20 de agosto de 2014

Deletrear

El alfabeto alemán es bastante sencillo, al igual que el español es un alfabeto latino. Posee las veintiséis letras básicas, aunque al igual que en español, en alemán podemos encontrar una letra única, es la “ß”, se llama Eszett o scharfes S ("s picante" o "afilada") y en realidad no es más que una “s” larga. No tiene nada que ver con la beta griega, así que no confundirla.
Parece que esta letra está destinada a desaparecer, hace unos años la gramática alemana fue modificada y muchas palabras que se escribían con ella pasaron a ser “ss”, pues el sonido es exactamente el mismo. De hecho si alguna vez estáis escribiendo en un teclado que carezca de esta letra y no os acordáis de los trucos, podéis escribir la ß como ss. Para ayudar un poco más a la desaparición de esta letra, en Suiza no existe, siempre utilizan las ss.

En alemán tenemos las cinco vocales de siempre y luego hay tres más, las llamadas Umlaut. A saber, ä, ö y ü.
La pronunciación de estas letras es complicada de explicar por escrito pues son sonidos que no existen en nuestro idioma. Pero más o menos podríamos decir que es así, obviando las dificultades:

La ä se pronuncia colocando la boca como para decir "a" pero decimos "e".

La ö se pronuncia colocando la boca como para decir "o" pero decimos "e".

La ü se pronuncia colocando la boca como para decir "u" pero decimos "i".


En los teclados españoles nunca vamos a tener el problema de poder escribirlas, pues es nuestra diéresis, esa ü de cigüeña y pingüino, pero en caso de no tener, sabed que la “e” detrás de la vocal hace la función de la diéresis y esa letra se convierte automáticamente en una Umlaut.
Es posible que esto hayáis visto alguna vez cuando algún personaje alemán sale en algún medio de comunicación de un país con un idioma que carece de diéresis.

Por ejemplo, Thomas Müller podría escribirse como Mueller y sería el mismo sonido.

Así que:
ae – ä
eo – ö
ue – ü


En todos los idiomas cuando queremos aclarar como se escribe una palabra deletreamos la misma, V de valencia, M de Madrid, S de Sevilla, P de Paco y así sucesivamente, pero cada cual es libre deelegir cual palabra decir, Zaragoza, Zamora, zapato o zopenco.

En alemán no, por que ellos son así de chulos. Aquí hay unas letras ya estipuladas para deletrar cualquier palabra, la mayoría de ellos son nombres propios y en muchas ocasiones casi que necesitas el deletreo para conseguir saber como se escribe esa palabra. Algunas veces los nombres alemanes pueden ser bien complicados.

Os dejo una tabla con el alfabeto y su pronunciación y además con la palabra que le corresponde en el deletreo.





Personalmente nunca he utilizado esta lista, no recuerdo que nombre es para cada letra y siempre acabo diciendo la primera palabra que empieza con esa letra que se me ocurre. Normal que no me entiendan cuando se lo digo...
Creo que es algo generalizado, todos los alemanes lo hacen, pero no estoy completamente segura. 
Solo sé que la primera vez que me dijeron “W” de Wilhelm me quedé exactamente igual…

Y por cierto, el verbo deletrear es “buchstabieren”.
La pregunta sería:
- ¿Puede deletrear “mesa”?

- Können Sie bitte “tisch” buchstabieren?
T von Theodor
I von Ida
S von Samuel
C von Cäsar
H von Heinrich

Así se deletrearía. Todo muy sencillo, como el alemán en si.

Es posible que alguien conozca una tabla de deletreo diferente. ¿Como deletreáis vosotros en alemán?


Un saludo!!


18 de agosto de 2014

El orden es la clave

Últimamente me están llegando a la clínica bastantes niños alemanes y la verdad es que me están sorprendiendo.
Es por todos sabido que los teutones son famosos por su “cabeza cuadrada”, orden y puntualidad, aunque estas dos cosas no siempre sean verdad. Pero los estereotipos son los que son y no están ahí de casualidad, algo de verdad tiene que haber.

