12 de febrero de 2014

El cliente nunca tiene la razón

Imagino que a todos os habrá pasado al menos una vez eso de ir a una tienda y que algún dependiente nos ayude, en especial en las tiendas de ropa, que combina con tal, que iría mejor con ese pantalón y demás. Pero lo que seguramente nadie habrá vivido es que el propio dependiente te lleve la contraria e insista en que compremos algo que no queremos. Pues parece ser que por estas tierras es algo común, curiosamente ya nos ha pasado tres veces.

La primera vez fuimos a comprar una lámpara de pilas, le preguntamos a uno de los trabajadores si tenían y…
- ¿Para que la queréis?
- Ehhhh, para ponerla en la pared…
- Pues vaya tontería, para eso compráis una normal y la colgáis.
- Ya, pero es que no queremos hacer un agujero en la pared.
- ¿Por qué no?
- La casa no es nuestra y no queremos estropearla.
- Eso es una estupidez.
- Ya, bueno, ¿tenéis lámparas de pilas o no?
- Es que no entiendo porque no os lleváis una normal, solo tenéis que hacer un agujero y sacar el cable.
- Ya, pero como acabo de decir, no queremos agujerear la pared. Solo queremos una lámpara de pilas.
- Tendríais que llevaros de las otras.

E insistió, e insistió con la lámpara que al final nos fuimos con las manos vacías.


En otra ocasión fuimos a otra tienda a por un cable de 20 metros.
- Tenéis ese que hay que cortar o podéis llevaros este otro, son los metros que necesitáis y ya viene todo preparado.
Que si, que todo estaba ya hecho para lo que necesitábamos, pero también era el doble de caro.
- Preferimos que nos cortes del otro.
- ¿Pero por qué? Si este ya está cortado.
- Ya, pero es que queremos del otro.
- Pero el otro ya está terminado.
- Lo sabemos, pero es que queremos el otro.
- Pues no sé porque no os lleváis el que os digo.
Al final, después de varios peros, conseguimos que nos cortara los 20 metros…


Habíamos pintado el piso y mi compañera de piso fue a una tienda a buscar aguarrás o algún producto semejante.
- Disculpa, ¿tenéis algún producto para limpiar la pintura?
- ¿Para que lo quieres?
- Esto… pues para quitar la pintura…
- No lo necesitas, la pintura plástica, se quita con agua.
- Ya, pero yo quiero quitarlo con un producto de esos.
- Pero es que no es necesario, puedes quitarlo tan solo con un poco de agua.
- ¿Entonces no tenéis?
- No lo necesitas.

Y si, nos fuimos de allí sin el…
Los alemanes están muy concienciados con eso del cuidado del medio ambiente y de hecho aquí no venden lejía como tal. Hay algunos productos con una concentración de lejía, pero resulta tan mínima que casi es inexistente. Hay que irse a los supermercados turcos para poder encontrar algo que mínimamente se le parezca, y del amoniaco ya ni hablemos.


La verdad es que estas situaciones me sorprenden bastante, pues literalmente se niegan a venderte lo que quieres y te intentan convencer para que te lleves lo que a ellos les parece bien, y por supuesto, tu opinión no cuenta…
Nunca me imaginé que algo así podría pasar en algún sitio, pero que le pasa a esta gente!!


¿Los que estáis por aquí habéis vivido alguna situación parecida?


Un saludo!!


4 comentarios:

  1. Yo vivo cerca de D'dorf desde hace casi 7 años y de las primeras cosas que vi es que, en Alemania, el servicio al cliente no existe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Juan M. a parte de los del atención al cliente, las hojas de reclamaciones según me han dicho son un mito...
      Un saludo!

      Eliminar
  2. AGUA OXIGENADA!!! Intenta comprar agua oxigenada en Colonia... Al final, conseguimos un botecito diminuto porque una de las dependientas de la farmacia era italiana y entendia perfectamente que los espanyoles estamos acostumbrados a eso. La duenya de la farmacia nos lo vendio muy a reganyadientes despues de interrogarnos sobre por que queriamos eso, asegurarse que no la ibamos a usar para aclararnos el pelo (???) y hacernos jurar que lo diluiriamos 10 veces, porque estaba muy concentrada y era la que se usaba en la farmacia para formulas magistrales. No fue hasta que volvimos a Espanya que descubrimos que tenia exactamente la misma concentracion que la que se vende en los supermercados... Pues claro que diluida 10 veces no habia hecho nada de efecto!!! :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas!! Uy... el agua oxigenada... eso es, por lo menos, sangre de unicornio. Nosotros no hemos podido conseguir ninguna botellita en Alemania, al final tuvimos que traer la España. De este tema hablo en esta entrada: http://alemaniaentrebastidores.blogspot.de/2014/03/farmacias-en-alemania.html

      Buen fin de semana.

      Un saludo!!

      Eliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...