30 de agosto de 2013

Madre Nieve - Frau Holle

Cierta viuda tenía dos hijas, una de ellas trabajadora y guapa; la otra, fea y perezosa. Sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija, y cargaba a la otra todas las faenas del hogar, haciendo de ella la cenicienta de la casa. La pobre muchacha tenía que sentarse todos los días junto a un pozo, al borde de la carretera, e hilar tanto que le salía sangre de los dedos. Tan manchado de sangre se le puso un día el huso, que la muchacha quiso lavarlo en el pozo, y he aquí que se le escapó de la mano y cayó al fondo. Llorando, se fue a contarle lo ocurrido a su madrastra, y ésta, que era muy dura de corazón, la riñó fuertemente y le dijo:
—¡Puesto que has dejado caer el huso al pozo, irás a sacarlo!
La muchacha volvió al pozo, sin saber qué hacer, en su angustia, saltó al pozo para recoger del huso. Había perdido el sentido, y al despertarse y volver en sí, se encontró en una bellísima pradera en la que relucía el sol, cubierta de millares de florecillas. 

Caminando por él, llegó a un horno lleno de pan, el pan gritaba:
—¡Sácame de aquí! ¡Sácame de aquí, que me quemo! Ya estoy bastante cocido.
Entonces ella se aceró, y con la pala fue sacando las hogazas de pan una a una. 

Prosiguiendo su camino, vio un manzano cargado de manzanas, que le gritaba:
—¡Sacúdeme, sacúdeme! Todas las manzanas estamos ya maduras.
Entonces ella sacudió el manzano, de tal manera que comenzaron a caer manzanas como si fuera lluvia. Tanto lo sacudió que no quedó ninguna en él, y después de haberlas colocado todas en un montón, siguió su camino.

Finalmente, llegó a una casita, una vieja estaba asomada en una ventana, pero como tenía los dientes tan grandes que la niña echó a correr asustada. La vieja la llamó:
—¿De qué tienes miedo, querida niña? Quédate conmigo. Si haces los quehaceres de la casa de forma satisfactoria te irá bien. Tienes que prestar atención y mullir cuidadosamente mi cama hasta que que vuelen las plumas. Entonces nieva en la Tierra. Yo soy la señora Holle.

Al oír a la vieja hablarle en tono tan cariñoso, la muchacha cobró ánimos, y aceptando el ofrecimiento, entró a su servicio. Hacía todas las cosas a plena satisfacción de su ama, sacudiéndole vigorosamente la cama, de modo que las plumas volaban cual copos de nieve. En recompensa, disfrutaba de buena vida, no tenía que escuchar ni una palabra dura, y todos los días comía cocido y asado. 
Cuando ya llevaba una temporada en casa de la señora Holle, le entró una extraña tristeza que ni ella misma sabía explicar, hasta que al fin se dio cuenta de que era nostalgia de su tierra. Aunque estuviera allí mil veces mejor que en su casa, añoraba a los suyos, y así, un día dijo a su ama:
—Siento nostalgia de casa, y aunque estoy muy bien aquí, no me siento con fuerzas para continuar; tengo que volver con los míos.
La señora Holle dijo:
—Me gusta que sientas deseos de regresar a tu casa, y puesto que me has servido tan fielmente, yo misma te acompañaré.
Y, tomándola de la mano, la condujo hasta un gran portal. El portal estaba abierto, y en el momento de traspasarlo la muchacha, cayó una copiosísima lluvia de oro; y el oro se le quedó adherido a ella, por lo que todo su cuerpo estaba cubierto del precioso metal.
—Esto es para ti, en premio por la diligencia con que me has servido — le dijo la señora Holle, y también le devolvió el huso que se le había caído al pozo.
Entonces el portal se cerró, y la doncella se encontró de nuevo en el mundo, no lejos de la casa de su madrastra. Y cuando llegó al patio, el gallo, que estaba encaramado en el pretil del pozo, gritó:
—¡Quiquiriquí, nuestra doncella de oro está aquí!
La muchacha entró a la casa, y tanto su madrastra como la hija de ésta la recibieron muy bien al ver que venía cubierta de oro.
Les contó todo lo que le había ocurrido, y al enterarse la madrastra de cómo había adquirido tanta riqueza, quiso procurar la misma fortuna a su hija, la fea y perezosa. La mandó, pues, a hilar junto al pozo, y para que el huso se manchase de sangre, la hizo pincharse en un dedo poniéndo la mano en un espino. Luego arrojó el huso al pozo, y a continuación saltóa el . Llegó, como su hermanastra, al delicioso prado, y echó a andar por el mismo sendero. 

