo, esa, también ha sido compartida por muchos.



Labello, es la marca más conocida del cacao de labios y mucha gente utiliza el nombre de esta marca para referirse al producto en general. Y ahora que lo pienso, cacao... Pues sí, es manteca de cacao, es decir, la grasa de cacao...



¿Por qué han sido estas marcas y no otras las que han sido incluidas en la vida de la gente? Algunas son las pioneras y otras las más comerciales. Pero no hay uno para cada producto, ¿porqué solo unos pocos?
Quien sabe...

Seguro que tanto en España como en Alemania hay algún ejemplo más, pero estos son los únicos que se me ocurren. Si alguien sabe alguno, que no dude en compartirlo.

________


El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos, pero para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace: Peculiaridadesdel alemán.

Un saludo!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...