26 de junio de 2013

Bicis

Se dice, se comenta, que los niños nacen con una barra de pan bajo el brazo. No digo yo que eso no sea cierto, que nunca he visto a un niño nacer y no puedo dar constancia de tal hecho, de lo que si que estoy segura es que a los mini teutones les encasquetan una mini bici cuando son capaces de ponerse en pie y ya no la sueltan. Se sabe de alguno que pidió en el testamento que enterraran a su bici con él.


Las bicis de los niños varían según la edad del susodicho, pues como ya digo, en cuanto son capaces de ponerse en pie les ponen encima del artilugio y los chavales se las ven y se las desean para montarlo, pues no hay pedales… y tienen que ir dándole con los pies, en plan Picapiedra. Eso sí, aprenden a mantener el equilibrio y luego, cuando son lo suficiente grandes como para montar las bicis más pequeñas con pedales aprenden en pocas horas.


Y es tal el amor que le profesan los autóctonos a este vehículo de dos ruedas sin motorizar que a pesar de que aquí se encuentran las sedes de los panchitos Mercedes, cacahuetes Audi y pistachos Porsche, son las bicis las que tienen la prioridad ante cualquier situación que se pueda dar.
Los carriles bicis son como el camino hacia el Edén, y nadie más que ellas puede ir por allí. Da igual que el autobús no quepa, como se meta en su carril la bici va a darle al timbrecito para que se aparte y además va a lanzarle una mirada asesina al autobusero.
Los mismo ocurre con los carriles bicis que van por la acera, como te despistes un poco y metas medio pie en el mismo, vas a escuchar el irremediable tintineo, te pasarán de largo y depende de la horchatosidad del teutón, no recibirás un exabrupto y te quedarás tan solo con la mirada mata autobuses, suerte la tuya.

Pero no es solo en el carril prohibido, si hay una situación en la que alguien deba de llevar la prioridad, siempre será la bici, no importa quien sea el contrincante, ya sea una manada de niños rubios gritones, un inocente transeúnte, un lujoso Porsche, uno de esos raros Opel destartalados (reliquias familiares comunes en España, y en peligro de extinción por aquí), un enorme tranvía y hasta porque no, un transatlántico. No importa, la bici siempre va a llevar la prioridad y si te cruzas en su camino zigzagueante, oirás de forma inexorable el "Tin-tin", pues la bici siempre va a tirar para adelante sin importarle a quien se lleve por delante.

Muchas veces te quedas con mal sabor de boca, pensando, "y que diablos he hecho mal, si voy por la zona peatonal!!!" Ahhhh!! inocente paseante... eso da igual, es una bici!!

Ahora que empieza el “buen tiempo” y con este término me refiero a que hemos dejado de tener temperaturas bajo cero, las bicis comienzan a convertirse en una pesadilla a las que tienes que aprender a esquivar o morir en el intento.

Este es un pequeño ejemplo del número de ellas que hay por aquí.


Aunque me consta que en Holanda esto no es nada, que de hecho, hay hasta lugares, a los que no se me ocurre otra acepción que llamarlos parkings.


Puedes encontrarte bicis aparcadas en cualquier sitio, atadas a si mismas, al árbol más cercano, o bien a una señal.


En realidad es muy práctico ir por aquí en bici, pues se las respeta mucho, o se hacen respetar, más bien. Aunque hay que tener cuidado por donde ir, pues no siempre está permitido.
Hay que seguir siempre la dirección de los coches y a no ser que haya una señal que lo permita, se respetarán las direcciones prohibidas, tenerlo en cuenta, que pueden caer multas gordas.
Las bicis deben de llevar luz trasera y delantera, por la noche tiene que estar encendida, obvio, verdad? Pues eso. Y en la ruedas hay que llevar dos reflectores.
No cumplir con estas normas puede constarte un regalo por parte del poli de turno que no haya ido al baño ese día.

Espero que os haya servido la entrada, a los que habeís vivido por aquí o países cercanos es posible que todo esto os resulte conocido. Habéis visto alguna cosa curiosa que implique a uno de estos vehículos? Cual es la popularidad de las bicis en el resto de países del mundo? Es fácil moverse con ellas por Sudamérica?

________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!


24 de junio de 2013

Solsticio de verano

Debió de salir en las noticias, así que imagino que todos visteis ayer la luna gigante que había en el cielo.
También fue el solsticio de verano, eso significa que ayer fue el día más largo del año en el hemisferio norte y el día más corto en el sur.

De hecho, ayer en el Círculo polar ártico el Sol nunca se puso, nunca llegó a anochecer del todo, y por la misma situación, pero a la inversa, en el polo Sur, los pingüinos ayer no vieron el Sol.
Por nuestra parte, en Alemania, vimos el atardecer más largo del año, en el que seguíamos teniendo luz solar hasta más allá de las 11 de la noche.
Esta pasada noche, coincidiendo con San Juan, (felicidades Johann!!!), es el principio del fin, pues es el comienzo en el retroceso del amanecer y el atardecer. En los próximos días empezará a amanecer un poco más tarde y a anochecer algo más temprano, hasta llegar el momento en el que en las Teutonías anochezca a las 4 de la tarde y amanezca a las 8 de la mañana, dejándonos con escasas siete horas de luz solar. ¿Cuando es el culmen de este hecho? A finales de este año, dentro de siete meses, el 21 de diciembre, es decir, en el solsticio de invierno.