El orden y ese “cabezas cuadradas” alemán es algo tan generalizado y estereotipado para todo el país que tiene que ser, por narices, algo cultural. Y la gran mayoría de las cosas culturales se aprenden desde pequeños. Es lo que nos rodea desde nuestra más tierna infancia, con lo que crecemos, lo que al fin y al cabo nos resulta normal.

Pues ese orden del que son famosos los alemanes lo aprenden desde bien pequeños y últimamente estoy teniendo una buena cantidad de pruebas de ello.

Todo empezó hace unas semanas cuando llegó por primera vez a la clínica Timo, un niño de cinco años. Con los niños siempre hay que trabajar con cosas divertidas para que no se aburran y pasen de ti ¿y qué va a cumplir mejor ese requisito que una pelota gigante? Pero claro, tampoco me puedo pasar toda la terapia con ella, por que al final se me acaban las ideas. Así que sacamos una colchoneta y me dispongo a enseñarle a Timo el siguiente ejercicio.
Me escucha, pero está intranquilo y mira de forma nerviosa a la pelota. Al final tengo que terminar guardándola para que me preste atención.

Después de la colchoneta saco unas pelotas de tenis y obtengo el mismo resultado. Hasta que no haya guardado el juguete anterior Timo no se puede concentrar en el siguiente ejercicio que estamos haciendo con otra cosa.

Cuando me di cuenta de eso me pareció muy extraño, a ver si va a tener un trastorno obsesivo. Pensé. Así que la siguiente vez empezamos con lo que más le aburre y después pasamos directamente a lo que más le gusta. Y allí se quedó en el suelo el juguete aburrido. No le prestó nada de atención e hizo todos los ejercicios perfectamente con su preferido.
Lo he seguido poniendo a prueba, y algunas veces tiene que recoger y otras no, depende de lo que hagamos a continuación.
Eso si, cuando le pregunto que si me ayuda a guardar todo nunca me pone una pega, me lo trae todo ordenadito.



Lo más curioso de esto es que no solo me ha pasado con este niño, él fue el primero, pero actualmente tengo otros tres iguales. Los cuatro hacen lo mismo.
Esa mítica frase de mamá, “recoge con lo que ya no vayas a jugar antes de sacar otra cosa” la tienen bien metida en el cerebro. Orden, señores, orden. Esa es la clave de todo. Y ninguno de ellos tiene más de seis años. Todos son alemanes, sí, por supuesto.

¿Casualidad o es algo cultural?
¿Qué opináis?
Seguro que hay por ahí padres con hijos o gente que trabaja con niños, ¿habéis vivido alguna situación parecida? ¿En qué país?

 Un saludo!!




17 de agosto de 2014

Eve - Annett Louisan


Título: Eve
Cantante: Annett Louisan
Álbum: Unausgesprochen
Año: 2005

Al principio de venirme a Alemania, cuando la gente todavía me respondía en inglés al preguntar en alemán, intentaba escuchar esa tortura llamada radio y os juro por Gott que en muchas ocasiones tuve la sensación de que en lugar de hablar en alemán, lo hacían en francés. No me preguntéis como, pero yo era capaz de confundir estos dos idiomas.
Esta incógnita quedó flotando en mi cabeza hasta que un día en clase nos pusieron una canción con la que me volvió la duda.
Escucharla y decirme si vuestra idea de que el alemán es un idioma rudo se mantiene.





A parte de la melosidad de la canción, hay un doble significado que resulta bastante gracioso.

En esta parte, cuando dice,

seh' ich Eve, sag ich: " na, Eve..."
treff' ich Eve, sag ich: " na, Eve..."
Cuando veo a Eve, digo: ey Eve1
Cuando me encuentro con Eve, digo: ey Eve
 Na es como "ey!" pero junto a la pronunciación de Eve, que es [iv], se crea sonoricamente la palabra naiv, que significa ingenuo, inocente, infantil. Así que vendría a decir que cuando veo a Eve digo, infantil.

