25 de febrero de 2013

Conviviendo con alemanes - Parte II


Llamo a la puerta, me reciben con un abrazo y cara de perro.

- ¿Que ha pasado? ¿por qué tienes esa cara?
- Mi compañera de piso...
Suspiro con resignación y pregunto.
- ¿Que ha hecho esta vez?
- Hace unas semanas te conté que me dijo que no estaba contenta con mi forma de limpiar, verdad?
- Si, te dijo que desde que estás tú con ella tarda media hora más en limpiar porque tú no haces bien tu parte.
- Pues el otro día estuvimos hablando...
- En serio?? y que ha pasado?
- Me ha dicho que no me esfuerzo lo suficiente.
- Que no te esfuerzas lo suficiente... en qué sentido?? no pasas la aspiradora con la suficiente alegría??
- No, dice que no limpio bien y que luego ella tiene que limpiar TODO lo que yo dejo. Lo dijo como si yo no hiciese nada y fuera ella la que se ocupa de todo.
- Pues yo veo la casa limpia, no sé de que se queja, la verdad. Pero de todas formas, si tan descontenta está, le habrás dicho que la posible suciedad que haya no se acumula en tan solo una semana, verdad??
- Ajá, se lo he dicho.
- Y ha respondido...
- Que sigue sin estar contenta conmigo.
- Tu compañera de piso es estúpida, ya lo he dicho.
- Y eso no es lo peor de todo. Ahora me deja notas en la mesa de la cocina.
- Notas? que tipo de notas?
- Te leo:

Querida CC, no has limpiado bien detrás de los frascos de la cocina, hay un grano de arroz detrás del tarro del azúcar y el espejo del baño tiene una salpicadura en la parte de abajo, pegado al borde.
Te dejo la basura en la puerta, sácala cuando puedas. Y no nos queda detergente.
Un saludo.
Sabrina.

- Me lo estás diciendo en serio??? no puede ser!!
- Oh si... aquí lo tienes, puedes leerlo por ti misma. Y lo del detergente es gracioso, por decirlo de alguna manera. Cuando está por la mitad lo llena hasta arriba de agua y cuando vuelve a estar por la mitad le vuelve a echar agua y así sucesivamente, hasta que al final tan solo tenemos agua en un envase de detergente.


Unas semanas después.

- Que tal con tu compañera de piso?
- Está llegando a extremos que rozan la locura.
- Y eso??
- Pues porque ya no hago caso de las notas que me deja en la cocina. Entre que tengo poco tiempo y que casi nunca paso por la cocina, nunca veo si hay algo en la mesa o no. Así que ahora su nueva estrategia es mandarme mensajes al móvil con los pequeños e insignificantes detalles que he pasado por alto.
- Al móvil? en serio llega hasta ese punto?? que te escribe?

Querida CC, hay un papel detrás del paragüero y la estantería de las especias está llena de trocitos de hojas. Tienes que volver a limpiarlo.
Un saludo.
Sabrina.

- Y sabes que es lo mejor de todo? que yo nunca uso el paragüero y la estantería de las especias no la he tocado en mi vida.
- De verdad estaba la estantería tan sucia?
- Había unas cuantas hojillas, pero en general no. De todas formas, tarda más en escribirme todas estas chorradas que en recogerlo ella.


La verdad es que no se si es porque la chica está loca, si es por ser alemana, por que es vegetariana extremista o si es todo junto... pero anda que...

Aquí tenéis la entrada anterior: Conviviendo con alemanes - Parte I


Un saludo!!

 

5 comentarios:

  1. ¿Pero no se supone que los alemanes no eran muy limpios que digamos con sus casas?
    Esa petarda lo que quiere es echar a tu amiga de la casa y por eso está así de puñetera, dile a tu amiga que aguante y que la ignore, que se ponga seria con su manera de hacer las cosas....de verdad, la convivencia puede ser terrible por lo que estoy viendo ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Gut, nunca te había dicho que los alemanes, por lo que he visto, son muy cochinos dentro de sus casas?
      Es algo que me llama mucho la atención, las calles están limpias, las fachadas también, pero las casas son un mundo aparte...

      Eliminar
    2. Por lo que estoy viendo, por estos lares tampoco son muy limpios que digamos, les gusta limpiar sólo "lo que se ve", a simple vista está todo mu limpio, pero en el momento que mueves un mueble de su sitio o cierras una ventana....suciedad al poder!!! XD Me imagino que cada uno tendrá su forma de limpiar, pero dónde esté la lejia y el amoniaco demoniaco, que se quite el resto :P. Echo de menos las fregonas!! eso no existe aquí XD

      Eliminar
    3. Ya leiste el post que puse sobre el recogedor... así que poco tengo que añadir. Y por aquí tampoco se llevan bien con la lejía y el amoniaco... en fin... luego lo españoles somos los guarros

      Eliminar
  2. Eso en mi país de llama, tocar los huesos y por cierto, los Alemanes que yo he podido conocer, guarras no, lo siguiente...

    ResponderEliminar

¡Buenas!

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Te ha parecido interesante? ¿Estás en desacuerdo? ¿Tienes algo que aportar sobre este tema?
Yo os cuento mis experiencias, y todo aquello que me parece digno de mención sobre este país, ¿te animas a compartir tu opinión y experiencia con nosotros?
Siempre me alegro cuando veo nuevos comentarios, así me da la sensación de que no hablo conmigo misma...

Muchas gracias por leerme y por comentar.

PD: Es posible que algunas veces los comentarios den fallos. Escribís, lo enviáis y luego no aparece... No lo he borrado, es un error que da Blogger y no consigo averiguar que es. Si la entrada no es muy antigua podréis encontrarla en la página del blog en Facebook, allí podéis escribir también.

¡¡Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...