Y es que veréis queridos amigos, no es que me alegre de que empiece a anochecer más temprano, para nada, que eso de que a las cinco de la tarde sea noche cerrada da un bajón importante. Pero que los amaneceres se retrasen está bien. A estas alturas ya me he acostumbrado, que ya llevo unos meses por aquí, pero la primera vez que puse un pie en Alemania, hace dos años, me llevé un susto importante.
Llegué un domingo por la tarde, y después de tantas horas de viaje, estaba claro que una estaba cansada, así que caí en la cama redonda. Al despertarme, con un sueño atroz, pero ver toda la luz que entraba por la ventana, el primer pensamiento que me vino a la cabeza es, me he dormido, mucho, voy a llegar tarde a clase, muy tarde.
Al levantarme para ir al baño me di cuenta de que había algo raro, con lo tarde que parecía ser había demasiado poco ruido. Vi que el reloj del pasillo marcaba las 5. No puede ser, se habrá tenido que estropear, pensé. Pero seguía habiendo algo raro. Así que contraste hechos con el móvil, las 05:12 marcaba el susodicho… por lo que con las mismas me volví a acostar y ahora cada vez que me despierto por “la noche” y veo que ya hay luz, antes de hacer nada le echo un vistazo al reloj.

Yo no llegué muy allá, pero tengo un amigo que se duchó, desayunó, se vistió y salió a la calle completamente convencido de que iba tarde, hasta que llegó al metro y vio que el tren llegaba en media hora. Fue en ese momento cuando cayó en el hecho de que era el único por la calle, con la excepción del basurero y el ponedor de calles, claro está.

En España no es tan extremo con en Alemania, pero que me decís de en Sudamérica? Aunque con lo grande que es habrá que especificar un poco. ¿Habéis estado en algún país en el que pase algo parecido?

Saludos!!
 

21 de junio de 2013

El lobo y los siete cabritillos - Der Wolf und die sieben jungen Geißlein

Había una vez una cabra que tenía siete cabritos, a los que quería tanto como cualquier madre puede querer a sus hijos. Un día necesitaba ir al bosque a buscar comida, de modo que llamó a sus siete cabritillos y les dijo:
-Queridos hijos, voy a ir al bosque; tened cuidado con el lobo, porque si entrara en casa os comería a todos y no dejaría de vosotros ni un pellejito. A veces el malvado se disfraza, pero podréis reconocerlo por su voz ronca y por sus negras pezuñas.
Los cabritos dijeron:
-Querida mamá, puedes irte tranquila, que nosotros sabremos cuidarnos.
Entonces la madre se despidió con un par de balidos y, tranquilizada, emprendió el camino hacia el bosque.
No había pasado mucho tiempo, cuando alguien llamó a la puerta, diciendo:
-Abrid, queridos hijos, que ha llegado vuestra madre y ha traído comida para todos vosotros.
Pero los cabritillos, al oír una voz tan ronca, se dieron cuenta de que era el lobo y exclamaron:
-No abriremos, tú no eres nuestra madre; ella tiene la voz dulce y agradable y la tuya es ronca. Tú eres el lobo.

Entonces el lobo fue en busca de un buhonero y le compró un gran trozo de tiza. Se lo comió y así logró suavizar la voz. Luego volvió otra vez a la casa de los cabritos y llamó a la puerta, diciendo:

-Abrid, hijos queridos, que vuestra madre ha llegado y ha traído comida para todos vosotros.
Pero el lobo había apoyado una de sus negras pezuñas en la ventana, por lo cual los pequeños pudieron darse cuenta de que no era su madre y exclamaron:
-No abriremos; nuestra madre no tiene la pezuña tan negra como tú. Tú eres el lobo.
Entonces el lobo fue a buscar a un panadero y le dijo:
-Me he dado un golpe en la pezuña; úntamela con un poco de masa.

Y cuando el panadero le hubo extendido la masa por la pezuña, se fue corriendo a buscar al molinero y le dijo:
-Échame harina en la pezuña.
El molinero pensó: «Seguro que el lobo quiere engañar a alguien», y se negó a hacer lo que le pedía; pero el lobo dijo:
-Si no lo haces, te devoraré.
Entonces el molinero se asustó y le puso la pezuña, y toda la pata, blanca de harina. Sí, así son las personas.

Por tercera vez fue el malvado lobo hasta la casa de los cabritos, llamó a la puerta y dijo:
-Abridme, hijitos, que vuestra querida mamá ha vuelto y ha traído del bosque comida para todos vosotros.
Los cabritillos exclamaron:
-Primero enséñanos la pezuña, para asegurarnos de que eres nuestra madre.

Entonces el lobo enseñó su pezuña por la ventana y, cuando los cabritos vieron que era blanca, creyeron que lo que había dicho era cierto, y abrieron la puerta. Pero quien entró por ella fue el lobo. Los cabritos se asustaron y corrieron a esconderse. El mayor se metió debajo de la mesa; el segundo, en la cama; el tercero se escondió en la estufa; el cuarto, en la cocina; el quinto, en el armario; el sexto, bajo el fregadero, y el séptimo se metió en la caja del reloj de pared. Pero el lobo los fue encontrando y no se anduvo con miramientos. Iba devorándolos uno detrás de otro. Pero el pequeño, el que estaba en la caja del reloj, afortunadamente consiguió escapar. Una vez que el lobo hubo saciado su apetito, se alejó muy despacio hasta un prado verde, se tendió debajo de un árbol y se quedó dormido.

Muy poco después volvió del bosque la vieja cabra. Pero ¡ay!, ¡qué escena tan dramática apareció ante sus ojos! La puerta de la casa estaba abierta de par en par; la mesa, las sillas y los bancos, tirados por el suelo; las mantas y la almohada, arrojadas de la cama, y el fregadero hecho pedazos. Buscó a sus hijos, pero no pudo encontrarlos por ninguna parte. Los llamó a todos por sus nombres, pero nadie respondió. Hasta que, al acercarse donde estaba el más pequeño, pudo oir su melodiosa voz:
- Mami, estoy metido en la caja del reloj.

La madre lo sacó de allí, y el pequeño cabrito le contó lo que había sucedido, diciéndole que había visto todo desde su escondite y que, de milagro, no fue encontrado por el lobo. La mamá cabra lloró desconsoladamente por sus pobres hijos.