Al pasar junto al horno, volvió el pan a exclamar:
—¡Sácame de aquí! ¡Sácame de aquí, que me quemo! Ya estoy bastante cocido.
Pero la holgazana le replicó:
—¿Crees que tengo ganas de ensuciarme?— y pasó de largo.

No tardó en encontrar el manzano, el cual le gritó:
—¡Sacúdeme, sacúdeme! Todas las manzanas estamos ya maduras.
Ella le replicó:
—¡Me guardaré muy bien! ¿Y si me cayese una en la cabeza?— y siguió adelante.

Al llegar frente a la casa de la señora Holle, no se asustó de sus dientes porque ya tenía noticia de ellos, y se quedó a su servicio. 
El primer día se dominó y se esforzó enormenete, obedeciendo a su ama, pues pensaba en el mucho oro que iba a regalarle. Pero al segundo día ya empezó a holgazanear; el tercero se hizo la remolona al levantarse por la mañana, y así, cada día peor. Tampoco hacía la cama según las indicaciones de la señora Holle, ni la sacudía de manera que volasen las plumas. Al fin, la señora se cansó y la despidió, con gran satisfacción de la holgazana, pues creía llegada la hora de la lluvia de oro. La señora Holle la condujo también al portal; pero en lugar de oro, vertieron sobre ella un gran caldero de pez[1].

—Esto es el pago de tus servicios — le dijo su ama, cerrando el portal.
Y así se presentó la perezosa en su casa, con todo el cuerpo cubierto de pez, y el gallo del pozo, al verla, se puso a gritar:
—¡Quiquiriquí, nuestra sucia doncella ya está aquí!
La pez se le quedó adherida, y en todo el resto de su vida no se la pudo quitar del cuerpo.


[1] Pez:  Sustancia resinosa, sólida, lustrosa, quebradiza y de color pardo amarillento,que se obtiene echando en agua fría el residuo que deja la trementina o el alquitrán al acabar de sacarle el aguarrás y se utiliza como impermeabilizante.



Este fue uno de los cuentos que escuché por primera vez cuando vine aquí. Es una historia muy conocida por los niños alemanes, pero que yo sepa a España no llegó en ningún momento. Alguien la conocía.
Se supone que en español el cuento se llama Madre Nieve, pero yo no conozco la palabra Holle y no se como podría traducirlo, además Frau Holle no me parece un nombre complicado, por eso lo he dejado como en alemán.

¿Moraleja? creo que es muy sencillo, ¿no? es el típico cuento para educar y enseñar a los niños a hacer las cosas bien, a ser amables y a ayudar a quien lo necesite sin esperar nada a cambio. Para que aprendan que la avaricia y la pereza no dan nunca los buenos resultados esperados.

¿Alguien tiene alguna idea diferente?

Madre Nieve - Frau Holle, es el cuento número 24 del libro "Cuentos de la infancia y del hogar" escrito por los hermanos Grimm.
________

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado... pero aún quedan muchos más cuentos que leer, muchas historias por recordar y otras tantas por descubrir. ¿Te vienes? Cuentos de los hermanos Grimm

Un saludo!!







28 de agosto de 2013

Matrículas de coche

Las matrículas en Alemania, llamadas Nummerschild, que literalmente sería pantalla número, son un tanto diferentes a las españolas.



La D está claro que es la letra del país, según está asignado por la Unión Europea.
La M es la letra de la ciudad o región en la que el coche está matriculado, Múnich en esta ocasión.
Lo siguiente son dos pegatinas, la de arriba es la de la ITV y la de abajo es el escudo del estado al que pertenece el coche.
Luego hay una combinación de letras y números, como máximo dos letras y cuatro números, dependiendo de cada situación, de hecho estos números se pueden escoger, siempre y cuando estén libres y pagues la cuantía correspondiente.

La primera letra varía según la población que viva en la zona designada a tal grafía. Cuanto más grande sea el número de habitantes menos letras tendrá. B – Berlín. M – Múnich. S – Stuttgart. Con las excepciones de las ciudades hanseáticas que anteponen una H al nombre de la ciudad, HH – Hansestadt Hamburgo.

Aquí os dejo una lista completa, en alemán, por si alguien tiene curiosidad por saber a que región pertenece cada letra.