Al final de la canción hay otro pequeño juego de palabras:

wäre, würde, rein fiktiv
was wär', wenn's für mich besser lief
vollkommen bin ich leider nur
im Konjunktiv
Wäre, würde2, puramente ficticio
que sería, cuando eso fuera mejor para mí
desgraciadamente esto es solo
en conjuntivo

No puedo siquiera intentar traducirlo al español, pues son formas del conjuntivo, es decir, de condicionales que no se han producido. Lo más próximo sería usar la palabra "si" con su significado de condicional, si fuera, si fuese.

Eve

Meine Freundin Eve ist aktiv
denkt immer positiv
kennt kein Stimmungstief
ihr Freund Steve ist sportiv
sie ist porentief
rein und attraktiv
sie ist kreativ, dekorativ
sensitiv, sie lebt intensiv
für die Art wie mich das ankotzt
gibt´s kein Adjektiv
seh' ich Eve, sag ich: " na, Eve..."
treff' ich Eve, sag ich: " na, Eve..."

doch bei Eve
geht nie 'was schief
sie ist sehr kommunikativ
überzeugt argumentativ
instinktiv
meistert Eve
spielend den Beruf
und den Alltagsmief
sie ist progressiv, alternativ
innovativ, sehr impulsiv
geschickt und effektiv
ich hasse sie abgrundtief
seh' ich Eve, sag ich: " na, Eve..."
treff' ich Eve, sag ich: " na, Eve..."

wär' ich Eve, hätt' ich Steve
mein Leben wär' erfüllt
und nicht so primitiv
wäre, würde, rein fiktiv
was wär', wenn's für mich besser lief
vollkommen bin ich leider nur
im Konjunktiv
seh' ich Eve, macht mich das aggressiv
treff' ich Eve, wechsle ich die Straßenseite und zwar demonstrativ


Eve

Mi amiga Eve es activa
siempre piensa en positivo
nunca está de mal humor
Su novio Steve es deportista
Ella es penetrante
pura y atractiva
ella es creativa, decoradora
sensitiva, ella vive intensamente
para la forma en la que ella me hace vomitar
no hay ningún adjetivo
Cuando veo a Eve, digo: ey Eve
Cuando me encuentro con Eve, digo: ey Eve.

Para Eve
nunca va nada mal
Ella es muy comunicativa
da argumentos convincentes
intensa
Maestra Eve
jugando con el trabajo (en el sentido de que le resulta muy sencillo)
todos los días
Ella es progresiva, alternativa
innovadora, muy impulsiva
inteligente y efectiva
la odio profundamente
Cuando veo a Eve, digo: ey, Eve
Cuando me encuentro con Eve, digo: ey Eve.

Si fuera Eve, tendría a Steve
mi vida estaría llena
y no tan primitiva
Wäre, würde, puramente ficticio
que sería, cuando eso fuera mejor para mí
desgraciadamente esto es solo
en conjuntivo

Cuando veo a Eve me pongo agresiva
Cuando me encuentro a Eve, me cambio de acera y además de forma demostrativa.



Es una canción que en principio suena tan bonita, pero tras esas palabras que suenan tan dulces se esconde un significado completamente distinto...

________

Si quieres escuchar y conocer más canciones en alemán pásate por esta página: Canciones en alemán.

Un saludo!!!



15 de agosto de 2014

Países - América del Sur, América del Norte.

Hace ya un tiempo vimos como se dicen en alemán los países y las capitales de la Unión Europea. En esta ocasión vamos a dar un salto al otro lado del Atlántico. Hoy aprenderemos como se dicen en alemán los países de América del Sur y América del Norte, así como sus correspondientes capitales.