Luego, muy angustiada, salió de la casa seguida por su hijito. Cuando llegó al prado, encontró al lobo tumbado junto al árbol, roncando tan fuerte que hasta las ramas se estremecían. Lo miró atentamente, de pies a cabeza, y vio que en su abultado vientre, algo se movía y pateaba. «¡Oh Dios mío! -pensó-, ¿será posible que mis hijos vivan todavía, después de habérselos tragado en la cena?» Entonces mandó al cabrito que fuera a la casa a buscar unas tijeras, aguja e hilo. Luego ella abrió la barriga al monstruo y, nada más dar el primer corte, el primer cabrito asomó la cabeza por la abertura y, a medida que seguía cortando, fueron saliendo dando brincos los seis cabritillos, que estaban vivos y no habían sufrido ningún daño, pues el monstruo, en su excesiva voracidad, se los había tragado enteros. ¡Aquello sí que fue alegría! Los cabritos se abrazaron a su madre y saltaron y brincaron como un sastre celebrando sus bodas. Pero la vieja cabra dijo:
-Ahora id a buscar unos buenos pedruscos. Con ellos llenaremos la barriga de este maldito animal mientras está dormido.

Los siete cabritos trajeron a toda prisa las piedras que pudieron y se las metieron en la barriga al lobo. Luego la mamá cabra cosió el agujero con hilo y aguja, y lo hizo tan bien que el lobo no se dio cuenta de nada, y ni siquiera se movió.

Cuando el lobo se despertó, se levantó y se dispuso a caminar, pero, como las piedras que tenía en la barriga le daban mucha sed, se dirigió hacia un pozo para beber agua. Cuando echó a andar y empezó a moverse, las piedras de su barriga chocaban unas contra otras haciendo mucho ruido. Entonces el lobo exclamó:
- ¿Qué es lo que en mi barriga bulle y rebulle? Seis cabritos creí haber comido, y en piedras se han convertido.

Al llegar al pozo se inclinó para beber, pero el peso de las piedras lo arrastraron al fondo, ahogándose como un miserable. Cuando los siete cabritos lo vieron, fueron hacia allá corriendo, mientras gritaban:
-¡El lobo ha muerto! ¡El lobo ha muerto!

Y, llenos de alegría, bailaron con su madre alrededor del pozo.




¿Qué os parece este cuento? Personalmente y tras haber leído Caperucita, me parece un tanto plagio, aunque no se cual de cual.
¿Conocíais el cuento? Yo si, de hecho creo que solo me sé esta versión.

¿Moraleja? ¿Hay que hacerle siempre caso a mamá? ¿las apariencias engañan?

El lobo y los siete cabritillos - Der Wolf und die sieben jungen Geißlein, es el cuento número 5 del libro "Cuentos de la infancia y del hogar" escrito por los hermanos Grimm.
________

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado... pero aún quedan muchos más cuentos que leer, muchas historias por recordar y otras tantas por descubrir. ¿Te vienes? Cuentos de los hermanos Grimm.

 Saludos!!

18 de junio de 2013

Reciclar en Alemania

Una de las cosas que más llaman la atención de este país es la obsesión que tienen por el reciclaje y es que como son los teutones, de naturaleza extremista, o reciclan todo o por el contrario tienen una sola bolsa para toda la basura y santas pascuas.
Yo he vivido en una casa con alemanes de las dos clases y he de confesar que eso de tirar el cristal junto con la caja de leche y los restos de la naranja podía conmigo.
En España hay serones por las calles donde puedes tirar las bolsas con la basura ya sorteada. Por estos lares hay contenedores dentro de los edificios y se recogen una vez a la semana, incluso la basura orgánica.
Los contenedores de plástico y papel tienen colores conocidos, amarillo y azul respectivamente, el de la basura orgánica es negro.
Lo único que no se tiene tan a mano es el vidrio, esos contenedores están por las calles.

Pero hay que tener en cuenta una cosa muy importante de las botellas tanto de plástico como de cristal que hay por aquí y es que es posible que sean especialmente reciclables y puedan devolverte el dinero.
Me explico.
Si tenéis alguna botella con este simbolito:

Eso significa que tiene Pfand, es decir, que os pueden devolver dinero por ella. Porque en realidad, cuando tú la compraste pagaste en Pfand.
La palabra Pfand no tiene traducción muy exacta al español, sería algo así como fianza, señal… pero el significado aquí es que es reciclable.
Tienes que ir a algún supermercado y buscar una maquina parecida a esta:


Metes la botella, con el tapón mirando para ti, y si es válida la aceptará, rompiéndola y estrujándola en el momento. Esto son solo las botellas de plástico blando.
Las de plástico duro o las de cristal van en otra máquina:


Al meterlas, de nuevo con el tapón hacia ti, se van por la cinta transportadora y las van juntando. ¡¡Tschüss!!


Aunque hay algunas máquinas que aceptan tanto plástico como cristal y podéis meter todo en el mismo lado.

Al final, le dais al botón que haya por la máquina, verde por lo general, y os darán vuestro ticket.
Este papelito es el dinero que os devuelven por las botellas. Podéis utilizarlo para comprar en ese supermercado o podéis pedir que os den el dinero en metálico.



En principio no tienen fecha de caducidad, pero intentar ir antes de que se borre el código de barras, por si acaso os ponen pegas.
Y bueno, es de lógica, pero está claro que no podéis ir con un papel de estos del Lidl a pagar en Aldi…

Esta es la razón por la cual veréis que hay gente por las calles rebuscando en la basura, que llevan carritos llenos de botellas y van de papelera en papelera juntando latas y demás.No todas las botellas valen lo mismo, pero una más otra, más otra... puedes llegar a juntar un pellizco bueno.


