28 de noviembre de 2014

De visita al médico

Hace ya unas semanas que el ritmo de actualización bajo bastante… lo siento muchísimo. Últimamente he tenido muy poco tiempo libre disponible y además estuve enferma, un virus maligno acampó durante tres largas semanas en mi garganta y parece que el muy maldito se puso cómodo… Aunque también es posible que esto sea tan solo una burda excusa… Poco tiempo, no me encontraba del todo bien y muy pocas ganas de sentarme delante del ordenador a escribir… ¡¡Mil perdones!! Espero poder volver a escribir más de seguido…

Y bueno, mi enfermedad y convalecencia me ha servido para poder experimentar de primera mano el sistema de salud alemán. Vivírlo, sentirlo, explorarlo y temerlo, y mucho además.

Las tres semanas dieron para mucho. Os cuento.
Empecé a sentirme mal el domingo por la noche, pero venía de un viaje largo, así que lo achaqué al cansancio que me suele invadir cuando llego a casa después de haber pasado todo el día en la carretera.
El lunes por la mañana me desperté bastante mal, pero tenía que trabajar y no concebía la idea de no ir. Así que allí me presenté, con un poco de fiebre, con dolor de oídos y absolutamente afónica. Las caras de mis compañeros eran para enmarcar.
-¿Qué haces aquí?
-Estas fatal, vete a casa.
-Si no te encuentras bien puedes irte.

Y yo me moría… ataques de tos cada 5 minutos y el día era muy largo.
A la hora de estar allí una de mis compañeras me echó una pequeña charla.

-No puedes venir a trabajar estando así, por ti, porque así no te vas a mejorar y por los pacientes, no puedes contagiarlos.

Así que me largó a casa. No me quejé demasiado.
En mi aquel estado de salud ningún alemán habría ido al trabajo, directamente habrían llamado y se habrían “meldeado krank”, vamos, que habrían dicho que estaban malos.
Ya os conté la facilidad con la que faltaban al trabajo por enfermedad. Es casi en el extremo nuestro. Nosotros vamos, que vean que estamos muriendo, y ya que nos manden a casa, pero que por nosotros no quede…
Justo lo que me pasó a mi…

El martes no hice siquiera el intento de ir, me sentía incluso peor. Así que me fui al médico.
¿A dónde? A cualquiera. Aquí los ambulatorios no existen. Ya os lo conté en esta entrada. Simplemente tenemos que pedir cita en el médico que más nos guste o nos convenga por cercanía.
Yo no tenía cita, pero aún así fui. Me dijeron que como en 45 minutos me podrían atender. Perfecto. Algunas veces espero más tiempo en España, y eso que voy con cita…
¿Qué me dijo el médico? Que no me tomase ibuprofeno o paracetamol. Que prefería darme de baja lo que quedaba de semana (estábamos a martes), que me quedase en casa descansando, y que dejase a la enfermedad correr, que le dejase ir a su ritmo… Claro, como a él no le dolía nada.
Eso sí, me mandó unas pastillas:

Tienen una pinta de homeopáticas que no pueden con ellas…



¿Qué contienen? Raíces de prímula... ¿Y que más? Nada más. Eso es todo…

Yo me las tomé, para que luego no me diga que no estoy mejor por no haberme tomado los “medicamentos”.

Para mi que alguien esté de baja es porque le ocurre algo muy malo, y yo me encontraba mal, pero no iba a morirme… así que rechacé la oferta del médico y me tomé el ibuprofeno. Que ayudó. Así que el miércoles fui al trabajo.
Duré tres horas. La jefa me mandó de vuelta a casa.