Las letras y números de después, como ya digo, pueden ser elegidas, pero existen algunas letras que no están permitidas utilizar por poder ser o ser la abreviatura de algo relacionado con el Nacionalsocialismo de la IIGM. Sin importar el estado federal estas combinaciones nunca podrán darse:
HJ (Hitlerjugend) Juventud hitleriana.
KZ (Konzentrationslager) Campo de concentracción.
NS (Nationalsozialismus)
SA (Sturmabteilung)
SD (Sicherheitsdienst)
SS (Schutzstaffel)

Por otra parte, en algunos estados tampoco pondrán darse determinadas combinaciones que terminen creando alguna de estas palabras. Por ejemplo, en Stuttgart S, nunca se podrá poner después una A, S o D. O las ED, por ser Sozialistische Einheitspartei Deutschlands, que es el Partido Socialista Unificado de Alemania.

En Colonia, K, la Z después tampoco está permitida.

En Núrenberg las combinaciones no permitidas son N–PD (Nationaldemokratische Partei Deutschlands) Partido Nacionaldemócrata de Alemania y N–SU (Nationalsozialistischer Untergrund) Clandestinidad Nacionalsocialista.
En la región de Warendorf, WAF–FE arma en alemán.
En la región de Steinburg, IZ–AN nazi al revés.
Cada matrícula es personal e intransferible, cuando el coche va al desguace la combinación queda de nuevo libre. El propietario también está obligado a cambiarla si se muda de estado o si en el nuevo lugar de residencia hay unas letras distintas.

Con eso de poder poner la matrícula que uno quiera, con tu nombre y fecha de nacimiento o cualquier otra cosa, no puedo evitar fijarme en los coches que veo y suponer que una TM 2309 es de un tal Thomas Müller que nació el 23 de septiembre, por decir algo. Aunque son las que tienen letras raras las que más curiosidad me producen.


¿Sabíais de esta posibilidad en la matriculación del coche? ¿Sois otros locos como yo que se van imaginando nombres y fechas por la calle?

________


Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!

26 de agosto de 2013

Falsos amigos - falsche Freunde I

Hoy vengo a hablaros de los falsos amigos, que me suena muy mal, pero esta sería la traducción al español. Según la RAE un falso amigo es cada una de las dos palabras que, perteneciendo a dos lenguas diferentes, se asemejan mucho en la forma, pero difieren en el significado.

Ya veis por donde van la entrada de hoy, ¿verdad? Esas palabras que en algunos casos producen situaciones cómicas  y que en otras te exasperan, pues crees que están entiendo algo pero al final resulta que estás completamente equivocado.

Si lo buscáis en la wikipedia os saldrá una lista bastante larga de ejemplos español – alemán, unos más graciosos que otros.
Algunas palabras son tan obvias como Regal, vocablo teutón que poco tiene que ver con un regalo, a no ser que este se encuentre en una estantería, que es su significado.

Aunque las que más me gustan son:

Chef – esta es un tanto ambigua, ya que por lo general es jefe de cocina, pero en alemán es directamente tu jefe, tanto si se maneja en los fogones como si tiene dos manos izquierdas.

Mappe – así a primera vista, a mi esto me suena a mapa, está claro cristalino, pero no. Resulta que un mapa es Karte en alemán y yo esta palabra le adjudicaría sin pensarlo dos veces la traducción de carta, pero resulta que carta es Brief. Y así hacemos un pequeño encadenamiento.
Y volviendo a la primera palabra, Mappe es carpeta.
Confieso que con esta palabra he tenido más de un encontronazo. En una de mis visitas a las oficinas alemanas para pelearme con la burocracia me dieron una ingente cantidad de papeles, el funcionario en cuestión fue super majo y me dijo que esperase un momento, que me iba a dar una "Mappe". Os juro que pensé que me iba a dar un mapa del edificio para que supiese donde estaba la oficina a la que tenía que ir. Cuando me regresó con la carpeta me quedé con cara de boba. Metió los papeles, me los dio y se despidió de mi y yo me quedé ahí sin saber muy bien que hacer, a la espera de mi “prometido” mapa.
Por suerte creo que ya me he aprendido la palabra… creo...

Vater – una de las primeras palabras que aprendes en alemán, en la lección dos, o como mucho en la cinco. Por que saber que nuestro querido progenitor tiene este nombre tan agraciado en alemán.
Pero tened en cuenta que la “v” se pronuncia como una “f” y que las “er” del final son una “a”, por lo que al final la pronunciación queda en algo así como [fata].
Por suerte, Papa también es muy utilizado, y si, es sin acento y con la entonación en la primera sílaba, al contrario que en español.