________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Saludos!!

17 de junio de 2013

Frankfurt


Según Wikipedia, el nombre en español de esta ciudad es Fráncfort del Meno, pero yo jamás lo había escuchado. Pregunté en la RAE y me han confirmado que el nombre en español de esta ciudad es, de hecho, como viene en la Wikipedia, es decir, Fráncfort del Meno.

Es la ciudad más poblada del estado federado de Hesse, cuya capital es Wiesbaden. Se encuentra situada Bundesland, Wiesbaden, está a 38 kilómetros y Berlín a 553.
en una zona céntrica del país, aunque un poco hacía el suroeste, a unos 200 kilómetros de las fronteras con Luxemburgo y Bélgica y alrededor de 150 kilómetros de Francia. La capital del
Tiene casi 680.000 habitantes y es la quinta ciudad más grande del país, antecedida por Berlín, Hamburgo, Múnich y Colonia.
Frankfurt es un centro económico y financiero muy importante en Europa, de hecho aquí se encuentra en Banco Central Europeo.
Por la ciudad fluye en río Meno, afluente del Rin, llamado Main en alemán.
En las primeras menciones escritas de las que se tiene noticia (del año 794), el nombre de la población asentada en los lomajes donde hoy se encuentra la catedral, era referido como Frankonovurd en alto alemán antiguo o también Vadum Francorum en latín. Ambos nombres significan lo mismo: «Vado (Furt) de los francos (Franken)», una barrera de roqueríos en el fondo del río Meno hacía posible cruzarlo sin peligro cuando traía un flujo normal (por aquel entonces, el río era más ancho que en la época actual).
Tras la retirada de los romanos alrededor del año 260, la colina de la catedral fue tomada por los alamanes, y aproximadamente en el año 530 los francos sucedieron a los alamanes en el dominio sobre la región baja del Meno. Probablemente los nuevos soberanos utilizaron el vado como vía importante de tránsito, y por tal razón fue llamado Frankenfurt por sus socios comerciales.
Coloquialmente, el nombre oficial casi siempre se abrevia a Frankfurt, toda vez que no exista peligro de confusión con  Frankfurt (Oder). También se pueden ver frecuentemente (en alemán) formas abreviadas como Frankfurt/Main o Frankfurt a. M., en el transporte ferroviario Frankfurt (Main) es lo usual.
La estación central – Hauptbahnhof, se encuentra en el centro de la ciudad y es posible ir desde allí andando hasta los monumentos más importantes.

14 de junio de 2013

Supermercado

Hay una cajera en el supermercado al que suelo ir, que es de lo mejor que puedas encontrar por estos lares, una mujer con gracia y salero. De esas que tienen una sonrisa perenne en la boca y te saludan con alegría. Por si os estáis preguntando cuál es la trampa, os diré que no hay ninguna, el único pequeño y minúsculo detalle es, que como es obvio, la mujer no es horchatosa, la sangre recorre su venas, pero es que que queréis, es italiano, ahhh… haberlo dicho antes, ahora todo se entiende. Pues eso.

El otro día un autóctono, que para no decir algo malo de él, diremos que era sordo o que iría con mucha prisa, dejo a la señora cajera con la palabra en la boca cuando ella le dijo, que tenga usted un buen día.
El señor siguió su camino como si nadie hubiese dicho nada. Así que la cajera se respondió por él y realizó un pequeño diálogo con entonaciones según el que hablara. Muchas gracias, que tenga usted un buen día también. Gracias. Adiós! Digna del Óscar, os lo digo yo.

Pero saber que esta señora es única e irremplazable, no voy a decir que el resto de compatriotas de labor sean ogros, pero alguno que otro ha sido infectado por el horchatismo crónico del país, pues la mayoría de gente que me encuentro en este puesto es extranjera. Y claro, cuando te hacen preguntas y tú  no entiendes nada, siempre es mejor que te lo explique alguien de buenos modos a que te miren con cara rara. Esto me ha pasado dos veces.
La primera fue cuando me dijeron que si quería Kasenbon. Os prometo que me había repasado todas las palabras que sabía del vocabulario supermercadero, pero por desgracia esa no entró en mi temario. En hombre me lo repitió varias veces, que si quería Kasenbon. Uffff... al final el lenguaje de los gestos, que es universal, se salvó del apuro, y señalando al cacharro de donde salen los tickets me volvió a repetir la pregunta. Acabáramos!!!! Y yo que pensaba que a eso se le llamaba igual en todos lados…
Otra vez fue cuando me preguntaron que si quería Bilder. Y saber que para mí eso eran cuadros, pero por más que le di al cabezo, no conseguí ver la asociación entre un cuadro y un supermercado, así que después de tres, no-me-estoy-enterando-de-una-mierda señaló un paquete de cromos… Ach so!!!

Cambiando un poco de tema, hay algo que me encanta de los supermercados alemanes y es que si un producto va a caducar en breve, en lugar de retirarlo de las estanterías lo ponen un 30% más barato. Así que ya me veis, llevando de una vez tres paquetes de yogures, más leche de la que puedo beber en un mes o carne para darle de comer a mi edificio entero. Aquí creo que sale de nuevo mi vena española, porque yo no veo que los alemanes compren más porque esté de oferta, a punto de caducar, si, pero desde cuando no te puedes comer un yogur “caducado” un par de días?? O semanas… y la carne se congela y tan rica.
En España me parece que esto no se hace, verdad? Al menos no recuerdo haber visto algo así.

Saludos!!
 

12 de junio de 2013

Cabezas cuadradas

Hace unos días os puse un ejemplo práctico de eso que decimos los que estamos por aquí sobre los alemanes, que son muy directos, si tienen que decirte algo, por muy duro que sea, te lo dicen, y no se callan los jodíos.
Esta vez quiero poneros otro ejemplo de algo que ya he dicho muchas veces y que es de dominio público, ese cliché tan recurrente de cabezas cuadradas.