La semana siguiente la pasé a trancas y barrancas. Me compré en la farmacia todas las pastillas contra la tos habídas y por haber. Nada ayudaba…
El viernes, tras un ataque de tos brutal, llamé a mi médico de España. Mi constipado había evolucionado a faringitis. ¡Viva yo!
Fui a la farmacia en busca de Bucometasana o algo parecido, pero claro, a la de guardia, pues obviamente un viernes a las 7 de la tarde las farmacias ya han cerrado… Pero no, eso lleva cortisol y solo se vende con receta médica. Me dieron otras cosas, para inhalar… También infructíferas…

El  lunes fui a otro médico. Esta vez me recetaron un jarabe, que de nuevo tampoco hizo mucho.
Y así, dos semanas más tarde, yo seguía con ataques de tos, lo que no iba a ayudar a la faringitis y completamente afónica. Pero eso sí, tenía media farmacia en casa y un cajón lleno de pastillas que no me ayudaban en nada.
Este médico me derivó al Ornitologo Otorrino. No os sorprendáis si desde el médico os envían a tal o cual médico, por aquí va así. Cada especialista se ocupa de su especialidad, nada de intrusismo... Al final acabas dando más vueltas que el chucho para dormir, eso si, tendrás una buena cantidad de opiniones, aunque muchas de ellas se contradigan...

Para el otorrino tampoco hay que pedir cita, si vas por la mañana, bien temprano, antes de que abran, en una hora más o menos es posible que te atiendan… Es un poco raro, pero parece que así es como va en los casos agudos.

La consulta del otorrino duró tres minutos, exactos, de reloj. Visto y no visto. De hecho cuando le dije que me dolía un oído, el derecho, me miró solo ese oído. ¿Para que va a mirar el izquierdo si no duele? Sería tiempo de más. Pero bueno, aún así fue fructífero. Me recetó un antibiótico para dormir elefantes y matar moscas a cañonazos. Y además me hizo una pregunta un tanto extraña.
Sind Sie gegen (…) Husten geimpft? Parece ser que los alemanes se vacunan contra algún tipo de tos… No logro entender a que se referirá con eso… Hay una palabra que no entendí, pero por más vueltas que le doy no soy capaz de entender como uno se puede vacunar contra una tos…
(En los comentarios han puesto la tos perdida, Keuchhusten).

Y así, de las pastillas naturales de raíces de prímula pasé al antibiótico.
Han pasado casi cuatro semanas y al final puedo decir que soy una persona libre de virus.


Y ahora ¿de qué os sirve a vosotros esto que os he soltado? Pues no sé, quizás a alguien le pueda ayudar si se encuentra en un caso como el mío. También me parece interesante que os cuenten de primera mano como es eso de ir al médico en Alemania. 
¿Dónde voy? ¿Me atenderán? Si lleváis la tarjeta del seguro médico no vais a tener ningún problema, así que ¡no os olvidéis de ella!

También me sirve a mi de recordatorio para la próxima vez, toquemos madera para que no sea pronto y no se alargue tanto. Quizás si le hubiese hecho caso al médico, a mis compañeras y a mi jefa me habría curado antes… o quizás no, con las pastillas de raíces de prímula muy posiblemente habría sido lo mismo… Creo que tengo que buscarme un médico que no sea tan “natural”…

Bueno, espero que estéis bien.

________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.


Un saludo!!


26 de noviembre de 2014

Frases hechas - Alemán perfecto I

Ya lo he dicho en alguna que otra ocasión, soy bastante aficionada a los refranes y frases hechas. Así que siempre que en una situación un refrán español va que ni pintado, intento preguntar como se diría en alemán. Por desgracia en muchas ocasiones no hay un equivalente, mi gozo en un pozo.
Pero como el que se conforma es porque quiere decidí crearlos yo misma haciendo la traducción más literal posible del español al alemán.
Los voy poniendo poco a poco en la página del blog de Facebook, y la verdad es que algunos han quedado bastante bien.

Os pongo tan solo 10, poco a poco iré colocando más en el blog y también en Facebook.