Trampolin – muy importante la ausencia de la tilde. Que diréis, un trampolín es un trampolín, y no andáis muy desencaminados. En alemán este nombre designa a un objeto elástico, para saltar. La pequeña diferencia es que se salta y se baja y conforme pisas de nuevo la superficie vuelves a ascender y así hasta que te canses o te tuerzas un pie, lo primero que ocurra.
Nunca se me va a olvidar esta palabra, pues un día en la clínica mi jefe me dijo que me trajera el trampolin de la otra habitación.
Y ya me veis a mi buscando por toda la habitación un trampolín. Yo os juro que por más que miré allí no vi ninguno. Volví a mi jefe a decirle todo convencida que allí no había ningún trampolín, pues yo estaba completamente segura de que trampolin solo podía significar una cosa, lo obvio, ¿no? Pues eso. Llegó a la habitación, me puso delante del susodicho aparato y me presentó.
Cama elástica, Irene.
Irene, cama elástica.

Pute – si la pongo en esta lista ya debéis de saber que no significa lo que todos estáis pensando.
Una vez en el metro me escandalicé un tanto al escuchar como una madre le preguntaba a su hijo que de que quería el bocata. ¿Y qué le dice el enano? ¡Pute!
Me quedé muy confundida, la madre estaba tan pancha, como si el chaval le hubiese dicho que de chorizo. y no solo es que no le regañó, sino que encima le dio uno de los bocadillos.
Luego se me encendió la bombilla.
Espera… que esa palabra me suena que tiene otro significado… ¿Pute no era pavo?


Tengo unas cuantas más en la recámara esperando ser descubiertas, pero mejor las dejo para otra vez, que sino sería una entrada muy larga.
De todas formas, ¿alguien conoce algún otro Falso amigo? ¿Ha vivido alguna situación como las que he descrito?
________

El alemán es un idioma muy rico, tiene una gran cantidad de palabras y de expresiones que muchas veces desconocemos, pero para descubrirlas solo tienes que pinchar en este enlace: Peculiaridadesdel alemán.

Un saludo!!

19 de agosto de 2013

Johann Wolfgang von Goethe



Johann Wolfgang von Goethe

Nació el 28 de agosto de 1749 en Fráncfort del Meno, en el estado de Hessen, Alemania.
Murió el 22 de marzo de 1832 en Weimar, ciudad perteneciente al estado de Turingia, Alemania.
Fue un escritor, filósofo, poeta, novelista, dramaturgo y científico alemán.


Voy a dejar al descubierto mi gran incultura porque quiero saber si es tan solo cosa mía o si aquí todos somos unos ignorantes. Confieso que hasta que no hube llegado a Alemania nunca jamás escuché el nombre de este señor tan famoso e importante por estos lares. Por favor, que alguien se una a mis palabras!!!

A Goethe se le consideró una persona con una mente privilegiada y un gran carisma, de hecho llegó a codearse con las personas más influyentes de la época, siendo incluso el mismo una celebridad y ejemplo a seguir para esos jóvenes.

Se casó con Christiane Vulpius en 1806 con la que tuvo 5 hijos. Y fue un gran amigo de otro de los grandes escritores alemanes, Schiller.

Dicen las malas lenguas que fue miembro de los masones.


Es por antonomasia la figura que representa la literatura alemana, con la obra de Fausto como mayor exponente. De hecho la organización encargada de llevar el alemán a todo el mundo lleva su nombre, Goethe Institut.

Para que os hagáis una idea más exacta de la importancia de este hombre, podríamos decir que sería el homónimo alemán de Cervantes y Don Quijote de La Mancha.


Nació en la ciudad de Fráncfort y le pusieron los nombre de Johann Wolfgang, el von se lo concedió el Duque Carlos Augusto en 1789 para permitirle formar parte de la corte alemana.
Estudió derecho en las universidades de Leipzig y Estrasburgo (Francia) y llegó a hacer prácticas de abogacía en el tribunal de Wetzlar. Aunque su fama viene por su talento en el ámbito de la letras, siendo Fausto su obra a señalar.
Fausto es una obra dramática que desde ya muchos años ha pasado a formar parte de los clásicos universales. La primera parte fue acabada en 1773 pero no fue hasta 1806 cuando el autor dejó de retocarla. Goethe acabó la segunda parte un año antes de morir, y nunca la vio publicada ya que se hizo tras su defunción.
La primera parte narra la vida de Fausto, un hombre cansado de la vida y que decepcionado con la ciencia hace un pacto con el diablo para que le devuelva sus años de juventud a cambio de su alma.
En la segunda parte se cuenta la historia entre Fausto y Gretchen, con un final un tanto trágico.