Estaba en la clínica, y veo a una de las chicas que allí trabaja con cara de querer tirarse al Rin y por la suciedad que lleva, es para pensárselo un par de veces.

- ¿Qué te pasa?
- No encuentro la ficha de (pongamos un nombre cualquiera) Herr Klapp. Ya he mirado tres veces y no está.
- ¿Has mirado en todo el fichero? - que es una cajita negra de unos 30 cm de largo.

A lo que me mira con cara de horror, como si de pronto me hubiese puesto rosa fosforito y me hubiese salido una segunda cabeza. Sus ojos ojipláticos me lo decían todo.

- ¿Por qué voy a mirar en todo el fichero? El hombre se llama Klapp, tan solo puede estar en la K.
- Ya bueno, en teoría si, pero puede ser que se nos haya colado en alguna letra cercana al colocarlo con prisa. A mi me ha pasado alguna vez, me encontré a Frau Müller en la N.
- Que no, no puede ser, se llama Klapp, solo puede estar en la K - y vuelve a mirar, por quincuagésima vez, obviamente la ficha no aparece en la K.

Así que se pone a buscar en todos los archivadores de la clínica, incluso esos que llevan sin tocarse desde hace meses, pero eso si, solo por la K. Y claro está, la ficha sigue sin aparecer.
Al final y medio a regañadientes, decide que quizás pueda probar a mirar el resto de letras de la cajita negra. Empieza por la A, la B, en la C ya veo que su disposisción comienza a flaquear y cuando termina la D.

- ¡Que no! que el hombre se llama Klapp, que tiene que estar en la K - y mira una vez más...


Por si os interesa, al final encontré yo la ficha del paciente, en la M.


Y otro ejemplo gráfico, empieza con una inocente pregunta por mi parte a un alemán.

- ¿Como se dice esto - señalando una pajita - en alemán?
- Strohhalm. ¿Y en español?
- Pajita.

No se porque, pero el hombre no debió de quedarse satisfecho con mi respuesta, así que lo buscó en el diccionario.

- Aquí pone "paja"
- A ver, déjame ver. Si, pero mira, justo al lado pone el -ita. Esto se llama pajita.
- Pero en el diccionario pone paja.
- Si, pero al lado pone pajita. Esa es la correcta.

Volvió a mirar el diccionario, luego a mi, y más confuso aún de nuevo al diccionario. Pude ver en directo como su cerebro intentaba procesar la información. Engranajes a pleno rendimiento, pero al final el "cabeza cuadrada" pudo con él.

- Pero es que pone que se dice paja.
- Ya lo sé, pero de verdad, créeme, esto no se llama paja, sino pajita.
- Pero aquí dice paja.

Y aquí ya no pude más, mi paciencia estaba al límite, creo que si llega a decirlo una vez más explotaría.

- ¿Sabes lo que significa paja en español?
- No
- A ver... como te lo explico...

Cuando le definí lo que era una paja en español se puso todo rojo tomate colorado, se le subieron todos los colores. Entonces pensé que al fin había conseguido que entendiese lo que estaba intentando decirle... Desgraciadamente, ilusa de mí, se le había metido la palabra en la cabeza. Procesó todo durante unos muy largos minutos, bajó nuevamente la vista al diccionario y más confuso aún volvió a la carga.

- Pero el diccionario dice paja.
- Vale, pues nada, si vas a España y pides una paja, yo no me hago responsable de lo que vayas a recibir.

Os juro que yo lo intenté, y le di, creo, razones válidas para que desechase su idea, pero el hombre seguía en sus trece. Por que en el diccionario lo pone y así es como debe de ser. ¡¡Pues nada!! que disfrute con alegría sus pajas...


Seguro que los que vivís en Alemania habéis sido testigos presenciales de alguna situación parecida, ¿os animáis a contarnos?

Saludos!!

11 de junio de 2013

Números y dedos

Hay una cosa bastante curiosa relacionada con los números y los dedos.
Y es que por estos lares empiezan a nombrarlos al revés de cómo lo hacemos nosotros, es decir, que empiezan por el pulgar y acaban en el meñique.

Dedos en alemán se dice Finger, pero solo los de la mano, que los del pie no se llaman igual… esos son Zehen y yo no puedo evitar evocar unos Zähne (dientes) cada vez que tengo que decir dedos del pie, y me imagino un pinrel en el que en el lugar de los dedos, hay dientes… Mira que si los pies son feos de por sí, un pie con dientes tiene que ser asombroso.
(Esta confusión mía, viene porque la ä se pronuncia de forma “parecida” a la e, y lo pongo entre comillas porque los alemanes me dicen que no se parece en nada, pero a mí la diferencia me resulta minimal).

Así pues los dedos son:
  • Daumen (pulgar)
  • Zeigefinger (índice) que significaría el dedo que muestra. Vamos, el no me señales con el dedo.
  • Mittelfinger (corazón) dedo del medio.
  • Ringfinger (anular) el dedo del anillo... mi tesoroooo Gollum!!
  • Kleiner Finger (meñique) el dedo pequeño.

Como podéis comprobar, los alemanes tienen de nuevo una imaginación desorbitada a la hora de ponerle nombre a las cosas.


La parte de los números alguno la conocerá si ha visto la película de Malditos bastardos, por culpa de estas diferencias se lía una buena.


El vídeo está en alemán con subtítulos en portugués, pero creo que el momento calve de los dedos se aprecia bien.


Porque veréis, en Alemania el uno se hace mostrando el pulgar.
Para el dos se levantan el pulgar y el índice, en plan pistola.
El tres se hace añadiéndole el corazón, en esa postura que queda un tanto incómoda.
El cuatro lo hacen como nosotros, pero he llegado a ver a algún teutón siguiendo la correlación. Que en este caso sería levantando todos los dedos menos el meñique. Algo que confieso, me parece muy ortopédico.
El cinco es universal, mano abierta, todos los dedos levantados.