Recuerdo que en alemán no tienen absolutamente ningún sentido, y si los decís es muy probable que nadie entienda a lo que os referís. Pero bueno, entre nosotros son graciosos.
Es muy posible que haya algunos que no estén del todo bien traducidos, quizás haya alguna manera más exacta de hacerlo, pero esto es lo que se me ha ocurrido. Estoy abierta a sugerencias y ¡si veis fallos gramaticales avisadme!

Imagino que todos conoceréis el significado de cada uno de estos refranes, pero probablemente para aquellos que seáis de América Latina algunas frases os serán desconocidas, así que pondré una pequeña explicación de que es cada una de estas frases.



Wie Peter zu Hause.
Como Pedro por su casa.

Frase que se usa cuando alguien se desenvuelve muy bien en un lugar que es nuevo para él. Hace poco que conoce el sitio, incluso puede ser que sea la primera vez que va, y aún así se mueve por el lugar como si lo conociese perfectamente.




Zwischen Pfeifen und Pfloten.
Entre pitos y flautas.

A “pitos” nos referimos a silbatos.
Podríamos decir que “entre unas cosas y otras” es un sinónimo de esta frase. Lo decimos cuando por pequeñas cosas al final ha pasado algo más grande, que estaba planeado.
Nos fuimos de compras y entre pitos y flautas nos gastamos 200€.




Du wiederholst dich mehr als Knoblauch.
Te repites más que el ajo.

Poco hay que explicar… Muchas veces cuando comemos ajo nos pasamos el resto del día con el sabor en la boca, el ajo se nos repite. Es algo molesto.
Se utiliza para referirse a personas cansinas, que se repiten continuamente. De forma sistemática te repiten siempre lo mismo…




Auf dunner Hund alles sind Floh.
A perro flaco, todo son pulgas.

El pobre perro, encima de que come poco además tiene pulgas.
Pues eso. Que las desgracias nunca vienen solas y si algo va mal, siempre puede empeorar.




Ich sage dir nichts und ich sage dir alles.
No te digo ná y te lo digo tó.

La frase en alemán que más me gusta. La de veces que la habré dicho, siempre con españoles, por supuesto. Los alemanes se quedan sin más.
En realidad sería: No te digo nada y te lo digo todo. Pero siempre se dice como viene arriba, nos encanta comernos letras.
Lo decimos cuando algo es muy obvio para las personas que están teniendo la conversación. Cuando no es necesario que le expliques más a la otra persona porque ya está todo entendido.
(Me ha costado muchísimo explicar esto… espero haberme expresado bien…).




Jedes Meisterchen hat sein Büchchen.
Cada maestrillo tiene su librillo.

Esta frase la usamos para decir que no todo el mundo tiene la misma manera de hacer las cosas. Algunas veces no hay una manera correcta de hacer algo, cada cual lo hace como ha aprendido, pero eso no quiere decir que esté mal, tan solo que es diferente.




Von verloren zum Fluss.
De perdidos al río.

Esta frase me encanta, tanto en español como la traducción al alemán.
La utilizamos cuando una acción ha empezado y aunque su finalización sea peligrosa o complicada aún así nos arriesgamos a hacerlo, aceptando las consecuencias que eso nos pueda acarrear. Cuando nos encontramos ante un problema y la solución que escogemos es la más descabellada.
Pero muy importante, en esta frase va implícita la aceptación de las consecuencias que nuestra decisión traiga.

Según parece esta frase proviene de las batallas. Cuando uno de los bandos iba empujando al otro hasta el río y hasta que se quedan con muy poco margen de maniobra. Y al final la única solución era tirarse al río para salvar la vida, aunque sin saber si uno iba a ahogarse, o rendirse.




Wenn es ein Wolf ist, isst er mich.
Si es un lobo me come.

Cuando buscamos algo, buscamos y buscamos pero no lo encontramos. Al final, tras mucho tiempo lo terminamos encontrando o alguien nos enseña donde está. Justo delante de nuestras narices, en el sitio más visible posible.
Si eso que estábamos buscando hubiese sido un lobo, lo teníamos tan fácil, tan sencillo, que habríamos acabado en la tripa del animal.