Hay una gran diferencia entre estos países y los europeos. Casi el 90% de las capitales y países del viejo continente tienen un nombre diferente según el idioma, la mayoría están traducidos. En cambio en América es justamente al revés, la mayoría mantienen su nombre original, lo único que cambia es la pronunciación, adaptándose al idioma en que estemos hablando.
Personalmente los países sí que los suelo decir con la pronunciación alemana, las ciudades no, muchas de ellas ni siquiera sé como se dirían en alemán y solo el imaginarme decir, por ejemplo Buenos Aires, con la pronunciación alemana hace que los oídos me chirríen.
Tengo algunos amigos teutones que saben español y todos ellos, aunque estén hablando en alemán, pronuncian las ciudades de España e Hispanoamérica en español, o lo más cercano posible a lo que son capaces de decir.

Siempre pongo como es la pronunciación aproximada de cada palabra, pero en este caso me veo completamente incapaz, ya que lo que ellos hacen es pronunciar la palabra española a su manera y sinceramente, me parece ridículo que un hispanohablante haga eso pudiéndolo decir bien. Así que en esta ocasión muchos países y ciudades irán sin la pronunciación.


Antes de nada, el continente es Amerika [améerika]. Y se divide en Nordamerika [nord-améerika], Mittelamerika [mitel-améerika] y Südamerika [su*d-améerika] (* tened en cuenta que la ü es un sonido que no existe en español, se pronuncia poniendo la boca para decir un “u” pero decimos una “i”, aproximadamente).


Südamerika



[argentínien]



[bolívien]



[brasilien]

Durante el Mundial 2014 Alemania tuvo su sede en Fortaleza, y esto es un gran ejemplo de lo que os decía al principio. No traducen la ciudad, sino que la intentan pronunciar… era súper gracioso escucharlos decirlo. Ellos que no saben pronunciar la r, y la z es algo raro, entre una t y una s. Así que hacían una mezcla bastante curiosa. Si tenéis la oportunidad, decidle a un alemán que pronuncie Fortaleza, ya veréis.






[colúmbien]








Esos eran todos los países de América del sur, ahora nos vamos al norte del continente. 

Nordamerika


[kánada]



Este es el nombre oficial del país, el USA, o E.E.U.U. Pero en alemán suelen decir tan solo Amerika, tal cual suena, y alguien de allí es amerikaner; -in.



La capital de México si que la traducen, lo que es traducible. En lugar de decir ciudad lo dicen en alemán, “stadt”.

+


Ya sé que no es un país, pero aún así siempre está bien saber como se dice en alemán. Por eso lo pongo como extra.


Como bien podéis ver los nombres de los países de habla hispana son iguales que en español, súper sencillo.

________

Todos aquellos que no hemos aprendido el alemán desde pequeños sabemos lo difícil que puede resultar este aprendizaje, pero no es imposible, eso te lo aseguro. Pincha aquí para ver todas las lecciones que ya hemos visto.
¡No desistas! Al final lo conseguirás.

Un saludo!!


13 de agosto de 2014

Barbacoas

Una de las cosas que más me gustan del verano alemán es que en cuanto sale medio rayo de sol la gente se tira a la calle para aprovechar el buen tiempo, pues nunca sabes cuando vas a poder disfrutarlo otra vez. Y debo decir que al principio me reía un poco de ellos, se van todos en manada buscando cualquier rayito como si no hubiese un mañana. Ahora lo sigo haciendo pero me uno, por que es verdad que como no aproveches ese medio rayo de sol es posible que no vuelvas a tener otra oportunidad en unos días/semanas.

Cuando ese buen tiempo llega, cualquier parte de la ciudad es buena para disfrutarlo. La plaza que hay al lado de tu casa puede ser el lugar ideal, tan solo tienes que buscarte un compañero, alzar el sofá, sacarlo a la calle y con una buena provisión de cervezas disfrutar del día.




Si la plaza te pilla muy lejos la acera de debajo de casa también puede ser un buen sitio, además como hay menos trecho que recorrer puedes montar un pequeño salón improvisado al aire libre.