Sé que en China, a pesar de estar al otro lado del mundo, cuentan de forma muy parecida a la nuestra.

El uno es el índice.
“La paz” es el dos. Índice y corazón estirados en forma de V
Y es en el tres en el que nos diferenciamos, pues ellos suelen levantar meñique, anular y corazón. Yo no sabía exactamente como lo hacemos nosotros, pues esa postura me resulta familiar, pero cuando he mostrado un tres sin ser consciente de ello, los dedos estirados siempre eran anular, corazón e índice. Aunque aquí ya no sé si soy yo o es lo común en España.De todas formas, en China hay gente que lo hace como yo.
El cuatro y cinco son igual en todas partes.

Lo curioso es que en China pueden seguir contando hasta el número 10 con una sola mano, y no, los chinos no tienen más dedos que nosotros.

El seis lo hacen levantando el meñique y el pulgar.
Para mí el siete es el más raro, las puntas del pulgar, anular y corazón se juntan y los otros dos dedos quedan flexionados.
El ocho pulgar y anular arriba, como el dos alemán.
El nueve es muy curioso, cierran la mano, pero levantan el índice y lo doblan, formando un gancho.
Para el diez hay dos formas, con la mano apretada en forma de un puño, vuelta hacia el observador o con los dedos índice y medio cruzados.



Si hay por ahí alguien del otro lado del Atlántico, como llamáis vosotros a los dedos de la mano?? Y como decís los números con la mano?

Y si hay alguien que sabe como cuentan en otros países con los dedos, podría deleitarnos con esa interesante información.

Un saludo!!

7 de junio de 2013

Euros

Hace ya muchos, pero que muchos años que mi padre colecciona monedas del mundo, claro está, los euros también, y siempre me está dando la murga con que le mire las monedas que ve van dando y las que no tenga se las guarde. Así que con el paso de los años he desarrollado una extraña manía, las monedas que están sucias no me llaman la atención, pero las que brillan… esas me llaman como la luz a las moscas y soy incapaz de dejar pasar la ocasión de comprobar la moneda. No importa que no esté en mi mano, como conozca a la persona me voy a lanzar cual perro hambriento. He llegado a realizar pequeñas regresiones a la infancia con tal de conseguir la moneda, en plan, te cambio esa moneda reluciente y con un dibujo tan bonito, por esta mugrienta pero con el mismo valor y que a ti, al fin y al cabo te va a dar lo mismo.

Pues bien, esta afición me ha llevado a fijarme en las monedas, y hay que decir que algunas son bastante curiosas
Por ejemplo, ¿sabéis que las monedas de 2€ tienen una inscripción en el canto? En la de España, al igual que en la de la mayoría de los países tan solo hay un 2.

En la de Finlandia está escrito el nombre del país en finés, suomi y en inglés.

La moneda de Alemania tiene una inscripción que significa “Unidad, justicia y libertad”.

Hay más países que tienen cantos personalizados, pero estos son los que más me han gustado, bueno, y el de Grecia, pero ni idea de que significa, imagino que será el nombre del país en griego.


Como todos sabemos, cada país tiene una cara personalizada, en España son la catedral de Santiago de Compostela para las tres de menor valor, en los 10 y 20 céntimos encontramos al señor Miguel de Cervantes y el rey Juan Carlos está en las monedas de 1 y 2 euros. Hay poco que explicar del porque estas elecciones, no?

5 de junio de 2013

Verdad verdadera

¿Os acordáis de que hace unos meses os hablé de un regalo de navidad un tanto curioso pero muy poco deseado? Todo ello protagonizado por una de las compañeras de piso más especial que te puedas encontrar y mi china, que no se pispa de nada, aunque no os creáis, que a veces pienso que se hace la tonta y si que se entera de lo que pasa por el mundo, lo que pasa es que lo disimula con gran maestría.

La compañera de piso sigue haciendo cosas que podrían considerarse como un pase previo a la visita del psicólogo o hasta del psiquiatra en algunas ocasiones.

Está saliendo y entrando del baño, su habitación y la cocina, por la noche, así que para poder ver por dónde anda y sobre todo y tremendamente importante, para poder ver donde están las cosas en el interior del habitáculo, tiene las luces de las tres salas encendida, en esto que llega la compañera de la calle y … [música de terror]

- ¡¿¿Que hacen todas las luces encendidas??!!!!
- Estoy entrando y saliendo.
- Y eso que importa!! 
- No voy a estar encendiendo y apagando las luces cuando voy a volver en cuatro segundos.
- Si no estás en la habitación TIENES que apagar la luz.
- Pero que voy a volver en cuatro segundos.
- Da igual!!!!
Tras lo cual se fue al baño y a la cocina, y sin más apagó las luces.

En fin…

Otra. Entras al baño y al salir te encuentras unos calcetines, que no son tuyos, colocados pulcramente justo delante de la puerta, con algún tipo de significado oculto que no eres capaz de descifrar. Todavía no hemos sido capaces de averiguar cual era el misterio de los calcetines.

Otro ejemplo. Cuando te levantas por la mañana, aún con la legaña pegada, que vas andando casi a ciegas porque un ojo está cerrado y el otro medio entornado, para eso de no estrellarte contra nada. Y ahora recordemos que mi amiga es china, con esos ojos-puñaladas, y que además es cegata perdida. Te plantan el tendedero con la ropa que tendiste hace dos días, ya seca pero que no te ha dado tiempo a recoger, justamente delante de la puerta de tu habitación, para que te lo comas de lleno de buena mañana, y así empezar bien el día, que se dice.