Zu guten Stunden Ärmel grüne.
A buenas horas mangas verdes.

Tenemos un problema, llamamos a alguien pero llega cuando el susodicho problema ya está solucionado o cuando ya es demasiado tarde y no hay solución posible. En definitiva, que llega cuando ya no se puede hacer nada.
¿A qué viene eso de las mangas verdes? Parece ser allá por el siglo XVI existía una Santa Hermandad que vestían un uniforme con las mangas verdes. Esta gente se encargaba de velar por la seguridad y el orden en las ciudades, pero muchas veces llegaban tarde, cuando ya se había cometido el delito o cuando el problema ya había sido resuelto por los aldeanos. Y desde entonces se mantiene este dicho.




Obwohl die Äffin mit Seidenstoff kleidet, Äffin bleibt.
Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

No importa lo mucho que alguien se arregle, si alguien es poco agraciado físicamente no va a poder hacer nada para cambiarlo.
También se puede utilizar cuando alguien intenta enmascarar algún rasgo de su personalidad que no es demasiado bueno. Esa persona es así y no puede hacer nada para cambiarlo.
Muchas veces se dice solo la primera parte: Si es que… aunque la mona se vista de seda…

¿Conocéis estas frases?
¿Qué os parecen las traducciones? ¿Os veis utilizándolas?

________


El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos, pero para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace: Peculiaridadesdel alemán.

Un saludo!!


21 de noviembre de 2014

Moños

No sé como, cuando, porque ni donde. Pero de alguna manera un día caí en la cuenta de lo aficionadas que son las alemanas a hacerse moños y peinados altos.
Dado que fue algo que me llamó la atención, y no me gusta hablar sin contrastar ideas y realidades, decidí hacer una prueba. Durante una semana me estuve fijando más que de costumbre en ello y fui contando cabezas con moños o peinados altos. A esto me refiero con un peinado que deje la nuca al descubierto, con eso ya me vale.

Foto sacada de Google

Esa misma semana unos cuantos amigos hicieron lo mismo en diferentes partes de España y Alemania y curiosamente los que estamos aquí obtuvimos todos los días cifras mayores que los que se encontraban en España, algunas veces el resultado era un poco ajustado, pero aún así siempre era superior.

Curioso…

Pero ¿a qué se debe esto? ¿cuál es la razón de que las alemanas se recojan así el pelo?
No voy a quedarme con la curiosidad, eso está claro, así que lo he preguntado. Y he recibido respuestas muy inconclusas.
No sé.
Me gusta.
Me resulta cómodo.
Así no me molesta el pelo.
(Levantada de ceja y mirada escéptica).

Esas han sido las respuestas que más me han dado.

Pero ahora que llega el invierno creo que de forma casual he dado con el factor clarificante de este misterio.
Seguro que aquellos tengáis el pelo largo me vais a entender al momento.
Frío conlleva bufanda y una bufanda es una muy mala compañera de los pelos largos, a no ser que te guste tener nudos interminables e indestructibles en la nuca. No sé vosotros, pero en los días que me pongo la bufanda, al llegar la noche el cepillo y yo nos enzarzamos en una lucha a muerte…

En cambio, si llevas el pelo recogido en alto los pelos no rozan con la bufanda, o lo que sea que pase para crear ese caos, al final del día tan solo tienes que soltarte el pelo y listo… nada de batallas ni lágrimas.

O quizás todo esto no tenga nada que ver y tan solo sea cosa mía. Quizás las alemanas se recogen el pelo en alto simplemente porque sí....

Lo sé, ha sido una entrada un tanto extraña, pero me llamó la atención y no me pude resistir a contarlo.
¿Alguien más se ha dado cuenta de esto? No me digáis que soy la única…


Un saludo!!