...Coge el libro y pronuncia misteriosas palabras, brota una viva llama, y El Espíritu aparece en ella...
EL ESPÍRITU: ¿Quién me llama?.
FAUSTO: (Volviendo la cabeza) ¡Visión horrible!
EL ESPÍRITU: Me has evocado con el poder de tus palabras, me has obligado a desprenderme de mi órbita, y ahora...
FAUSTO: ¡Tu presencia me aterra!.
EL ESPÍRITU: Con tanta insistencia has aspirado a mí, con tal ardor deseabas oírme y contemplarme cara a cara, que he debido ceder a los votos de tu corazón. Heme aquí, pues.
¿Qué miserable terror se apodera de ti?. ¿Qué has hecho, hombre intrépido, de tu valor, de tu alma, que ahora mismo creaba un nuevo mundo para dirigirlo y fecundarlo a su antojo, que en sus transportes de gozo se creía elevaar hasta nosotros?. ¿Eres tú Fausto?. ¿El que con su poderosa invocación se arrojaba hacia mí?. Eres tú, tú que a mi soplo quedas atemorizado como un cobarde e inmundo insecto, que se arrastra temblando a mis pies.
FAUSTO: ¡Yo retroceder delante de ti, hijo del fuego!. Yo soy Fausto, yo soy inmortal como tú.......


Hay cinco adaptaciones al cine de esta obra:
Fausto (1926) de Friedrich W. Murnau.
Margarita de la noche (1955) de Claude Autant-Lara.
Faustina (1957) de José Luis Sáenz de Heredia.
Fausto 5.0 (2001) de Alex Ollé, Isidro Ortiz y Carlos Padrissa.
Fausto (2011) de Alexander Sokurov.

Si queréis leer más cosas sobre él: Johann Wolfgang von Goethe

________

Si quieres conocer más famosos que nacieron en Alemania no dudes en pasarte por esta página: Celebridades alemanas.

Saludos!!


 

9 de agosto de 2013

The end is nigh

Hace ya un par de meses hice una entrada de cuando estuve en Dortmund, la ciudad en si no fue gran cosa, la verdad es que tiene poco que ver. De hecho una de las cosas que más me gustaron de este viaje fue una concentración que nos encontramos de casualidad justo al salir de la estación del tren.

Subimos unas escaleras que daban a una pequeña plaza donde había un grupo de “gente” concentrada. Pasamos entre medias y vaya…




8 de agosto de 2013

Unas pequeñas bases importantes

Últimamente estoy leyendo en las redes sociales una cantidad de comentarios despectivos ante este país sin precedentes.
Que si esto es una mierda.
Que si los alemanes se sienten superiores a ti.
Que si nos tratan con mucho desprecio.
Que si son todos unos bordes.
Que si, que si.

Permitidme que sea un poco abogado del diablo.

Está claro que los que tienen malas experiencias no van a decir lo maravilloso que es el país, ¡venid! ¡Todos somos bien recibidos! Aquí cada cual cuenta lo que ha vivido, pero lo que si que es verdad es que las malas experiencias pesan para muchos bastante más que las buenas, y al final muchas veces tan solo te quedas con lo malo.

Dejemos claro que por aquí no es oro todo lo que reluce ni atan los perros con longanizas, ni mucho más cerca de la realidad. En España nos han vendido mucho la moto diciendo que en Alemania hay trabajo. Que no digo yo que eso no sea verdad, pero me parece que no han contado todo lo que deberían de haber dicho. Hay un pequeñísimo detalle que hace de la emigración un calvario, es algo que se debe de suponer, pero saber, en Alemania se habla alemán, y que nos os cuenten cuentos chinos, aquí con el inglés vas a defenderte si vienes de turista o tienes la grandísima suerte de trabajar para una empresa multinacional, sino vas a tener que pasarte varios meses en la inopia hasta que consigas entender algo de lo que dicen.
Porque es bastante complicado que te contraten en alguna empresa sin que sepáis al menos medio defenderos en el idioma. Que como ya he dicho, hay gente con suerte y paran en empresas donde se habla en inglés, pero esos son la gran minoría.

Emigrar siempre es algo duro, pero lo es más si es a un país nuevo y todo se dificulta un poco más aún cuando encima es un idioma que nos suena tan poco conocido como el alemán.
Los primeros meses no van a ser fáciles, pero gente, eso es algo con lo que tenéis que contar cuando vayáis a venir. No os van a ofrecer trabajo nada más poner un pie en el aeropuerto. Vais a tener que moveros, buscar y buscar. Y de nuevo eso solo lo podréis hacer si sabéis hablar el idioma. Soy muy plasta, lo sé, pero de verdad, que el desconocimiento de la lengua del lugar hace que la situación empeore mucho más y la adaptación sea más complicada de lo que ya es.