Y te echan la culpa de que el fregadero se haya atascado cuando la quelo  usa como basura es ella. Pues la pulpa y las hebras de las verduras no atascan las tuberías. Sin importar que cuando el fontanero consiguió limpiarlo solamente hubiese restos verduleros en el atasco.

Y…

Y…

Un sinfín de situaciones que ponen a prueba la paciencia del más paciente. Pero a pesar de todo, un día, muchas semanas después de Navidad, llega y te dice que si te gustó la toalla que te regaló. Y de ahí ya no sabía cómo salir. Os aseguro que hizo el intento, pero si no llego a parar su plan cuando todavía no había culminado su meta, se lía la tercera guerra mundial.
Pues veréis el día de su cumpleaños le compró una tarjeta de esas de felicitación y se puso a escribirle algo. Estoy acostumbrada a que tarde centurias en decidirse que es lo que va a pedir en un restaurante, aunque en la carta solo haya cinco platos. Así que algo que tenga que escribir ella motu proprio, con todas las palabras que hay en alemán y el sin fin de combinaciones existentes, puede llevarle como un vida y media. Por lo que saqué el libro que llevo conmigo a todas partes, sobre todo si voy con ella, para matar el tiempo de espera en sus decisiones, más que nada, y me puse a leer.
Cinco páginas después veo la tarjeta llena de tachones y que sigue a medio escribir. Por curiosidad me pongo a leer que es lo que ha escrito y …

"Gracias por el regalo que me hiciste en Navidad, siento no haberte dicho nada, pero lo verdad es que no sabía que decir. Nuncha me había regalado una toalla tan aspera y tan fea..."

- No puedes escribirle eso!!!!!
- ¿Por qué no?
- Porque no.
- Pero es la verdad, nunca...
- No puedes, ya se que es la verdad, pero esas cosas no se dicen!!!
- No voy a metirle y decirle que me gustó.
- No tienes que porque hacerlo. Puedes decir solo un gracias a secas y omitir el resto.
- Pero sería como mentir.
- Nooo, eso se omitir la verdad y en algunas ocasiones, y esta es un gran ejemplo, es la mejor solución.
- ¿Crees que no debería decir nada más?
- Si, eso creo.

Al final conseguí que le comprara otra tarjeta, con un escueto Alles gute zum Geburtstag y escribiera una posdata del tipo, “Siento no haberte dicho nada antes, pero gracias por el regalo de Navidad.”


Un saludo!!

4 de junio de 2013

El tren

Ya he comentado alguna vez el sistema de transportes público alemán, aunque sobre todo os he hablado del metro, aquí y aquí. Los autobuses también han tenido una pequeña mención.
Pero esta vez me gustaría comentar algo mucho más general, porque los trenes alemanes dan para hablar mucho.
Por aquí la Deutsche Bahn es el homónimo teutón de Renfe y su flota está compuesta por los Regional Bahn, es decir, los cercanías, los InterCity, abreviados siempre a IC, y el InterCityExpress, que lo veréis acortado como ICE.
Los cercanías son algo más rápidos que el metro y se paran en muchas menos estaciones. Son trenes relativamente cómodos, con espacios amplios para las bicis. El billete para este tren es el mismo que para el metro y el autobús, si tenéis un bono que sirve hasta tal ciudad con el metro, podréis ir también hasta allí con el Regional Bahn, pero sin saliros del área designada.
Los horarios son siempre los mismos y los encontraréis en todas las estaciones, en unos carteles amarillos, como estos:

Son bastantes útiles, pues aparecen todos los trenes que paran en esa estación, la hora y el andén. Al lado del número de la pasarela hay en algunas ocasiones una letra, esta se corresponde con otra que haya en el andén de la estación. Se encuentra cuando las estaciones son muy largas y el tren no ocupa la pasarela entera. Veréis los carteles con las letras colocadas cerca de los horarios del tren o los alrededores. Y hacerles caso, que he visto a gente perder el tren porque se había puesto en la otra punta y no le dio tiempo a llegar.

La falta de barreras para poder acceder a los trenes, no significa que aquí el transporte sea gratis, hay que comprar el ticket en las máquinas o en las ventanillas de la estación y luego hay que picar el billete en unos cachivaches parecidos a este.


Los encontraréis justo a la entrada al andén, al pie de la escalera, al principio del pasillo, junto a la puerta… no están en un sitio en concreto, hay que hacer un pequeño Buscar a Wally.
No os olvidéis de hacerlo, pues de vez en cuando aparecen los revisores y si no tienes el billete validado son 60€ de multa (aunque creo que la cantidad depende de las ciudades).

En los regionales nosotros, con nuestro billete normal, nos quedaremos en los asientos que estén  señalizados con el número 2, que son los de clase turista. Los 1, los de primera clase, son asientos algo más cómodos y anchos. Me han dicho que mientras haya sitio suficiente, puedes meterte en los de primera clase sin problemas, yo no he visto que los alemanes lo hagan, así que prefiero apretujarme con el resto de la población y ahorrarme la multa.

Los IC e ICE son como el AVE español, son unos trenes largos kilométricos que van bastante rápido. Son más caros que los otros y no puedes montarte en uno con el billete que utilizas para los regionales y el metro.
Los asientos no están numerados, pero donde debería de estar el número hay un recuadro electrónico donde aparece el nombre de una ciudad, tienes que sentarte en algún asiento en el que aparezca el nombre de una ciudad más lejana a la que tu vas, cosa bastante liosa si eres extranjero y las ciudades no son conocidas. Pero vamos, eso es la teoría, en la práctica cada cual se sienta donde quiere. En estos trenes no hace falta validar el billete por ti mismo en ningún lado, el revisor irá pasando en cada parada que haga el tren.