13 de noviembre de 2014

Palabras graciosas II

La semana pasada, en el intervalo de dos días, descubrí cuatro palabras alemanas bastante curiosas, cada una por diferentes razones.

Ohrfeige, en español significa bofetón. En alemán se compone de dos palabras, a saber: Ohr – oreja. Feige – higo. Así que imagino que viene a ser algo así como que te dan tal tortazo que te dejan la oreja como un higo… roja…
Aunque por otro lado, Feige en alemán también significa cobarde. ¿Qué tendrán que ver los higos con la cobardía? Quien sabe… Igual, igual que los cojones y el trigo…


Weichei, lo podríamos traducir como huevo blando. Esto es lo que se le dice a alguien cuando está enfermo, o “enfermo”, pero se queja mucho. Esa expresión que decimos en español, “que blandito eres”.



Se lo comenté a mi compañera de trabajo y además le hice la traducción literal español-alemán, weichchen. Le encantó, me dijo que a partir de ahora utilizaría mi versión.
Esto de españolizar el alemán es bastante normal y muy peligroso, pues al final acabas diciendo cosas muy raras, tanto en español como en alemán. El premio se lo llevó una palabra que utilizó una amiga malagueña, passaufchen, cuidadito… Me enamoró, buenísimo.


Ohrwurm. Es imposible traducir esto con algo que tenga un mínimo de sentido, ¿gusano de oreja? En realidad esta palabra se utiliza para definir ese momento en el que no sabes muy bien porque, pero tienes una canción en la cabeza, que suena sin cesar, de forma constante e ininterrumpidamente y que para nuestra desgracia no siempre tiene porque gustarnos.
Seguro que todos hemos tenido alguna vez un gusano de estos en la oreja. No sabes de donde ha salido, pero ese día tienes la canción de Los Fruits (u otra cualquiera) en la cabeza, desde primera hora de la mañana, nada más despertar aparece y ahí se queda hasta que acaba el día…
Lo peor de todo es que para quitarla lo único que funciona es que otra ocupe su lugar.
Curiosamente en alemán existe un insecto que realmente se llama así, Ohrwurm, y lo mejor de todo es que no es ningún tipo de gusano, son las tijeretas...



Messies. En realidad la palabra viene de Messie-Syndrom. En español los profesionales lo denominan como síndrome de acaparador compulsivo, yo siempre lo conocí como síndrome de Diógenes.
Messies es la palabra que utilizan los alemanes para referirse a las personas que tienen este trastorno. Esa gente que no puede evitar acumular basura y más basura en casa.



Que no es algo gracioso, pero dado el gran parecido que tiene con el jugador del Barcelona no pude evitar soltar una sonora carcajada cuando la escuché por primera vez.

De este tema, palabras que me resultan graciosas, tengo ya unas cuantas entradas, pero parece que no se acaban nunca. Conforme vas adentrándote en el alemán, van apareciendo, más y más…


Palabras graciosas
Falsos amigos
Confusiones "graciosas"
Más confusiones con el idioma


¿Conocíais alguna de estas palabras?

________


El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos, pero para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace: Peculiaridadesdel alemán.

Un saludo!!


10 de noviembre de 2014

Sankt Martin

El 11 de noviembre, o en la víspera, se celebra en toda Alemania, los Países Bajos y Austria el día de Sankt Martin.
Este buen hombre, Martín de Tours, según cuentan, fue un militar romano, nacido allá por el siglo IV en lo que sería la actual Hungría. Su servicio al ejército lo realizó siempre en Francia y durante el mismo, cuenta la leyenda, que en una noche de invierno en la ciudad de Amiens Martin vio a un mendigo desnudo y tiritando de frío cerca de la puerta de la ciudad. Se acercó a él y le dio la mitad de su capa.
En la noche siguiente Jesucristo se le apareció a Martin en sueños, y curiosamente este llevaba tan solo puesto la mitad de la capa que le había dado al mendigo.
Esa aparición cambió la vida de Martin, dejó el ejército y se convirtió al cristianismo.
Acabó siendo obispo de la ciudad de Tours, de ahí su nombre. Su vida pastoral se centró en la evangelización y en la lucha contra las religiones y tradiciones paganas.