Con esto llego a otro punto a resaltar, la adaptación. ¡¡¡Señores esto es Alemania!!! No estamos en España, es otro país, con otra cultura, otra forma de ver la vida, las cosas se hacen de una forma diferente y tenemos que adaptarnos al entorno. Donde fueres haz lo que vieres. Y si aquí no se cruza con el semáforo en rojo, pues te esperas.
No digo que haya que hacerlo todo a pies juntillas, pues hay muchas cosas que chocan, nos resultan muy extrañas y algunas veces nos cuesta entenderlas, pero hay que intentar adaptarse a las nuevas situaciones lo mejor posible, pues eso, os aseguro, nos va a ayudar muchísimo en poder sentirnos acogidos por los autóctonos, o al menos un poquito.

No podemos pretender imponer nuestras ideas, cultura y forma de hacer las cosas en un país que ya tiene las suyas propias, y soltar un “es que en España se hace así”, me parece perfecto, pero repito de nuevo que esto es Alemania. Hay que abrirse a la nueva cultura, conocer nuevas tradiciones, nuevas formas de ver las cosas, y quizás, con el paso del tiempo, os deis cuenta que esperar a que el semáforo se ponga en verde no es algo tan malo como parecía al principio.

Que si los alemanes nos tratan mal, eso es como todo, habrá algunos que si y habrá otros que no, pero lo que nunca podemos hacer es generalizar.
En mi caso personal, llevo aquí ya más de un año, trabajo en una clínica de fisioterapia y el 80 % de mis pacientes son alemanes, pues en todo este tiempo aún no me he sentido en ningún momento despreciada por ser española. Nadie me ha puesto mala cara o me han mirado con superioridad.
¿Más de un año y sin ningún tipo de problema? Si.
Amigos míos de varias nacionalidades si que han tenido algún encontronazo pero hay una frase muy sabía que siempre me ha dicho mi padre, y es que no ofende el que quiere, sino el que puede.
Porque es muy raro que tras un año nunca nadie me haya lanzado alguna puntillita, es posible que si que lo hayan hecho, pero como ya me ha dicho alguna amiga, no he querido sentirme ofendida, así que simplemente he pasado de su comentario y he llegado a otra de las grandes frases de mi padre, dos no discuten si uno no quiere. Y aquí paz y después gloria.

Si vais predispuestos a sentiros ofendidos o a buscar dobleces en cualquier comentario, tenéis unas posibilidades muy altas de encontrároslo.
Está claro que imbéciles hay en todas partes, por aquí, en España y en cualquier sitio al que vayáis, la cuestión es como os tomáis vosotros las cosas.

Porque si vais con una sonrisa en la cara, muy posiblemente sea lo que os devuelvan, las buenas maneras, buenos modales y una actitud positiva siempre van a atraer eso mismo. Pero la predisposición a la ofensa y los malos pensamientos nunca van a producir algo bueno.

Estáis en Alemania, buscando trabajo, no encontráis nada, os estáis empezando a deprimir y tenéis mucho tiempo libre, demasiado. ¡¡Haced algo!! Gastad el tiempo en cosas que os mantengan la cabeza ocupada, buscad grupos en Facebook que hagan salidas, españoles, alemanes, da lo mismo, lo que sea, pero no os quedéis en casa pensando en lo mala que es vuestra situación. Nunca se sabe a quien se va a conocer, pero sobretodo, como dice mi madre, en este caso, gente parada malos pensamientos. Y vaya si tiene razón.

No quiero ponerme en plan sabelotodo, ni mucho menos, pero estas son las cosas que yo he hecho y la verdad es que por ahora no me ha ido nada mal. ¿Podría ir mejor? Por supuesto que si, pero como ya os dije, emigrar es duro y los principios nunca son fáciles.


Así que si queréis venir a Alemania, mis consejos:

Venid con una cierta base de alemán o en caso de que no pueda ser así, apuntaros lo antes posible a algún curso. En todo el país existen cursos de integración para gente que no habla alemán, y en algunos casos son incluso gratis. Tan solo tenéis que informaros de donde se hacen. No se como va en cada Estado, pues quizás sea diferente, pero imagino que si vais a alguna escuela de idiomas os podrán informar de si ellos ofrecen el curso o donde tenéis que ir. En alemán se dice Integrationskurse.

Tened en la cabeza la idea de que esto es un país nuevo, con su propia cultura e intentad adaptaros al entorno lo antes posible.