Sobre la puntualidad… ejem… el metro va más o menos a su hora y los IC también, pues llevan prioridad sobre todo lo demás. Pero los Regional Bahn… eso ya es otro cantar. Es muy común el encontrarse con el cartelito de que viene con tantos minutos de retraso aproximadamente y lo mejor Zug fällt aus, es decir, que no hay tren y entonces… apáñatelas como puedas para llegar a tu destino.

El transporte público en general no es barato que digamos, pero cuando vamos a realizar un viaje largo es aconsejable comprar el billete lo antes posible ya que se aplica un descuento válido hasta los tres días antes, una vez pasado ese tiempo el billete costará el precio normal. Si sabéis que vais a hacer un viaje en Alemania con el tren, compradlo con antelación, pues os podéis ahorrar bastante dinero, hasta el 50%. Aunque me parece que no se puede comprar con más de tres meses de antelación.

Los sábados y domingos son los mejores días para viajar con el tren. Si vais de turistas y no lleváis prisa, hay un billete, el Schönes Wochenende con el que un grupo puede viajar con los cercanías por toda Alemania, sin límite de distancia o estaciones. Es bastante económico, pero para los viajes largos no suele ser rentable, pues tan solo dura un día. Y sabed que por lo general vais a tener que hacer transbordo en algún sitio.
Es una buena idea para viajes de pequeña y media distancia, pues podéis moveros por una zona relativamente amplia pagando tan solo una vez.
Estos billetes no tenéis que validarlos, eso lo hace el revisor, ¡¡pero no lo perdáis!! Pues es posible que lo tengáis que enseñar más de una vez. Hay que escribir el nombre de las personas que viajan con ese billete en el mismo, ya que este es intransferible y así no podemos dejárselo a otro grupo cuando a nosotros ya no nos sirva...
Para los trasbordos, lo mejor es que miréis previamente en la página de la Deutsche Bahn donde tenéis que hacerlos, pero tened en cuenta que si el tren se retrasa es posible que perdáis el siguiente. Para ese caso, tenéis los papeles amarillos con los horarios.
Yo hice un viaje de estos, Berlín – Bremen, en un día. 6 horas de ida, 4 horas para visitar la ciudad y otras 6 horas de vuelta… fue una paliza, pero por 20€ mereció la pena.

También hay billetes que son solo válidos para la región en la que esteis. Aunque no sé si su precio es siempre el mismo, sin importar el Bundesland.

Antes de subir a los andenes, aseguraos en los paneles electrónicos de la entrada de la estación cual es vuestro andén, aunque lo hayáis mirado hace dos horas en internet o en los papeles amarillos, pues algunas veces lo cambian y aunque lo digan en los altavoces, si no sabéis alemán, no os vais a enterar de nada.

¡¡Buen viaje!!
________

Si quieres informarte más sobre Alemania, como es la vida en este país o que es lo que se necesita para emigrar aquí pincha en este enlace: Emigrar a Alemania, seguro que encuentras algo que te pueda interesar.

Un saludo!!

3 de junio de 2013

Mistkerl

Hace poco descubrí un insulto en alemán, que tampoco es un insulto en si, pues tan solo describe un hecho, pero que si lo piensas bien, creo que podríamos considerar que se encuentra, por lo menos, a la misma altura que Arschloch. Me estoy refiriendo a lo que en una traducción un tanto inexacta sería bastardo en alemán, a saber, Mistkerl.
A mi, y esto es tan solo algo personal, esta palabra me recuerda a Merkel… y no voy a decir nada más.
Pero, en realidad si traducimos al español…
Esta palabra se compone, como no, de otras dos, ya sabéis que a los alemanes les gusta mucho eso de juntar las cosas.

Mist según mi diccionario viene a ser estiércol, es decir, mierda. Es una palabra que se suele decir cuando quieres decir mierda, pero en realidad no quieres decirlo, porque suena mal. Así que utilizan un sinónimo. Que imagínome yo, será algo así como decir diantres, relámpagos o cien centellas.
No lo he escuchado demasiado, de hecho, la única vez que tengo constancia de haberlo oído, lo dijo un chaval de nueve años.
Pero vamos, vete tú a saber, que algunas veces los alemanes hacen cosas mu raras con esto de los insultos y expresiones de fastidio. Porque yo he visto a un alemán quemarse con una bombilla, si, ese momento que estáis pensando, cuando la acabas de quitar, no te das cuenta y plantas el dedo en todo el metal. Pues el susodicho teutón expresó su dolor con tan solo un Ahhh!!! Seguido de un ¡¡caliente!! Yo no se vosotros, pero en mi caso un “mierda” sería lo más suave que saldría de mi boca. A lo mejor este sería un buen momento para insertar el Mist, pero quien sabe.

La otra palabra que compone el insulto es Kerl. Que es una palabra algo así como comodín, pues no tiene un significado exacto, es como tío, tronco, tipo, individuo, macho y un largo etcétera. Pero vamos, simplificando, hombre en lenguaje poco académico.
Ahora que lo pienso, ¿tiene femenino? Kerlin?? Mandemos con viento fresco el tan manido Damen und Herren, y cambiémoslos por Kerl und Kerlin!!
En fin…
Mist – mierda
Kerl – tipo
Así que podríamos decir sin mucho margen de error, que si alguien te dice esto te estará llamando hombre mierda, como Spiderman pero sin la araña, no??
Según Duden, que es la RAE alemana:

Mist­kerl, der

Mann, der als gemein, niederträchtig angesehen wird.

Hombre que por lo general, se le considera ruin/rastrero/vil.


Este insulto nunca lo he escuchado decir en ningún lado, pero en los libros en los que se pretende que el lenguaje parezca un poco antiguo si que lo he visto más de una vez. Así que me imagino que no será algo demasiado común.
De todas formas, yo no iría diciendo Mistkerl por la calle como si no pasase nada, por seguridad, más que por otra cosa.

Saludos!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...