Pero si los rayos de sol han llegado de pronto, el asfalto de la plaza que esté más cerca de donde te encuentres en ese momento también puede servir. Está duro, vale, está sucio, bueno. Pero está al sol y eso es lo importante. (Por desgracia no tengo fotos de esto, pero creo que os podéis hacer una idea, ¿no?).


Aunque sin ninguna duda los lugares donde más gente se concentra son los parques y como el buen tiempo caiga en fin de semana va a ser complicado encontrar un sitio libre.

En general en las ciudades alemanas hay bastantes zonas verdes y en casi todos estos sitios podremos ver algo típico alemán que nunca podremos ver el España. En mitad de la ciudad, en un parque cualquiera es posible llevarte una barbacoa y pasar la tarde comiendo salchichas a la parrilla recién hechas.

Hay unas cuantas normas a seguir, en algunos parques no está permitido hacer barbacoas, hay que asegurarse primero y además no nos vale cualquier barbacoa. En los supermercados podemos encontrar barbacoas desechables, de un solo uso, pero hay que tener cuidado de donde las ponemos pues lo que haya debajo de ellas muy posiblemente acabará quemado.



En Colonia, por ley, estas barbacoas deben de estar colocadas sobre una superficie elevada para que luego no se queden estas marcas tan horrorosas en el césped.



En muchos de los parques en los que está permitido hacer las barbacoas están preparados para todo y posiblemente encontremos un contenedor especial donde poder tirar las cenizas o las brasas aún calientes.


Sí, es el que está lleno de cenizas, el de la etiqueta naranja.


Y en algunas ocasiones, cuando hay mucha aglomeración de gente un grupo de personas se van pasando de vez en cuando por el parque ofreciendo bolsas hiper gigantes para tirar la basura y demás restos. Son bastante visibles pues van con pelucas naranjas fosforitas, al igual que las bolsas.



Esto he de decir que no sé si es en todo el país o solo se encuentran en Colonia.



En estos días de buen tiempo, a parte de las barbacoas en los parques también podemos encontrar gente tomando el sol, con las chicas en su bikini, aunque no haya agua en más de tres kilómetros a la redonda. El bádminton, las palas y demás deportes por el estilo también son muy comunes en estos días, pero sin duda, el rey es el Kubb. En todo parque con buen tiempo podremos encontrar por lo menos un grupo jugando a este juego. No falla.


La verdad es que estos días los disfrutas con muchísimas ganas, además como los días son tan largos se aprovechan muchísimo. Esta es una de las típicas costumbres alemanas que más me gustan. Día de barbacoa en el parque con los amigos, todo un lujo.



Así que ya sabéis, en cuanto salga un rayo de sol imitad a los alemanes, que de aprovechar el poco buen tiempo que tienen si que saben.

________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!


11 de agosto de 2014

El señor Korbes - Herr Korbes

Erase una vez una gallinita y un gallito que querían hacer un viaje juntos. El gallito construyó un bonito coche con cuatro ruedas rojas y enganchó delante cuatro ratoncitos.
La gallinita y el gallito se sentaron en el coche y emprendieron la marcha.
Al poco tiempo que cruzaron con un gato:
-¿Dónde queréis ir? – les preguntó el gato.
-Por ahí, hacia la casa del señor Korbes.
-Llevadme con vosotros – dijo el gato.
-Claro – respondió el gallito – siéntate detrás, no sea que te caigas si te pones delante.

Y así emprendieron de nuevo la marcha cantando una canción:

Tened mucho cuidado,
de no ensuciar mis ruedecitas rojas.
Ruedecitas, rodad
Ratoncillos, silbad,
Hacia allá vamos,
A la casa del señor Korbes.

Luego subió una piedra de molino, luego un huevo, después un pato, luego un alfiler y por último una aguja de coser. Todos se sentaron en el coche e hicieron el camino juntos



Cuando llegaron a la casa del señor Korbes este no se encontraba allí. Los ratoncillos llevaron el coche hasta el granero y allí el gallito y la gallinita volaron hasta una viga. El gato se sentó en la chimenea. El pato se metió dentro de un cubo. El huevo se envolvió en una toalla. El alfiler se clavó en el cojín de una silla,  la aguja de coser saltó a la almohada de la cama y la piedra del molino se situó sobre la puerta.