Esto parece una tontería, pero a mi me ha ayudado bastante. Dad vueltas por la ciudad, conoced vuestro barrio, iros al centro, pasead por las calles. En resumen, ser capaces de orientaros, saber donde estáis, dónde está vuestra casa y como llegar a ella. Esa sensación de sentirse perdido es bastante mala, y crea muchísima inseguridad.

Por último, salid de casa, de nuevo, conoced gente, apuntaros a quedadas, hacer amigos. Como ya digo, en Facebook hay un millón de grupos, y en los españoles en (cualquier ciudad) siempre podemos encontrar a alguien que esté en una situación parecida a la nuestra y se muera por conocer gente nueva. El momento en el que te ves solo en una ciudad nueva puede resultar un poco agobiante, y eso de ver el móvil y tener a alguien con la que puedes quedar en algún momento, da una sensación de seguridad increíble.

Poco más tengo que decir, valorar las cosas, vuestra situación actual, y si al final tomáis la decisión de venir no os desesperéis, haced las cosas paso a paso con una actitud positiva, pues así todo será mucho más sencillo.

________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!

7 de agosto de 2013

Königswinter



Königswinter es un pueblo del distrito del Rhein-Sieg, en el estado de Renania del Norte-WestfaliaNordrhrein Westfalen.
Está a unos 76 km de la capital del estado, Düsseldorf y a alrededor de 600 km de Berlín.
Se encuentra en el margen derecho del Rin.
Tiene una población de 40.993 (diciembre de 2010).

El nombre de Königswinter, invierno del rey, viene de lo que parece ser una distorsión del original nombre Winetre, ni idea de cómo traducir esto al español, pero tiene algo que ver con vino, ya que este lugar está bastante asociado a la producción de dicha bebida.
Luego pasó a ser Wynteren inferior, y de ahí a Kuoningwinteren. Que más o menos podríamos decir que es como los viñedos del rey, ya que el terreno era parte de la corona germana.
Después fue Coninxwinter y en 1793 fue colocado en los mapas con el nombre actual de Königswinter.

Está ubicado en la ladera de una sucesión de pequeñas montañas llamadas Siebengebirgesiete montañas, y cerca del pueblo podemos encontrar las colinas de Petersberg y Drachenfels.
En esta última montaña se encuentra uno de los mayores atractivos del lugar, el Schloss Drachenburg, un castillo, que yo más bien llamaría palacio, construido allá por 1880.

Drache en alemán significa dragón, y es que hay una leyenda asociada a este lugar.
Según cuenta la mitología germana, en algún lugar de la montaña había una cueva habitada por un dragón que custodiaba el tesoro de los Nibelungos. Sigfrido, héroe germano, mató al dragón y se bañó en su sangre para así hacerse inmortal, pero una hoja de tilo se había pegado en su espalda, dejando esa parte del cuerpo vulnerable. Al final, el pequeño talón de Aquiles de Sigfrido llegó a oídos de mala gente y murió atravesado por una lanza.


6 de agosto de 2013

Otra de alemanes

Últimamente me está rondando por la cabeza la idea de que este mundo está un tanto loco, pues veréis, todos sabemos que una gran mayoría de los coches son alemanes, quizás es un poco exagerar, pero si que es verdad que de las marcas más conocidas, una buena parte vienen de aquí.
Añadiendo a eso el hecho de que en algunos tramos de las autovías no hay límite de velocidad, no es de extrañar el alto número de automóviles nuevos que se pueden ver en este país.
Que no digo que todos sean recién comprados, pero esas reliquias que se ven tan a menudo en España, por aquí hace ya muchos años que acabaron en el desguace.
No sé si los coches serán aquí más baratos y por eso podemos encontrar esta gran diferencia o si es que la mentalidad de los teutones es otra, quizás sea un poco de todo.

Las calles están plagadas de firmas normales que todos conocemos y que estamos acostumbrados a ver, Opel, Mercedes, BMW, Audi y Volkswagen son los más comunes, todos ellos alemanes, aunque también es común ver los Peugeot, Ford y algún que otro Citroen. Lo que no estoy yo tan acostumbrada es a ver la gran cantidad de Porsche que veo por las calles, en especial el Cayenne. Creo que un día de estos voy a pasarme por el concesionario, pues deben regalarlos, porque sino no encuentro otra explicación a la plaga de susodichos que tenemos por las calles, todos los días veo al menos dos de ellos, y no parece que sean precisamente baratos.