San Martín y el mendigo, obra de El Greco.

Curiosamente el refrán de “A todo cerdo le llega su San Martín” es por este señor. No consigo saber muy bien la razón, además el 11 de noviembre, día en el que se celebra la festividad de San Martín, fue la fecha elegida para realizar la matanza de los cerdos. Es cuando empieza el frío, pero ¿por qué el 11 y no el 12 ? Creo que eso es algo que nunca sabremos.

¿Qué tiene que ver todo esto con la costumbre alemana que se celebra en este día?
Nada.
Absolutamente nada.
Nada de cerdos.
Nada de matanzas.

De hecho en Alemania lo típico es que los niños hagan un mini recorrido por el barrio o el pueblo portando unas lámparas caseras, Laterne.
Esta tradición se sigue en la gran mayoría de colegios y guarderías.
Unos días antes de que se celebre la pequeña procesión, los padres de los niños se reúnen en el colegio para hacer los farolillos.

Foto sacada de internet

En esta procesión, que siempre comienza cuando ya ha anochecido, los niños suelen cantar canciones típicas de este día, aunque también es normal que haya un grupo de tambores acompañándolos. Es tradición que durante el recorrido los niños vayan a las casas a pedir chuches y caramelos, algo así como se hace en Halloween, una especie de aguinaldo.
Por lo general la primera persona de esta procesión es un hombre vestido con un traje romano montado sobre un caballo, imagino que en honor a Sankt Martin, el soldado romano.
El camino acaba en la iglesia, donde se celebra una misa especial.
Dado que siempre tienen que terminar en una iglesia este día no tiene porque ser el 11, sino cuando el cura pueda hacerles un hueco.
Al final, para acabar la fiesta, se celebra una hoguera.

Yo viví este día el año pasado en el pueblo donde trabajaba. Creo que todos los niños de los alrededores se reunieron y portando los farolillos atestaron las calles. Padres e hijos, de todas las edades, en cochecito también vale, andando juntos llevando unas lamparillas.
Me resultó muy curioso, pues al estar ya oscuro se crea una atmósfera particular. No es nada espectacular, pero es algo curioso de ver.

En Alemania a los farolillos les llaman laterne y a este día lo denominan Martinstag, aunque también se pueden referir a ello con el nombre de Laternenfest (fiesta de los farolillos), la procesión es el Sankt-Martins-Umzug.

Un ejemplo de un Sankt-Martins-Umzug:



Así que si en estos días los habéis visto, ya sabéis que son esos farolillos que llevan y que es esta tradición.

________

Vivimos en un país diferente al nuestro, y eso en algunas ocasiones implica también una nueva cultura con tradiciones que al principio nos pueden resultar extrañas. Pero no hay nada como saber de que se tratan para poder entender. ¿Te vienes a descubrirlas con nosotros?

Un saludo!!


6 de noviembre de 2014

Kiosk

Es muy posible que aunque viváis en Alemania, tan solo aquellos residentes en Colonia entiendan el verdadero significado de la palabra Kiosk, [kí-osk] en alemán.
En principio no hay ningún tipo de problema en la traducción, un quiosco de toda la vida, en mitad de la plaza, donde venden chuches, revistas, periódicos…
Pues no.
Por estas tierras los quioscos son algo diferente a nuestra idea de ellos.
Por lo general no suelen estar en mitad de las plazas, sino que se encuentran como cualquier otra tienda, a pie de calle, en el bajo de los edificios.


Si... las fotos son sacadas del Google Maps... perdonad la chapuza...