Cuando el señor Korbes llegó a su casa se dirigió a la chimenea para encender el fuego pero el gato se asustó y le llenó la cara de ceniza. Se fue con rapidez a la cocina y cuando se quiso lavar en el cubo el pato le salpicó todo el agua en la cara. Cuando quiso secarse con la toalla el huevo rodó, se rompió y se le clavó en los ojos. Queriendo descansar un poco se sentó en la silla y entonces se clavó el alfiler. Encolerizado pegó un grito y se tumbó en la cama pero en cuanto puso la cabeza sobre la almohada se pinchó con la aguja. Furioso quiso irse a la calle pero en cuanto abrió la puerta la piedra del molino le cayó encima y lo mató.

El señor Korbes debía de ser una muy mala persona.





Un cuento de lo más peculiar. Raro donde los haya.
La verdad es que nunca lo había escuchado y ahora mismo no sabría muy bien decir que moraleja tiene. ¿Todo puede ir a peor? ¿Las casualidades existen?
Y pobre señor Korbes, le tildan de mala persona cuando no ha hecho nada más que llegar a su casa y un cúmulo de mala suerte le llevan al fin… ¿destino? ¿Los accidentes existen?

¿Qué opináis vosotros? ¿Conocíais el cuento? ¿Qué moraleja se os ocurre?

El señor Korbes - Herr Korbes, es el cuento número 41 del libro "Cuentos de la infancia y del hogar" escrito por los hermanos Grimm.
________

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado... pero aún quedan muchos más cuentos que leer, muchas historias por recordar y otras tantas por descubrir. ¿Te vienes? Cuentos de los hermanos Grimm

Un saludo!!


8 de agosto de 2014

¿Zusammen o getrennt?

Hay una gran alemanada que solo he vivido en Alemania, pero quizás gente más viajada que yo si que lo haya visto en otros lugares.
Me refiero a eso de pagar “zusammen” o “getrennt”.

Eso de ir a un bar y que al ir a pagar el camarero pregunte que si “zusammen” o “getrennt”. La primera vez que te ocurre te quedas con cara de póker. ¿A qué se refiere? Pues es simple, te están preguntando que si lo vais a pagar todo junto, lo que suele significar que una persona va a pagar la cuenta entera. 
O si por el contrario lo vais a pagar por separado, es decir, cada uno lo suyo.

Al principio esa pregunta puede parecer un poco brusca y violenta, no quieres ser descortés con la otra persona, pero yo pago lo mío y tú lo tuyo, ¿no?
La pregunta en cuestión viene debido a la forma tan característica que tienen los alemanes de pagar. Si les dices que "getrennt" el camarero te preguntará que es lo que has consumido y allí mismo te hará lo suma de tu consumición.
La verdad es que para el cliente es bastante práctico, pues si lo pensáis eso es lo que hacemos en España, solo que nosotros nos tenemos que comer la cabeza pensando que era lo nuestro y sumarlo. Aquí el camarero nos facilita mucho la labor. Lo hacen de cabeza, sin calculadoras, así que tenedlo en cuenta, que también pueden equivocarse, para bien o para mal.

La parte de sumar uno a uno cada plato y cerveza es bastante peñazo para el camarero, cierto es, pero por otro lado, si somos cuatro clientes, en lugar de recibir una propina general recibirá cuatro. Una por cada persona que está en la mesa y paga “getrennt”. Y parece que no, pero entre unos centimillos de uno y de otro se pueden juntar euros mucho más fácilmente.

¿Hay que dejar propina obligatoriamente?
No te van a poner una pistola en el pecho, pero está mal visto no hacerlo.