De todas formas, lo que más me sorprende es la enorme cantidad de descapotables que hay. Ahora con el buen tiempo están saliendo de los garajes y de verdad que nunca me hubiese imaginado que los teutones tendrían tal pasión por estos coches.
El verano no es que dure precisamente mucho tiempo, así que a mi personalmente me parece un despilfarro, ¿para dos meses como mucho que lo vas a poder lucir te vas a gastar un dineral? Pues si queridos amigos, lo hacen y además no son unos pocos. Me sorprende bastante, la verdad, pues en España creo que he visto bien poquitos, a pesar de que allí si que se podría lucir bien.
Y de nuevo, me parece que esto es también otra cosa de diferentes mentalidades. La pasión que sienten aquí por los coches no la he visto en ningún otro lado.


Ya que hablamos de diferentes mentalidades, esos que vivís en Alemania, a ver si también habéis tenido alguna experiencia parecida a esta que voy a contar.

Estáis en cualquier lado, cualquier alemán lleva cualquier cosa en la mano, la cual va a dejar en una superficie cualquiera. Se acerca y en lugar de estirar la mano para dejar el objeto con suavidad, lo deja caer, haciendo que el susodicho objeto se deslice unos centímetros, dando un poco la impresión de que lo ha tirado.

En los bares, sobretodo en las cervecerías, es algo que hacen siempre con los posavasos, los tienen en montoncitos y los van tirando a la mesa en plan repartiendo cartas. En esos sitios medio lo puedo entender, pues van con prisa y las mesas son muy grandes. Pero en una oficina? Que llega tu compañera y al darte unos papeles te los “tira”.
No es que los tiren, sino que los dejan caer, los sueltan y donde caigan. Da igual lo que sea, unos papeles, un boli…
Cuando me ha pasado a mi, la verdad es que me he sentido rara, he mirado al teutón que me lo ha hecho, a ver si es que estaba enfadado o que se yo, pero no, para nada, una sonrisa de oreja a oreja y haciendo bromas.

Se lo he preguntado ya a un par de amigos, españoles y de Latinoamérica, a todos les ha pasado en algún momento y coincidimos en la sensación que nos produce, y es que es un poco desagradable, es como vulgar… la verdad es que no se como explicarlo bien, pues a mi desde pequeña me han enseñado que las cosas hay que dejarlas en la mesa y no lanzarlas.

Este caso si que os puedo asegurar que es cultural, pues una de mis amigas lo comentó en su empresa, todos alemanes menos ella, y cuando les explicó la situación y lo que a ella le producía, se disculparon todos de inmediato, e incluso a algunos les dio vergüenza tal situación. Pero como le dijeron, no es que tengan nada en contra de ti, ni que estén enfadados o molestos, lo hacen sin pensar porque simplemente están acostumbrados a hacer eso.

Así que si alguna vez vivís esta situación, tener en cuenta esto. Que no es nada en contra de vosotros, es tan solo una diferencia cultural más, por muy rara que pueda pareceros.

Saludos!!

2 de agosto de 2013

Himno alemán

Hoy dejadme que os hable de algo que imagino que todos los alemanes conocerán y ya que estamos en este país sumergiéndonos en su cultura, tradiciones e idioma no podía dejar pasarlo.
El himno alemán es realmente una parte de una canción mucho más larga, de hecho es tan solo la tercera estrofa de Das Deutschlandlied lo que viene a ser en español la canción de los alemanes.
Fue escrita allá por el 1841, las malas lenguas le ponen hasta una fecha exacta, 26 de agosto, así que dentro de nada cumplirá 172 años, que se dice pronto.
El autor de dicha canción fue el alemán, no podría ser de otra forma, August Heinrich Hoffmann. Pero la melodía es mucha más antigua, fue escrita por Joseph Haydn, austriaco, en 1797. La obra se llama Kaiserlied, es decir, la canción del emperador, ya que de hecho la canción fue escrita para el en aquellos momentos emperador romano-germánico Francisco II.
Permitidme que no me extienda con la historia de los susodichos personajes, si alguien quiere saber más de ellos, que pinche en los nombres y os redirigirán al artículo de la Wikipedia.

El autor escribió la letra de esta canción cuando en el país reinaba un tanto el caos, ya que no había un país en si, sino que por esa época Alemania era tan solo un conjunto de ciudades-estado y provincias que en 1871 con Guillermo I como emperador, pasó a ser el Imperio Alemán. Durante el tiempo que duró la unificación del país, August Heinrich Hoffmann manifestó su ansia de unidad nacional y patriótica al escribir esta canción. En ella se mencionan territorios de habla alemana que políticamente podrían considerarse como pertenecientes al futuro país que aboga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...