Suelen tener un rótulo muy característico que deja poca duda de lo que son. Un “Kiosk” bien grande y además el Kölner Stadt Anzeiger, un periódico local, serán muy visibles.

El tamaño de estos establecimientos no está estipulado en ningún lado, depende del tamaño que tenga el local. Los hay tan minúsculos que ni siquiera se les podría considerar una tienda, pues no son más que una ventana en una pared.



Lo que venden también depende del tamaño que tenga el establecimiento, según lo que les quepa. Pero hay algo infalible, algo que siempre podemos encontrar en todos los “kiosk”, tabaco y cerveza.
Son dos cosas inseparables, siempre van de la mano, el santo y seña de cualquier buen kiosk.
Las chuches, gominolas y chocolates también suelen ser muy comunes y en muchos de estos quioscos también podremos encontrar periódicos y revistas… si… pero curiosamente no siempre, tan solo en los que en la fachada esté el letrero del “Kölner Stadt Anzeiger” o de algún otro periódico o revista.



A parte del tabaco y de la cerveza hay otra cosa característica de estos sitios. Es algo que estás tan acostumbrado a ver que casi terminas por asociarlo. Kiosk-turco. Y cuando vas a uno y te encuentras a un alemán rubio de ojos azules te quedas un poco trastocado… ¿Qué ha pasado aquí? ¿quién eres tú y que has hecho con el morenito? (sin ánimo de ofender a nadie, por favor).
A nosotros nos pasó una vez, en los más de dos años que llevo en Colonia, tan solo en una ocasión he pasado a un quiosco que no estaba regentado por un turco. Fue curioso, había algo que estaba fuera de lugar.

En Colonia puedes encontrar un quiosco en cada calle, sin exagerar, en algunos lugares de fiesta hay hasta uno en cada esquina.
En Alemania el botellón no está prohibido así que cuando hace buen tiempo la gente se suele quedar en la calle bebiendo y disfrutando del buen tiempo. Cogen una cerveza del kiosk y al parque.
Suelen estar abiertos hasta altas horas de la noche, todavía no recuerdo haber visto uno cerrado…
Así que esas horas intempestivas de apertura y la posibilidad de botellón callejero hacen de estas dos cosas una buena combinación… o no… Al menos los “pfanderos”, “pide-pide” o cualquier otra palabra que utilicéis para referiros a esa gente que va por la calle recogiendo botellas, no se quejan. Realmente es posible que nosotros mismos recibamos el pfand de nuestra propia botella, si cuando vamos a por otra llevamos la vacía nos devolverán los 8 céntimos… Pero los pide-pide son muy rápidos y además hay muchos de ellos. En cuento te has terminado la cerveza caen sobre ti pidiéndote la botella y te da un poco de cosa decirles que no, que quieres tus 8 céntimos de regreso… que no te van a sacar de pobre, ni a ellos… pero una tras otra y tras otra pueden dar para la cena de ese día…

El fin de semana pasado estuvimos de viaje por Alemania y vimos que la existencia de estos quioscos está casi limitada a Colonia, en ningún otro lugar del país hemos visto tantos, ni siquiera en Berlín. Así que es algo de lo que no te das cuenta hasta que vives aquí, pues luego se echa mucho de menos, es como que te falta algo en la calle. Kebap, kiosk y al parque. Y sí, en ese orden, en los Kebap no venden cerveza, son musulmanes, no se les está permitido beber alcohol, así que no suelen tener licencia para ello… pero casualmente muy cerca de un Kebap siempre va a haber un kiosco… y te atenderá un turco… y sí, venden alcohol…

Aquellos que viváis en Colonia, ¿alguna vez os habéis dado cuenta de esta proliferación, cual setas, de los kiosk? ¿Los habéis echado de menos al iros de Colonia? Seguro que hay por aquí gente que vive en otras partes de Alemania, ¿estamos nosotros ciegos y no los encontramos en otras ciudades o es que realmente no hay tantos quioscos como aquí?

________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!
 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...