¿Cuánta propina?
Cuando el camarero te dice lo que es tu total, por ejemplo 10,45. Le das un billete de 20 y le dices que se haga 11 y esa es la propina que le das. Lo de dejar en la mesa la propina no se hace por estas tierras.
Por lo general así es como se dan las propinas, redondeando hacia arriba y diciéndole lo que se tiene que cobrar.
Aunque algunos dicen que la propina debe de ser el 10% del total consumido...

Pero luego hay algunos camareros que se auto asignan la propina y si les das un billete de 10€ para algo que costaba 9,60 se quedarán los 40 céntimos sin decirte nada. Y no, esto no es una leyenda urbana, nosotros lo hemos vivido en más de una ocasión.

Volviendo al pago por separado, una vez que te acostumbras es muy cómodo, cada uno paga lo suyo y todos en paz. Aquí ese amigo caradura que siempre se escaquea a la hora de poner el dinero lo lleva muy chungo. Casi que le va a resultar imposible librarse.

Y la verdad es que no sabes lo sencillo que resulta esta forma de pagar hasta que no regresas a España, te vas con los amigos de comida, y al final, sin esperarlo se cambian cuando el camarero deja el ticket en la mesa y se va sin echar cuentas de a cuanto corresponde cada uno... 
Es aquí cuando aparece de nuevo esa cara de póker que pusiste hace unos meses por aquellas frías, raras y lejanas tierras.
¡Bienvenido de nuevo a España! Pero ¿sabes? Si te ha ocurrido esto tengo una noticia para ti, vas por buen paso, te estás alemanizando. Enhorabuena.


Imagino que todos los que hemos vivido en Alemania hemos pasado por esta situación. ¿Tenéis alguna experiencia particularmente curiosa y/o graciosa que contar?


Un saludo!!



6 de agosto de 2014

Kubb

Estoy casi completamente segura que todo aquel que haya pasado un verano en Alemania conoce este juego, aunque tan solo sea por haber visto a los alemanes jugándolo en los parques.

Aún no he tenido la oportunidad de ser partícipe en una de estas partidas, pero aún así voy a ver si soy capaz de explicar las reglas.


Antes de nada os cuento que este juego es originario de los países escandinavos, se dice que fue inventado por los vikingos. La palabra Kubb proviene del sueco, Vedukbbar, que significa, según un amigo de esas frías tierras, trozo de leña, así tal cual. Mi sueco deja mucho que desear, por lo que tendremos que fiarnos de su palabra.

Es un juego de estrategia, una batalla entre dos equipos donde gana quien mate al rey.



Se juega con 17 figuras, que por lo general siempre serán de madera.
10 Kubb. Son piezas rectangulares y miden 15cm de alto por 7cm de lado.
6 “palos” que se lanzan. Son cilindros de 30cm de largo y 4 de diámetro.
1 Rey, el que muere al final. Es la pieza más grande, en la parte de arriba tiene una corona. Mide 30cm de largo por 9 de lado.
Además habrá 4 palos extra con los que se delimita la zona de juego. Dependiendo de la calidad del juego que compremos será de un tamaño y forma distinto.

El número mínimo de jugadores es 1, pero no hay un máximo, aunque por lo general más de 12 personas no es recomendable pues se tendrán que ir turnando demasiado para poder jugar. Los dos equipos no tienen porque tener el mismo número de miembros, pueden ir 2 contra 7, 1 contra 3, 5 contra 6… Y siempre se puede entrar y salir durante la partida. Todo es bastante dinámico.


Para empezar a jugar primero hay que delimitar el campo, siempre se hará al aire libre sobre cualquier tipo de superficie plana, ya sea cemento, arena, hielo o nieve, pero lo más normal es hacerlo sobre la hierba.
El campo de juego tiene que ser grande, lo normal son 8 metro de largo por 5 de ancho, pero dependiendo de las situaciones se puede hacer más pequeño o más grande.

Primero se mide el campo, más o menos, y se colocan los 4 primeros palos delimitando el terreno de juego.
Después se colocan los Kubb en los laterales más cortos, enfrentados entre si. 5 en cada lado, y a una distancia equidistante. Esta línea, que siempre será lo más recta posible, se llama Línea base.
Justo en el centro del campo, entre los Kubb, en la mitad, se colocará al Rey. Que divide el campo de juego en dos mitades.



Cada jugador recibirá uno de los cilindros y para saber quien comienza, un miembro de cada equipo se sitúa en la línea base. Estos tirarán el cilindro al centro, intentando quedarse lo más cerca del Rey posible pero sin tirarlo. El que se encuentre más próximo será el equipo que empiece.


Una cosa importante, el cilindro solo y exclusivamente puede ser lanzado de abajo a arriba. No podemos tirarlo de lado, ni desde arriba ni de cualquier otra manera que no sea de abajo a arriba y el cilindro tampoco puede girar sobre si mismo. En el caso de que pase algo de esto ese movimiento será inválido y anulado.
Una persona no puede lanzar dos cilindros a la vez y dos personas tampoco pueden lanzar su cilindro al mismo tiempo.
Los lanzamientos tan solo se pondrán realizar desde la línea base, nunca desde los laterales y los dos pies deben de estar dentro de los límites del campo.


Una vez decidido que equipo comienza los jugadores se colocarán a lo largo de la línea base y…
¡Que comience el juego!



El objetivo del juego es lanzar los cilindros y tumbar los Kubb que se encuentran en la línea base del otro equipo, evitando siempre derribar al Rey, si este cae la partida se acaba y quien lo haya tirado habrá perdido.
En cada turno se tiran los 6 cilindros, uno detrás del otro y si los Kubb del otro equipo han sido derribados podremos ir a por el Rey.
Esto sería una jugada perfecta.



Pero en el caso de que nos quedemos sin cilindros para lanzar y no hayamos conseguido tirar todos los Kubb, los miembros del equipo contrario lanzarán desde su línea base a nuestra parte del campo los Kubb que hemos tumbado. Estos deben de caer dentro de los límites de juego establecidos, sino es así se dará una segunda oportunidad. Si vuelve a caer fuera el otro equipo podrá elegir donde colocar el Kubb, tan solo hay una norma y es que este no puede estar demasiado cerca de ninguno de los dos palos que delimitan el campo o del Rey.
Antes de continuar todos los Kubb que se encuentran en el medio del campo de juego se colocarán de pie, una vez listos le toca al otro equipo.

Donde hayamos lanzado anteriormente los Kubb es muy importante, y aquí es donde viene la estrategia del juego, ya que antes de poder empezar a tirar los Kubb que se encuentran en la línea base contraria deberemos de tirar los que se encuentran en la mitad del campo contrario.
Así que hay debemos de tener puntería y evitar que caigan demasiado cerca uno de otros para que no se puedan tirar dos de un lanzamiento al hacer rebote. ¿Los intentamos tirar más lejos? ¿Más cerca? Estrategia.

Si durante los lanzamientos un Kubb de la línea base cae no pasa nada, se pone en pie de nuevo, pero si cae el Rey, la partida se acaba.

En el caso de que no todos los Kubb que hay repartidos por el campo caigan en las 6 oportunidades que se tiene, una por cada cilíndro, el Kubb que se encuentre más adelantado será el que cree una nueva línea de lanzamiento para el equipo contrario, más cerca del lado del otro.



Los Kubb derribados volverán a ser lanzados por el equipo que comenzó al campo del juego contrario. Y al igual que antes, para poder comenzar a derribar los Kubb de la línea base primero deben de caer todos los que se encuentran dispersos por el campo contrario.

Y así sucesivamente.

Siempre evitando derribar al Rey antes de tiempo.


Os dejo un vídeo explicativo, está en alemán, pero es muy gráfico.


Espero que lo hayáis entendido.


Desde 1995 se celebra cada año el campeonato Mundial de Kubb en la isla de Gotland (Suecia) y desde entonces, salvo en dos ocasiones, siempre han ganado los suecos.

¿Habéis jugado alguna vez a esto? ¿Conocéis algún juego parecido?

________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...